Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Qué es una carta astral: elementos que la componen y cómo leerla

Aprende qué es una carta astral y cómo interpretarla, ¡te sorprenderá su enorme utilidad!
.La carta astral es una excelente herramienta astrológica | .Horóscopo Mágico

 

La carta astral es una de las principales herramientas de los astrólogos para interpretar la influencia de los astros en la vida de sus clientes. La buena noticia es que tú también puedes usar este conocimiento, ¡y sin necesidad de recurrir a un profesional! Lee detenidamente y te diremos cómo.

¿Qué es una carta astral?

Hay que pensar en la carta astral como si de una fotografía de la posición de los planetas en un momento puntual. Se pueden calcular para un día en concreto, para saber qué energías planetarias estarán presentes en un momento y un lugar determinado, aunque si lo que buscas es conocerte mejor a ti mismo, lo más idóneo es una carta natal, que es nada más y nada menos que la carta astral del momento de tu nacimiento.

La carta natal te permite descubrir cómo eres en las diferentes facetas de la vida, y así, cómo vas a reaccionar ante las distintas situaciones del día a día, cómo te va a ir en el trabajo, cómo te consideran tus amistades, etc. En definitiva, te revela  las tendencias y los acontecimientos que sueles atraer. Con esta herramienta también puedes saber cómo son las personas que te rodean.

Si a estas alturas no puedes más con la curiosidad por saber qué es una carta astral y cómo utilizarla a tu favor, ¡sigue leyendo!

Elementos que componen una carta astral. ¿Qué nos revela cada uno?

La carta astral es esencialmente, un diagrama. Su diseño es el de una circunferencia y consta de una serie de anillos concéntricos dividido en 12 partes. Los elementos principales que conforman la carta astral son los signos, las casas y los planetas.

Los signos del zodiaco

Los 12 signos se distribuyen alrededor de la elíptica de la carta astral y la dividen en doce segmentos de 30º cada uno. Se organizan en base a los sectores donde antiguamente se encontraban las constelaciones que representaban estos signos, aunque hoy en día esto no sea exactamente así.

Desde Aries, que es el primer signo, hasta llegar a Piscis, el último de ellos, se distribuyen en sentido antihorario. Este mapa es la base donde se asentarán el resto de elementos: casas, planetas, aspectos, etc.

Las doce casas

El zodiaco está divido a su vez en 12 casas astrológicas. Cada una de estas casas representa un domino de nuestra vida. Así, la casa I representa nuestra personalidad, la casa II, la economía, la casa III, las comunicaciones, etc. (Para saberlo todo acerca del significado de las casas, puedes informarte en otro artículo)

Estas casas se calculan en el cielo natal tomando en cuenta la hora de nacimiento de la persona; es decir, su ascendente.

El ascendente marca el comienzo de la primera casa, a la izquierda del gráfico, de color rojo, y le siguen las otras también en sentido antihorario.

El ascendente puede variar a cada hora. Por ejemplo, si en un mismo día nacen dos personas en horas diferentes, tendrán el mismo signo solar pero ascendentes distintos. Y esto implicará que sus casas tendrán signos del zodiaco diferentes.

Así, una persona con ascendente Aries, en su casa II tendrá a Tauro, pero otra con ascendente Géminis, tendría a Cáncer en su casa II (Cáncer es el signo que va después de Géminis)

Los planetas

Los planetas simbolizan los arquetipos que se manifiestan de manera particular en cada individuo. Tenemos en consideración a los 8 planetas de nuestro sistema solar en la carta astral, además de dos luminarias, el sol y la luna.

Obviamente la Tierra no cuenta, ya que es quien recibe las influencias. La carta astral es geocéntrica.

Los llamados planetas personales son los que afectan más al individuo (Mercurio, Venus, Marte). En este grupo también se incluyen las luminarias (el sol y la luna). Estos planetas Indican necesidades individuales básicas que necesitan ser atendidas, así como el potencial de la persona.

Los planetas transpersonales (Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón) se tienen más en cuenta a la hora de hacer cartas astrales de sucesos mundiales.  Nos impulsan como seres humanos al perfeccionamiento del inconsciente colectivo más profundo, buscando la evolución como grupo y provocando verdaderas revoluciones a nivel generacional.

Cómo hacer una carta astral

Son 3 los datos básicos que debemos conocer para realizar una carta astral: La fecha de nacimiento, la hora (lo más exacta posible) y el lugar de nacimiento.

