Cáncer: Este marzo, cuida de tu salud

Una crisis de pareja se puede arreglar. Recuerda esto porque vas a tener problemas con tu media naranja, e incluso podría haber una breve ruptura de la relación.

Si el tiempo se deja correr todo puede volver a su cauce, y si os permitís mutuamente respirar podría arreglarse el asunto sin mucho dramatismo.

Tu rigidez como persona hace que a veces parezcas frío, poco comunicador, y esto puede interpretarse de mala manera.

Tanto si estás conociendo a una persona, como si tienes pareja, hay algo que deberías hacer. Y es mandar al infierno a las inseguridades, los miedos y sobre todo los complejos, porque son un lastre.

Tienes una visita pendiente a un amigo cercano desde hace bastantes semanas. Y como hay confianza, la cita se va posponiendo y nunca llega.

Este mes deberías llevarla a cabo sí o sí, porque esa amistad está pasando por un trance del que no tienes constancia y necesita todo tu apoyo.

Dinero

Para crecer en tu trabajo, una de las cosas primordiales que deberías hacer es recuperar viejos contactos. Tienes que ampliar tu red, porque puedes llegar a conversaciones interesantes.

Evita los chismes en tu entorno laboral, pues este mes tú mismo vas a ser el centro de un rumor que no te beneficiará.

El consumismo te va a jugar una mala pasada. Vas a tener ansiedad por comprar cosas que no necesitas. Incluso ocultarás a tu familia o tu pareja algunas de tus adquisiciones, pues tú mismo sabrás que se te está yendo de las manos.

Es posible que tengas que cambiar de teléfono móvil porque comience a fallarte, o incluso porque se te caiga y tu terminal quede inutilizado.

 

Salud.

Mírate bien las uñas, Cáncer. Y no como un acto de coquetería, sino para ver si esta parte del cuerpo tiene algún tipo de mancha u otro indicio que apunte que tu salud no anda bien.

Tienes que gestionar de una manera diferente tus demonios interiores, pues eres tu enemigo número 1 en muchas circunstancias. Busca ayuda profesional si crees que fuese necesario.

Conste que tienes toda la razón del mundo para quejarte de tu exceso de trabajo y de obligaciones familiares. Para dejar de notar que a tu día le faltan horas comienza a gestionar el tiempo (y las emociones) de otra manera.