Amor: Enfocarás tus acciones hacia la lealtad.

Ha llegado el noveno mes del año, y con él, un aire picante y desenfadado que te acompañará durante las próximas semanas.

De este modo, Aries, serás capaz de sacar a la palestra cualquier tema vinculado al amor, en el mejor o el peor de los sentidos. Nada te causará pudor, ni siquiera los mayores problemas de pareja. Si tu relación está en crisis no intentarás maquillar la misma para que nadie se entere.

Tus acciones están enfocadas a una mayor lealtad, quieres que el mundo te conozca más, incluida la persona que amas. Las máscaras, por ti, solo se deberían utilizar en carnavales.

Los solteros no se reconocerán a sí mismos, según el Horóscopo Mágico. Y es que sentirás atraído por una persona opuesta a ti, con valores que chocan con los tuyos, o de la que te separa una barrera idiomática. Sin embargo, besarás el suelo por el que camina si tienes ocasión.

 

NOVEDAD: Aries, tu predicción y los mejores consejos ahora en Instagram ¡Pincha aquí y síguenos!

 

Dinero: Detectarás qué falla en tus cuentas

La predicción mensual te describe como minucioso. No querrás dejar que ningún tema quede sin transparencia, harás una profunda auditoría de tus cuentas y detectarás qué falla, qué agujeros existen en tu economía.

Sé pulcro con las deudas, intenta zanjar todas las que puedas para abogar por la honradez de tu nombre. Busca recursos debajo de las piedras si hace falta, pero que no te señalen en la lista de morosos.

Vayamos con una batería de buenas noticias, Aries: los negocios irán bien, y aunque algún que otro problema previsible te azote, saldrás triunfante y con laureles.

Además, intentarás que todos tus negocios velen por el medio ambiente, por hacer las cosas de una manera sostenible. Abogarás por el reciclaje y por no gastar más recursos de los necesarios.

Salud: Con un descanso correcto serás indestructible

Ve con pies de plomo durante el mes; si la sensatez es buena, todo lo vinculado sobre tu salud y tu bienestar estará calmado y seguro.

La clave es que asumas tus capacidades y respetes tus momentos de descanso. Si duermes de manera correcta y no te cargas gratuitamente de obligaciones podrás hacer prácticamente todo lo que se te ocurra. Incluso un poco más.

La única debilidad de tu cuerpo, al que debes escuchar, es el estómago. Tú sabes qué comidas te sientan mal (¿quizá el picante? ¿determinadas salsas grasas?) así que elige menús sanos y no habrá lamentos. Por supuesto, la comida asada, a la plancha o cocida será mejor recibida que la frita y rebozada.