Cómo saber si le gustas a un hombre Acuario en 4 señales

Los indicadores que te avisarán de que este signo de aire no ha podido resistirse a tus encantos
.

Cuando a los hombres nacidos bajo este signo de aire se les pone el mundo patas arriba con la llegada de un amor, te encuentras con la versión más dispersa de uno de los signos más revolucionados de por sí que tiene el zodiaco. Se desorientan, no pueden evitarlo. Por esa razón, si deseas saber si le gustas a un hombre Acuario mira cuán alterado está en tu presencia. No falla.

¿Le gustas a un hombre Acuario? 4 señales para descubrirlo

Estas son las formas en que a este signo se le nota que alguien lo trae más loco de lo habitual.

1. Aceptación de sus sentimientos

Ay, Acuario… la duda personificada. Los nacidos bajo este signo viven tanto en su mundo etéreo en las nubes que los asuntos más terrenales le resultan complicados de manejar. Y en asuntos de amores, los hombres Acuario se sienten tan perdidos como un niño que mira desde su perspectiva la vida de los adultos.

No quiere decir que no sea capaz de sentir algo especial, ya que la sensibilidad de este signo de aire es incuestionable. Lo que le sucede es que su carácter es expansivo como su propio elemento, y le cuesta centrarse en asuntos tan cercanos como su propio corazón.


 

Pero si escucha los latidos comenzando a alterarse por alguien lo suficientemente especial como para acariciar su delicada fibra, poco a poco irá acercándose con cuidado a esa nueva experiencia.

Cuando llega ese momento en que Acuario comienza a aceptar sus sentimientos y a darse cuenta de que esa persona que le hace bajar de las nubes (para despegar de nuevo más arriba todavía) eres tú, comenzará a mirarte con nuevos ojos. Así que, atenta a su mirada.

2. Señales confusas

Es fácil que desde la primera sospecha o el primer indicio de que ese hombre Acuario puede estar sintiendo algo especial por ti hasta bastante tiempo después, tengas una sensación contradictoria.

Lo que en un principio parecía el comienzo de un acercamiento directo hacia ti, debido a las expresiones de un afecto renovado hacia algo más, por momentos da la sensación de desvanecerse sin dejar ningún rastro. Llegas a preguntarte si han sido imaginaciones tuyas y, cuando comienzas a caer en la desilusión, de pronto vuelven las señales de que le gustas a ese hombre Acuario.

Que no te arrastre al mar de dudas en el que parece nadar cuando baja a la tierra; piensa que si has percibido esas señales es que las ha emitido, que ha sido consciente el tiempo suficiente de que alguien le hace ver la vida de forma diferente sólo por estar en ella.

Lo que le pasa no es que a este signo le cueste decidirse por alguien, es su forma de aceptar lo que le está sintiendo por ti. Sólo dale tiempo para que se acostumbre a las sensaciones de esa nueva clase de felicidad y poco a poco te llegará más su cercanía.


 

3. Más amigo que amante

Algo que sí es importante que tengas presente respecto al hombre Acuario, para que no te lleves desilusiones, es que no es demasiado apasionado. Es muy espiritual y su capacidad de intimar con la mujer que le atrae va más ligada a interiorizar y compartir su peculiar forma de ver la vida que a flirtear de manera más directa.

Pero una cosa puede llevar a la otra, pues son la clase de situaciones que pueden acabar derivando en un acercamiento mayor. ¡Todo puede ser!

4. Paso adelante y paso atrás

Los hombres Acuario son tan proclives a generar esa aparente ambigüedad que los hace parecer impredecibles, pero aunque tengas la sensación de que a veces parece estar dando pasos hacia ti y otros que se comienza a alejar, mientras notes esa especie de vaivén parecido al movimiento de las olas que siempre vuelven, es que realmente le gustas a ese hombre Acuario que conoces bien.

Con mucho cuidado, con tacto y tanteando bien si es el momento adecuado, pero plantéate ser tú la que le envíe las señales de vuelta. Te toca coger las riendas en el asunto. Es como una cometa, vuela y vuela sin rumbo por el aire hasta que una cuerdecita le ayuda a conectarse con el mundo. Échale una mano y pónselo más fácil, seguro que llegado el momento oportuno es lo que él está esperando para dar el paso definitivo hacia ti.



Comentarios