Horóscopo Mágico

Telegram : +34 691143240

E-Mail: info@horoscopomagico.com

Propiedades de la artemisa, la planta mágica madre de todas las hierbas

Descubre sus beneficios para la menstruación y la fertilidad. Te mostramos las propiedades de la artemisa, la planta mágica.
La artemisa es una planta aromática con propiedades medicinales para las mujeres | nature-plant

 

Desde la antigüedad, la Artemisia Vulgaris se ha revelado como una planta medicinal eficaz para regular la menstruación y evitar sus dolores, y como una planta mágica utilizada para rituales y hechizos de su protección. Descubre las propiedades terapéuticas y mágicas de esta planta divina consagrada a la dios lunar/femenina Artemisa.

La artemisa, una planta mágica de protección

La dimensión mágica de esta planta alcanza el limbo de lo sagrado y lo divino. Por eso la conocida como “madre de todas las hierbas” debe su nombre a una diosa griega, Artemisa, que protegía la caza, los bosques y la fertilidad. Infundada por el ascendente de la Luna, esta diosa otorga a la Artemisia Vulgaris unas propiedades mágicas especiales.

Y es que como protectora de lo femenino, Artemisa bendice a esta hierba con el don de ofrecer a las mujeres y a la madres elementos muy beneficiosos. Y sus poderes eran ya conocidos desde antaño, pues el médico griego Dioscórides dejó escrito que poniendo una cataplasma de artemisa debajo del vientre regulaba la menstruación.

La artemisa es una planta de la familia de las asteráceas que recibe otros nombres como madra o hierba de San Juan. Sin embargo, Artemisa es su nombre más extendido.

Es una hierba que crece en Europa, Asia, África y Norteamérica, especialmente en suelos nitrogenados no cultivados. Suele medir de 1 a 2 metros y presenta unas hojas de 5 a 20 centímetros de longitud de color verde oscuro. El tallo es de color rojo oscuro y florecen, normalmente de julio a setiembre, pétalos amarillos o rojizos.

Pero la gran particularidad de esta hierba es la tujona, una sustancia tóxica que desde tiempos ancestrales la ha convertido en objeto de deseo de brujas y curanderos.

Las propiedades mágicas y medicinales de la artemisa

En la Antigua Grecia se descubrieron los beneficios médicos de la planta artemisa, que más tarde, en la Edad Media, evolucionaron hacia los usos mágicos. Desde entonces se le otorgó un carácter divino y sagrado. Sin embargo, la tujona es una toxina muy potente que puede poner en riesgo a la persona, sobre todo a las embarazadas.

Precisamente por esto, la artemisa es una planta cada vez más en desuso, pero utilizada de forma responsable y con cuidado puede ofrecer algunos beneficios importantes.

1. Propiedades medicinales

Los elementos de la artemisa se conjugan para dar lugar a un poderoso antiséptico que se puede utilizar para cicatrizar heridas o lavar la dermis en caso de granos y eccemas. También contiene beneficios muy saludables para la mente, pues además de ayudar a dormir fomenta la estabilidad emocional y evita vértigos y mareos.

Pero uno de sus usos más importantes, por lo cual se conoce a esta hierba, es la regulación de la menstruación y el alivio de los dolores menstruales. Aun así, es una planta peligrosa sobre todo para las mujeres embarazadas.

En su dimensión mágica se cree que tiene poderes para potenciar la fertilidad de la mujer.

2. Usos mágicos de protección

La artemisa es una planta con múltiples usos mágicos, pero su gran poder se centra en las cualidades protectoras. En la Edad Media se descubrió que la artemisa era muy eficaz para ahuyentar los insectos, especialmente mariposas. Al entender que era un fuerte repelente, se le otorgaron propiedades para combatir también los malos espíritus.

Durante mucho tiempo la superstición giró en torno a la “hierba de todas las madras” y se la consideraba una planta protectora que se debía tener en el hogar para repeler los demonios y los malos espíritus. Antiguamente, los viajantes la llevaban siempre encima para protegerse de los enemigos en los caminos.

En los tiempos modernos, la brujería y la magia blanca sigue utilizando la artemisa como una hierba mágica muy eficaz para rituales contra el mal de ojo, o para limpiar estancias y protegerse de los malos espíritus.

3. La artemisa para la videncia

La artemisa se considera una herramienta para el oráculo en la adivinación y la videncia. Se utiliza en forma de pócima para que la persona indicada consiga trascender a otras dimensiones. Es conocida como una hierba que ayuda a entrar en trance y alcanzar posiciones místicas y ascéticas, bien en incienso, bien en pócima.

Su uso para videncia y adivinación proviene de sus propiedades estimulantes de la mente, pero también por considerarla una planta sagrada y divina. Por eso, además, se suele utilizar en los altares de adoración a las divinidades para solicitar sus favores.

