La predicción de Acuario según los astros | HoróscopoMágico.com

 

Amor

Este período de felicitaciones es la ocasión ideal para reanudar contactos, tener noticias de los seres queridos y enviar mensajes de amor.

Incluso si eres de los Acuario más tímidos encontrarás que tu popularidad aumenta. Tu imagen social es importante para ti, aunque hagas como que eso no te afecta.

Conocerás nueva gente a través de tu pareja, o un amigo íntimo. ¡Nuevos amigos! Esto redondea tu felicidad. Te encanta conocer gente, con la suerte añadida de que tendrán ustedes muchas cosas en común.

El amor en tu vida en estos días será agradable y reposado, como un mar en calma en un día apacible de verano, Acuario.

NUEVO EN INSTAGRAM: Acuario, si quieres saber cómo te irán las cosas en el amor y el trabajo esta semana ¡Pincha aquí y síguenos!

Dinero

A nadie le gusta que le llamen la atención pero a veces no queda otro remedio. Escucha bien por donde viene la queja en lugar de encerrarte en tus ideas preconcebidas.

Lo que ocurrió no puede ser ya cambiado. Habrá que aceptarlo de una vez por todas y dejar de lamentar lo que ya no es.

Una sola persona te impide ir donde ahí adonde quieres llegar: tú mismo. Suspirar por el dinero no te llevará a ganar más, a no ser que decidas a tomar armas y entrar al ruedo.

La acción es el camino hacia todos esos anhelos y aspiraciones. Ponte a caminar ahora, ¡el año comienza! Y con él, una nueva vida, aquella que tu decidas.

Si no tienes otra alternativa que estar en casa, sobrelleva con resignación este tiempo. Puede haber aprendizajes que consolidarás, si abres los ojos y permaneces atento/a.

Salud

Concéntrate en tu respiración en los momentos de estrés. A veces parece que en estas situaciones se te olvida respirar… Prestar atención a tu respiración te devolverá cierta paz.

Debes tener más en cuenta ahora que empieza el año que la mayoría de nuestras preocupaciones son naderías que se resuelven tan deprisa como ha aparecido: desorden en la casa, embotellamiento, retrasos, facturas que pagar; simples tensiones pasajeras.

Acepta estos incidentes como con lugar propio y cabida en tu vida, son parte del recorrido, con desapego, como el curso normal de la vida. Será entonces posible sonreír ante ellos.