Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Qué es el mal de ojo y cómo quitarlo

Cómo detectar si alguien te ha echado mal de ojo y rituales para deshacerte de él

El ser humano es energía, y como bien nos enseñaron en la escuela ésta ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Por eso mismo, hay personas capaces de cargar de energía negativa a otros individuos por razones como la envidia, la más pura maldad, o porque alguien les haya pagado para que esto suceda. El mal de ojo es una de las formas más conocidas de cargar a alguien con esas malas vibraciones.

Cómo detectar el mal de ojo y cómo librarse de él

Así pues, vamos a desglosar en qué consiste el mal de ojo, cuáles son sus principales características, y algunos de los rituales que existen para deshacerse de él.

¿Qué es el mal de ojo?

Es una creencia extendida en todo tipo de civilizaciones, y su nombre se debe a que una persona puede llevarle la desgracia a otra con solo mirarla profundamente; en algunas regiones se consideran que aquellos que tienen las pupilas de ojos claros tienen una mayor facilidad para proyectar este oscuro deseo.

Niños y bebés, los más susceptibles.

La fortaleza que tenga nuestra personalidad, la cual adquirimos a lo largo de los años, es esencial para lograr que los malos deseos de otras personas no nos afecten en nuestro día a día. Por eso se suele decir que los niños y los bebés son los seres más susceptibles a sufrir el mal de ojo.

Así, en edades tempranas, este mal se puede manifestar a través de pérdidas de apetito, problemas cutáneos, diarreas, llantos incontrolados sin motivo aparente, entre otras posibilidades. Pese a todo, hay que aclarar que los críos pueden sufrir enfermedades comunes pero difíciles de detectar de manera sencilla, como pueda ser el cólico del lactante.

El mal de ojo en personas adultas

Mientras que en los más pequeños de la casa el mal de ojo se manifiesta a nivel físico, en los adultos suele afectar a nivel psicológico. Algunas manifestaciones de que nos hayan podido hacer mal de ojo es es un repentino estrés y nerviosismo, un miedo profundo sin razón aparente o el sufrimiento de paranoias y alucinaciones sin explicación.

También puede afectar a nuestro estómago, y manifestarse con mareos, vómitos o nauseas, e incluso darnos problema a la hora de dormir.

Cómo prevenir el mal de ojo

Si nos remontamos a la antigüedad, encontramos objetos como el Ojo de Horus de la cultura egipcia como símbolo para luchar contra este mal, y en Turquía y Grecia el más habitual es el nazar, una piedra de color azul que precisamente tiene forma de ojo.

En diferentes regiones de España, la plata es el metal que suele emplearse como protector -y que también aleja, según la tradición, a los licántropos-, y en concreto, en Murcia, la Cruz de Caravaca tiene fama de prevenir este mal.

Debido a que el mal de ojo es fruto principalmente de la envidia, existen algunos remedios domésticos como por ejemplo que el que lo sufre se coloque una cinta de color vistoso para que su malhechor no lo mire a los ojos sino al objeto llamativo. También se suele atribuir poder curativo a la saliva -algo que se remonta a la biblia, pues Jesús curó a un ciego untándole los ojos con su fluido bucal-, y se suele pisar los zapatos nuevos de las personas a las que se quieren para alejar de ellos los malos sentimientos ajenos.

La fortaleza interior, la mejor arma

Pese a que los citados artículos o fetiches puedan protegernos del mal de ojo, otro aspecto muy importante para que no nos afecte es trabajar nuestra espiritualidad, fortalecernos interiormente para que el daño no pueda penetrar.

Para ello, lo mejor es estar en contacto con nuestro yo interior, en plena armonía, intentando mantener actitudes positivas y la felicidad como razón de ser. Así nada ni nadie podrá influir con sus envidias y nocivos deseos.

El poder del huevo contral el mal de ojo

El huevo de gallina es un objeto que tiene multitud de connotaciones mágicas. Se emplea, por ejemplo, en determinados rituales para que una mujer quede embarazada, y también puede permitir limpiar a una persona que sufra mal de ojo.

Para ello, el afectado debe estar de pie, y otra persona le pasa un huevo por toda su piel, mientras recita alguna oración, como por ejemplo el padrenuestro, o una plegaria dedicada a San Jorge, santo al que se atribuye el poder de quitar esta maldición.

Una vez ha recorrido todas las partes, el huevo se parte sobre un vaso con agua, y a continuación, desechar todos los restos, lo que simboliza que todo mal sale de nosotros.

No existe un día ni hora concretos para realizar este tipo de ritual, por lo que se puede llevar a cabo en cualquier momento que nos venga bien.

Según determinadas creencias, si el huevo que se ha empleado en la limpieza varía de forma y en él se discierne la cara de una persona, sería una pista para saber quién estaría intentando hacernos daño.

Olivo, agua, velas y claveles

Si con la limpieza del huevo no quedas satisfecho, también existe otro ritual para limpiar el mal de ojo, y que también requiere de otra persona que haga las veces de chamán. Ésta portará una vela blanca encendida en su mano derecha, y en la izquierda una rama de olivo.

Delante de sí tendrá a la persona con mal, tumbada bocabajo, y con el olivo esparcirá sobre él agua de lluvia o que haya sido recogida de un entorno natural, como un lago, o el mar.

Una vez que haya salpicado de agua todo el cuerpo hay que ponerse de pie, dar tres vueltas en círculos de derecha a izquierda, y tomar un generoso baño con agua, un poco de colonia y veintiún claveles de color blanco inmaculado.

Dentro de la bañera no hay que frotarse, solo quedarse en calma, para que las flores acaben de absorber cualquier tipo de mala energía que quede cerca de nosotros.