Hay que aclarar que levantar una carta astral a mano implica muchos cálculos matemáticos, profundamente complejos. Por ejemplo, a la hora de nacimiento hay que aplicarle una serie de complejos cálculos matemáticos para transformarla en horario sideral, que es el que se emplea para hacer una carta astral. De hecho, ¡los astrólogos contemporáneos se apoyan en estas herramientas a la hora de levantar sus cartas astrales!

Por eso, si quieres saber tu carta natal o la carta astral de un día determinado, lo mejor es recurrir a alguno de los muchos programas en línea gratuitos de los que disponemos por internet. Introduciendo tus datos, inmediatamente te saldrá el dibujo de tu carta.

Cómo leer una carta astral

Es un proceso complejo que intentaremos resumir para que cualquiera pueda interpretar los puntos básicos de una carta astral. Aprender a cómo leer una carta bien toma su tiempo, pero aquí te daremos unas nociones.

Para hacernos una idea de conjunto hay tres elementos esenciales en los que fijarse: en el signo solar, en el ascendente y el signo lunar. Lo primero será comprobar en qué signo del zodiaco se localizan y así saber su naturaleza.

El sol, el ascendente y la luna

El signo solar es lo que comúnmente todos conocemos. Al decir que somos “Virgo” o “Leo” o de cualquier otro signo, estamos aludiendo al signo del zodiaco que corresponde al sol.

El sol habla de forma global de las metas y aspiraciones del individuo en la vida. ¿Pero no te ha pasado que has conocido a alguien que no parece encajar del todo son su signo? Ahí es cuando entran en juego el ascendente y el signo lunar.  

Mientras el sol habla de las aspiraciones, el ascendente muestra de qué forma se expresa el individuo. Es su actitud frente al mundo, su manera de expresarse y cómo lo perciben los demás. Por eso, un Leo puede parecer más callado de lo normal tal vez tenga al recatado Capricornio o al pragmático Virgo que no gasta palabras de más en el ascendente.

Con respecto al ascendente, también debemos hacernos esta pregunta  ¿Es del mismo elemento que tu signo solar o complementario? Una respuesta afirmativa en ambos casos sería lo ideal.

Por otro lado, el signo lunar habla de las emociones, de la forma de vivir el mundo emocional. También habla de la necesidad de afecto, imprescindible para conocernos y conocer a los demás.

Luego de este análisis primario  de la personalidad del nativo,  se procede a identificar las casas y a ver los planetas que se encuentran en cada una de estas casas.

Los planetas en las casas

En las casas donde se encuentren los planetas es donde la vida tiende a manifestarse, donde se ponen mayores cantidades de energía y donde nos suceden más eventos de la naturaleza de la casa. Si no hay planetas en una casa, la atención está más bien puesta en otras cuestiones.

Para poder hacer interpretaciones precisas, nuestra misión es unificar el significado del planeta con el de cada casa. Por ejemplo, si mercurio estuviera en la casa 6, se puede decir que la mentalidad está enfocada en el trabajo y le encanta el equilibrio vital, mientras que un mercurio en casa 7, convierte a la persona en alguien  que necesita de constante estímulo mental por parte de los demás para ser feliz.

Los aspectos planetarios

Después de cazar a cada planeta con su signo y su casa, llega el momento de fijarnos en las relaciones que se establecen entre los planetas. Se conoce como aspecto a los ángulos de separación entre dos puntos en una carta astral.

Los planetas que están con muy pocos grados de separación entre sí se dicen que están en un aspecto de conjunción; si se encuentran diametralmente opuestos en la carta, se trata de una oposición; si los planetas se encuentran  a 120º,  es un trígono y si forman un ángulo de 90º, es una cuadratura. Existen otros aspectos aparte de estos, pero su influencia es menor.

La energía que se genere entre aspectos como la conjunción o el trígono es favorable, mientras que los aspectos en oposición o en cuadratura, suelen traer problemas en la vida del nativo.

Pueden formarse muchos aspectos entre muchos planetas, pero tendrán mayor importancia los aspectos que se forman entre los planetas personales y las luminarias.

Un último consejo es tener muy claras las casas donde están situados el sol y la luna. En el primer caso, porque será ahí donde el sujeto “brillará” la persona y la casa donde se pose la luna es muy importante porque será esa casa la que marcará fuertemente la forma en que esa persona vivirá sus emociones.