Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Personalidad de Aries: 6 rasgos y características de este signo

¡100% impetuosa energía! Te descubrimos cómo es el carnero del zodiaco... el signo más impulsivo
Los Aries son personas muy extrovertidas | Archivo

 

Impetuoso, impulsivo y muy explosivo… aunque todos ellos son rasgos característicos de la personalidad de Aries, no nos quedemos con que pueden tener una connotación negativa, porque nada más lejos de eso: Son cálidos, espontáneos y muy divertidos. Te contamos más sobre este signo de fuego tan llamativo.

 

Personalidad de Aries: 6 rasgos y características de este signo

Descubre un poco más sobre la forma de ser del carnero del zodiaco.

1. Muy extrovertido

Aunque la mayoría de las características de Aries son bastante fáciles de percibir (debido a su carácter abierto y expansivo), sí que es cierto que algunas son más visibles que otras.

Uno de los rasgos de la personalidad de Aries más observables es su extroversión, algo que explota con verdadera gracia a la hora de relacionarse con suma facilidad con cualquiera, aunque acabe de conocerlo: No tendrá reparos ni a la hora de entablar conversación ni de romper el hielo entre un grupo de personas que no terminan de ser demasiado afines.

2. Nobleza de espíritu… aunque muy ruda

Si algo no se puede poner en duda respecto a este signo es su noble naturaleza. Para quien se pregunte cómo es Aries en su forma de ser, si es buena persona o no… es que realmente no lo conoce; por supuesto que sus intenciones son siempre las mejores, pues sus valores están ordenados de tal forma que velan por los intereses de los demás por encima de los suyos propios.

Aunque también conviene tener en cuenta que sus formas no son siempre las más afables, siendo su trato en ocasiones demasiado brusco para cierto tipo de personas. A veces se confunde su actitud un tanto ruda y se malinterpreta el fondo de sus intenciones, por eso no  debemos olvidar su buena voluntad.

 

3. Apasionado

¿Alguien podría imaginarse lo contrario, tratándose de uno de los signos de fuego y, de éstos, el más primario de ellos? Es más que apasionado, tratándose quizás de una de las principales características de Aries, y además de las que más trascienden en su personalidad, más allá del ámbito de las relaciones íntimas.

Porque ¿cómo es Aries sino una persona apasionada e impetuosa? Y eso es algo que se percibe sólo comenzar a tratarlo, aunque sea en el plano amistoso, en el compañero o bien en el laboral, pues tiene esa capacidad natural para transmitir entusiasmo e impulso en relación a aquellos temas que conecten consigo mismo.

4. Sinceridad aplastante

En cuanto a verdades se refiere, cuando Aries la suelta… lo hace a lo grande. Su sinceridad es como una bomba a punto de explotar en cualquier momento. Realmente, en cuestión de franqueza, es único; tiene tal “ausencia de filtros” que le indiquen si es o no conveniente hacer según qué tipo de comentarios o afirmaciones que puede provocar situaciones tan inesperadas como incómodas o divertidas.

Eso sí, puedes estar seguro de una cosa: Jamás te va a mentir. No está preparado para ello, aunque le gustase saber cómo hacerlo en ocasiones.

5. Egocéntrico

El mundo parece girar en torno a él, ya que no concibe mirarlo si no es desde su propia posición: Creyéndose el centro de todos los asuntos, tanto los que tienen relación consigo mismo como los que tienen muy poco que ver con él.

Esta actitud tan propia de la personalidad de Aries no solamente puede marcar su comportamiento, que tenderá a priorizar sus decisiones en función de su propio beneficio (aunque no sea consciente de que así sea), sino que también puede alterar su percepción en general de las cosas, marcándole una subjetividad que aleje su mentalidad de la auténtica realidad.

6. Carácter explosivo

Si has discutido en alguna ocasión con uno de ellos, sabrás bien cómo es Aries en este aspecto. Hay un momento en toda conversación con él en que las cosas pueden pasar de ir como la seda a pisar una mina que estallará al instante. Toda su energía sale de forma explosiva para defender su postura, como si le fuera la vida en ello aunque no sea un tema demasiado trascendental.