Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Cuando le gustas a un hombre Aries: 4 pistas para descubrirlo

Que no te confunda: Aunque parezca que le gustan todas... hay una que le gusta mucho más que las demás
 
Empecemos por recordar que la esencia de este signo tiene una naturaleza de fuego, su elemento. Y es precisamente éste el responsable de su impetuosidad y la expresividad más evidente. Por eso, cuando le gustas a un hombre Aries, no te resultará complicado descubrirlo, y es que si una llama arde por ti en su interior, las señales surgirán solas ante tu presencia.

Cuando le gustas a un hombre Aries: 4 pistas para descubrirlo

Como ya conoces a ese hombre nacido bajo el signo de Aries, y sabes de su inherente expresividad, quizá pienses que lo sabes todo sobre él. Pero por mucho que así sientas que sucede, siempre habrá una distancia de lo que somos capaces de percibir de esta persona y lo que realmente se cuece dentro de su cabeza. A veces su peculiar forma de intentar encandilar a todo el mundo puede despistar sobre lo que siente por ti.

 

1. Su sonrisa cuando te ve

¿Conoces bien la sonrisa de este signo? Pocas cosas hay más contagiosas que este gesto tan natural en su expresión, pero cuando le gustas a un hombre Aries, ya puedes prepararte para sentir mucho más que la oleada de alegría que desprende sólo por encontrarse contigo. En ese momento notarás claramente que te traspasa la emoción de cuanto siente.

Quizás te haga dudar de si lo que te llega es algo que le sucede exclusivamente contigo; y es de lo más normal que no lo tengas claro, ya que si conoces bien a este Aries, puede que te parezca que todas le atraigan. Esa fogosidad suya se nota a distancia casi en cada interacción con el sexo opuesto.

Sin embargo, recuerda este detalle cuando estés con él. Su sonrisa, pero no sólo es la apariencia de esa alegría cuando te ve. Hay una sensación inherente a ésta que, cuando le gustas a un hombre Aries, te alcanza de lleno.

2. Su lenguaje corporal lo delata

Normalmente se reconoce a los nacidos bajo este signo con relativa facilidad, ya que sólo por su forma de moverse, se percibe el elemento que fluye por sus venas. Recuerda que son de fuego.

Y, como hasta cuando no queremos comunicar… también comunicamos, pues eso mismo: ellos expresan con su forma de actuar y su propio movimiento que su personalidad es muy cálida, y cuando le gustas a un hombre Aries y estás en su campo de visión, percibes la atracción que siente por ti.

 

3. Marca “su territorio”

Aunque se coloque la medallita de ser un defensor de la igualdad de géneros, su instinto dominante sale a relucir en cuanto percibe posibles competidores (y a veces, también le juega malas pasadas).

Él, que tiene esa percepción de sí mismo como del hombre arrasador que va encandilando a todo el mundo a su paso, algo que además le encanta y alimenta más aún su ego, se siente con cierta vulnerabilidad cuando la persona de su interés está rodeada de “moscones”: Es algo que le saca de quicio y le hace aflorar los celos.

Entonces podemos ver claramente su forma territorial de desear “marcar aquello que le pertenece” (algo que en el fondo él siente, aunque no sea así). Por esa razón, si de pronto lo ves que actúa con un instinto más primario, creando límites a tu alrededor, “secuestrando” tu atención al estar con otras personas, probablemente su interés por ti sea mayor del que pudieras creer en un principio. Porque cuando le gustas a un hombre Aries, quiere ser el protagonista de tus deseos, de tus sueños y de tu realidad, nada más ni nada menos.

4. Almacena información tuya

Punto de partida para que te sitúes; tendrá múltiples virtudes, pero su egocentrismo es brutal. A partir de ahí, sabiendo que para él, todo empieza y acaba en sí mismo, ¿qué valoración harías del interés que puede sentir por ti si descubres que va reteniendo hasta los más pequeños detalles que dispone sobre ti?

Porque algo que sucede cuando le gustas a un hombre Aries es que, además de todo aquello que tiene que ver consigo mismo o que le afecta de alguna forma a su propia persona (directa o indirectamente), comienza a interesarle todo lo que tiene que ver contigo, ya sea tus colores favoritos, la película que fuiste a ver el fin de semana pasado o cómo te gusta tomar el café. ¡Y eso que normalmente le resbala todo!

Así que toma nota si percibes que recuerda cosas que ni tú te acuerdas de haber mencionado, porque no tendría otra explicación para ello que la atracción que siente por ti.