Las mujeres que quieren potenciar su fertilidad, o las personas que quieren protegerse de los malos espíritus adornan sus altares de adoración con artemisa.

4. Meditación y viajes astrales

Desde antaño se sabe que la artemisa tiene propiedades importantes para favorecer el sueño, relajar la mente y conseguir la estabilidad emocional. A partir de esa premisa, se utiliza la artemisa para el consumo en pócimas que ayudan a entrar en procesos meditativos y conectar la mente con el yo interior.

En particular, es una hierba muy conocida para realizar viajes astrales, porque facilita que la mente mediante la inducción a la meditación y la conexión con el ser interno abandone el cuerpo. En ese sentido, es también una hierba muy utilizada para el sexo tántrico, pues se toma junto a los alimentos afrodisíacos para abrir los chakras.   

Formas de utilizar la artemisa

La artemisa es, en estado natural, una planta aromática que se utiliza para dar olor y frescura a las estancias. También, ancestralmente, viene utilizándose como condimento culinario. Además, puedes sacar provecho de ella en las siguientes formas.

1. Artemisa fumada

Antiguamente, los pobres utilizaban la artemisa para completar sus cigarrillos añadiendo un poco de esa hierba al tabaco. Así es como se advirtió que esta hierba producía alteraciones en el sistema nervioso central que daba como resultado alucinaciones y estados alterados de la conciencia. Una sensación parecida a la marihuana.

Actualmente no es muy común, pero se puede utilizar la artemisa fumada para ser consumida en procesos de trance, meditación, viajes astrales y sexo tántrico, entre otros.

2. Infusión de artemisa

Hay que tener cuidado a la hora de hacer infusiones caseras de artemisa, porque su toxina es peligrosa para el cuerpo humano y mal dosificada puede producir efectos contraproducentes. Es recomendable una cucharada de hoja seca de artemisa en una taza de agua, y no más de dos infusiones diarias.

La infusión de artemisa es sobre todo indicada para los dolores menstruales, pero también para aliviar el mal de estómago y los síntomas del resfriado.

3. Pócimas y cataplasmas

A lo largo de la historia se ha utilizado la artemisa en cataplasmas para múltiples dolencias, desde aliviar el dolor de las picaduras y paliar las infecciones en la piel, hasta el dolor de muelas y heridas abiertas. El cataplasma más utilizado es para aliviar los dolores de la menstruación y potenciar la fertilidad.

En cuanto a las pócimas suele mezclarse con otras plantas mágicas y especies para ayudar a la concentración, la conexión entre mente y espíritu, y la meditación.

4. Incienso

Finalmente, la artemisa también puede utilizarse como incienso para limpiar las estancias y protegerlas de los malos espíritus. También para acompañar rituales de protección o solicitar los favores de las divinidades.

Uso de la artemisa quemada como técnica medicinal china para liberar los puntos energéticos | Chi-Medicine

 

En la medicina ancestral china la artemisa se utiliza para calentar algunos puntos energéticos y equilibrar el Chi (energía vital). Se suele quemar la hierba a unos dos centímetros de la piel, por lo que siempre es imprescindible hacerlo de la mano de un profesional.

Rituales y hechizos con artemisa

La artemisa está muy vinculada a la luna y por eso es imprescindible analizar los ciclos lunares a la hora de realizar rituales y hechizos con artemisa. Con ellos conseguirás efectos de protección y fertilidad.

1. Ritual con artemisa para la protección

Puedes construir un pequeño altar con incienso y la imagen de Artemisa para invocar su presencia y solicitar su favor y su protección. Acompáñalo con una vela verde y una vela blanca, y un cuenco para las libaciones con vino. Procede a encender la velas y el incienso, y abre el ritual con una oración de agradecimiento.

Realiza tres libaciones de vino mientras agradeces y adoras a la divinidad. Quema unas hojas secas de artemisa y vuelve a hacer una libación de vino. Solicita el favor y la protección de Artemisa mientras esparces el humo de la artemisa. Haz una oración de cierre.

2. Ritual con artemisa para la fertilidad

En una noche de cuarto creciente lunar o dos días antes de tu período fértil puede realizar este ritual para reclamar que la diosa Artemisa te conceda la fecundidad mediante la “madre de todas las hierbas”.

Pon velas blancas alrededor de tu cama y prepara un baño con agua tibia, canela y gotas de aceite de limón y naranja. Sumérjete en el agua y visualiza el embarazo, después de lo cual te puedes secar y dirigirte a la cama. Prende las velas y coge un ramillete de artemisa y una foto de la diosa. Quema las hojas de artemisa en un cuenco mientras recitas una oración.

Solicita su favor para que te conceda ese hijo tan deseado, y cuando las hojas estés quemadas y frías, ponlas con la foto en un sobre y guárdala en un cofre.