Cómo predecir el futuro: 7 tipos de oráculo y métodos de adivinación | Horóscopo Mágico
 

Desde tiempos ancestrales, los oráculos han sido fuentes de adivinación para los seres humanos que quieren escrutar su futuro. Hay varios tipos de oráculo.

¿Sabías que puedes explorar tu futuro a través de los huevos, la forma de tus manos o un péndulo? ¿O que recurriendo a métodos ancestrales como la lectura de los posos de café y las hojas de té o mediante el código I Ching puedes saber cómo te irá en esa relación o si tendrás trabajo? A continuación te descubrimos algunos oráculos para adivinar el futuro.

¿Qué es un oráculo?

En la Grecia antigua los sacerdotes y las pitonisas consultaban a los dioses para conocer el futuro: por ejemplo, como iría una guerra o cual sería el devenir de un gobernante. Para hacerlo ascendían al monte de Delfos: el lugar donde recibían el mensaje de los dioses se llamaba oráculo, así que se denominó el oráculo de Delfos.

Pitonisa del Oráculo de Delfos | revistadehistoria.es

 

Desde la antigüedad, el hombre ha mediado con las divinidades para obtener una respuesta a la incertidumbre del futuro. Se utiliza el término latín oraculum (oráculo) para definir tanto el lugar donde se mediaba con los dioses, como la respuesta recibida.

Además del oráculo de Delfos, otros pueblos y civilizaciones siguieron el mismo ritual para consultar a los dioses: el oráculo. Los reyes y emperadores trasladaban sus preguntas a la pitonisa o el profeta, y estos les trasladaban las respuestas de las divinidades.

Con el tiempo, los métodos y procedimientos han evolucionado, pero siguen existiendo formas de consultar el futuro a través de la intermediación de sabios (pitonisas, sacerdotes, magos, etc.) y por medio de objetos.

Cómo predecir el futuro: 7 tipos de oráculo y métodos de adivinación

El ser humano mantiene hoy en día esa necesidad de conocer el futuro. ¿Acaso no es tentador saber cómo nos irá una relación amorosa, si nuestro bebé será niño o niña, si encontraremos trabajo o si se va arreglar ese problema de salud?

En la actualidad la magia blanca y el esoterismo han desarrollado múltiples formas de contactar con las divinidades y consultar el futuro a través de oráculos. Descubre a continuación los tipos de oráculo y sus particularidades.

1. Astrología

Aunque la astrología ha cambiado hacia un método psicológico para la evolución personal y el autoconocimiento, originalmente era un método de adivinación del futuro. Como oráculo, la astrología se sirve de la posición de los planetas y su combinación de energías y potencialidades para predecir el devenir de los acontecimientos.

Cómo predecir el futuro: 7 tipos de oráculo y métodos de adivinación | Horóscopo Mágico

 

A diferencia de otros oráculos, la astrología es una ciencia muy compleja que requiere la actuación de un especialista. Además de conocimientos astronómicos, se necesita el dominio de casas astrales, efemérides astrológicas y complejos algoritmos de cálculo planetario que requieren una especialización concreta.

Normalmente, en la astrología no obtenemos respuestas muy concretas sino tendencias que tienen que ser sometidas a la interpretación. Según el grado de preparación del astrólogo podremos ajustarnos más o menos a una respuesta concreta.

2. Péndulo

Es uno de los oráculos más populares para acceder a la adivinación personal y, además, se utiliza como oráculo para encontrar objetos perdidos y personas. En este caso, la respuesta llega a través de las vibraciones y las energías.

Antiguamente, los sabios utilizaban una rama para rastrear terrenos fértiles y fuentes de agua. Actualmente, la rama ha evolucionado a un objeto colgante con una esfera que puede ser construida de cuarzo o rellenada con metales preciosos. A través de las energías, el péndulo oscila y permite la lectura del mago o sabio.

La utilización del péndulo como oráculo requiere una limpieza previa del espacio y el establecimiento de una conexión personal entre el individuo y el péndulo. A través de un tablero con respuestas telegráficas (Si, No, Tal vez) se hace oscilar el péndulo y se realizan las preguntas para leer las respuestas.

3. Lectura de los posos de café

Aunque pueda parecer chocante, la cafeomancia o lectura de los posos de café como oráculo para la adivinación se remonta a varios siglos atrás: se trata de una antigua tradición enraizada en el Próximo Oriente.

Cómo predecir el futuro: 7 tipos de oráculo y métodos de adivinación | Horóscopo Mágico

Los posos de café ofrecen formas que inspiran el discernimiento de objetos y mensajes. Para acceder a ellos, basta con tomar el café de forma lenta y relajada mientras hacemos las preguntas que nos interesan sobre el futuro. Es importante que centremos toda la atención en una pregunta, y la visualicemos con la mente.

Al terminar, debemos concentrarnos en la lectura del poso de café, penetrando con nuestra mente para visualizar las formas que nos inspiran la respuesta. Para recibir la respuesta del oráculo debemos tocar tres veces con la cuchara en el fondo.

