Amor

Las áreas del amor conyugal de su carta natal no dan la bienvenida a ningún planeta durante este lunes 26 de agosto. Esto nos invita a pensar que tu vida general no tendrá grandes reveses.

Algunos afortunados incluso se beneficiarán del apoyo del planeta Venus.

La protección de la diosa del amor te permitirá establecer relaciones agradables con tu pareja y poder disfrutar juntos en familia.

Para los arianos solteros, este día será muy estimulante y creativo en el que si el mundo se acaba no te pillará viendo una serie de televisión en casa. Los nuevos encuentros traerán una gran alegría de vivir, y las citas estarán cargadas de sueños.

 

NOVEDAD: Aries, tu predicción y los mejores consejos ahora en Instagram ¡Pincha aquí y síguenos!

 

Dinero

Tu semana comienza muy dispersa. Finges que estás muy atareado, que tus obligaciones se multiplican y que casi eres la persona que más trabaja en este universo, y que los demás no te comprenden porque son incapaces de meterse en tu piel.

Ciertamente tienes obligaciones, pero no eres especial ni mucho menos, Aries.

Así que échate un jarro de agua por encima y comienza a espabilar y a aprovechar mejor cada minuto. Piensa cuánto tiempo pierdes en pequeñas pausas y cómo el reloj corre cada vez que dices “dentro de media hora me pongo con este asunto”.

Piensa que el tiempo vale mucho, pero no tiene un precio como el del mercado. Al tiempo no se le puede poner un coste con tradicional dinero.

Con tu economía doméstica sé meticuloso y no te dejes embaucar por encantadores de serpiente que te pueden vender productos que no necesitas en absoluto.

Salud

Primero buenas noticias. Mejorarás de problemas de salud sobre todo si proceden de cintura hacia abajo. Los calambres en las piernas, las varices o un esguince tontorrón recibirá el influjo de Mercurio para mejorar, incluso si has sufrido una operación reciente.

En el otro lado de la balanza se encuentra tu capacidad para gestionar la ansiedad, que puede ir relacionada con la ya expuesta mala administración del tiempo.

No pagues tus crisis dándote un banquete de comida, la solución a tus cuitas no se encuentra en el fondo del plato. No peques de goloso.