4. I ching

El I Ching hace referencia a un libro oráculo ancestral para la adivinación del futuro y la elección del camino correcto. Los chinos utilizan el libro sagrado como orientación en la vida, y el oráculo I Ching como herramienta para la toma de decisiones.

La forma convencional incluye el uso de monedas para la adivinación. La interpretación del futuro es el resultado de las conmutaciones. Si no disponemos de monedas chinas, podemos hacerlo con monedas normales: en tres monedas asignamos un valor 2 a la cara (Yin) y un valor 3 a la cruz (Yan).

El consultante tiene que pensar una pregunta al oráculo, y lanzar las monedas seis veces. En cada tirada se consigue un valor de 6, 7, 8 o 9. Del resultado obtenido surgen ocho combinaciones de tres líneas (triagramas) que, a su vez, permutan para formar 64 figuras de seis líneas (hexagramas).  

A través del código de interpretaciones hallaremos la pregunta según el hexagrama.

5. Leer las hojas de té

Una de las formas más antiguas de oráculo y adivinación es a través de las hojas de té, por la dimensión mística que ha tenido siempre la hierba como objeto de conexión con el más allá. La teomancia consiste en infusionar hojas de té (preferiblemente negro o chino) y leer su contenido en una taza de color claro.

El procedimiento para la adivinación es muy similar al de la cafeomancia. Debemos beber el té lentamente, concentrándonos en una pregunta sobre lo que nos preocupa (que es lo que preguntamos al oráculo). Al acabar, debemos tocar con la cucharita tres veces en el fondo y leer las formas en las hojas que han quedado en el poso.

Existe todo un código de interpretaciones a partir de las figuras que reconozcamos. Por ejemplo, un dragón inspira cambios, una cascada prosperidad, y una rama nueva amistad. Un círculo es sinónimo de amor. Basta con consultar esos códigos del oráculo para conocer e interpretar nuestro porvenir. Así de sencillo.

6. Cartomancia (adivinación por cartas del tarot)

Durante más de seiscientos años se ha utilizado la cartomancia como oráculo favorito para adivinar el futuro, y aún hoy es uno de los métodos más fiables y populares. Se basa en la lectura del porvenir a través del azar que actúa sobre la disposición de una baraja de cartas.

Aquí el oráculo es la baraja del Tarot, consistente en 78 cartas divididas en 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores. Su combinación a través del azar ofrece una posibilidad de interpretación de un experto en cartomancia, que responde a las preguntas del consultante acerca de su futuro. Preguntamos al oráculo a través de las cartas.

Dentro de la cartomancia se utilizan diferentes barajas y varios métodos para la adivinación, pero el más usual es barajar y repartir (a través del azar) las cartas del Tarot tradicional, y analizar los símbolos y su distribución.

7. Bola de cristal

La cristalomancia o adivinación por bola de cristal ha ido quedando en desuso hasta quedar reducida a un elemento exótico. Sin embargo, algunos videntes aún la siguen utilizando como oráculo y método ancestral de predicción.

Cómo predecir el futuro: 7 tipos de oráculo y métodos de adivinación | Horóscopo Mágico

La dimensión mágica de la bola de cristal se basa en sus vibraciones que, a través de un experto, conecta con el plano espiritual de una persona y puede ser interpretado por este. Su uso se basa en la creencia antigua de que el cristal es una puerta de conexión entre nuestro mundo y el más allá. Así es como la bola de cristal se convierte en oráculo.

A priori, y a diferencia de otros métodos más asequibles, la cristalomancia está solo al alcance de sabios “elegidos” que tienen el don de la videncia. Para ver a través del cristal se necesitan unas propiedades innatas, pero cuando se obtienen el acceso a su dimensión oculta ofrece una predicción certera. Por eso es un oráculo de los más difíciles de consultar.

Otros tipos de oráculos para adivinar el futuro

Además de los mencionados, hay otros oráculo extendidos y populares para la lectura del futuro. Estos son otros oráculos conocidos y efectivos.

Uno de ellos es la quiromancia o lectura de manos. Éste se basa en la creencia de que la forma de las manos y las líneas que en ella se dibujan contienen respuestas a preguntas como la duración, la felicidad, la prosperidad económica o las relaciones amorosas.

En principio es preferible hacer la lectura a través de un quiromante profesional, pero en la actualidad existen códigos y manuales para aprender a leer las manos por uno mismo.

Un oráculo muy antiguo, por bien que ya desplazado por otros más modernos, es la ornitomancia o adivinación a través de las aves. Antiguamente, los reyes y emperadores consultaban a los sacerdotes y los sabios acerca de su vida, o de una guerra.

Estos observaban el vuelo de las aves y sacaban sus conclusiones en función del número, la dirección o si volaban en números pares o impares.

Más moderna y actual es la ovomancia o lectura del futuro a través del huevo. El método más extendido consiste en llenar un vaso de agua y pinchar el huevo con una aguja, dejando que la clara vaya entrando en contacto con el agua.

Así se van dibujando formas que pueden dar respuesta a nuestras preguntas. También se puede leer el futuro rompiendo el huevo en un plato y leyendo el futuro en la yema.