Capricornio: Vida y familia de este signo del Zodiaco | Getty Images

Te descubrimos cómo es Capricornio en su vida personal, cómo son sus vínculos familiares y de amistad, así como las relaciones de pareja de la cabra del horóscopo, el décimo signo del Zodiaco.

Regido por Saturno, el señor del tiempo y los límites marcados con sus impresionantes anillos, este planeta confiere a este signo de tierra su carácter conservador, estricto y también perseverante, tres de las principales características de Capricornio que le empujan en pos de sus objetivos más ambiciosos y le ayudan a alcanzarlos. Descubramos cómo es la vida de Capricornio.

La vida de Capricornio

Perseverancia, ambición, disciplina, paciencia… todos estos atributos (y muchos más) son componentes esenciales en la vida de Capricornio.

Como buen representante de su planeta regente, Saturno, Capricornio se caracteriza por un estilo de vida saturnino. ¿Qué quiere decir exactamente? Que sus grandes logros, la culminación de sus sueños más ambiciosos y el alcance de sus metas más altas, normalmente se producen en la segunda mitad de su vida, en edades avanzadas.

Representan a la perfección el espíritu del esmerado agricultor, así como su estilo de vida: durante largos periodos de tiempo trabajan disciplinadamente el terreno en el que sembrarán sus mejores semillas (cuidadosamente escogidas), mientras con rigor inigualable van velando por el crecimiento de sus cultivos, a lo largo de los meses y los años, para que así, llegado el momento, puedan recoger sus mejores frutos y disfrutarlos de verdad.

Así mismo, Capricornio resulta el complemento perfecto del emprendedor ingenioso: si bien su mente no es de las más creativas, sí que cuenta con la capacidad de poner férreos cimientos a las ideas geniales de otros, para así construirlas de manera realista y conseguir materializarlas.

Familia y amigos

Capricornio: Vida y familia de este signo del Zodiaco | Getty Images

La búsqueda y construcción de una estructura vital sólida, robusta y a su vez compleja, que le aporte la seguridad que tanto ansía, se convertirá en el hilo conductor que conecte el principio y el fin de su vida. Si bien es cierto que sus familiares, amigos íntimos y demás personas de su entorno próximo forman parte de esa gran obra que van creando perseverantemente con el paso del tiempo, la realidad es que Capricornio no parece ser especialmente consciente del peso que tienen sus relaciones personales en la historia de su vida.

Además, la cabra del Zodiaco es de esa clase de personas a la que le cuesta abrirse y entregarse en sus vínculos afectivos, pues primero necesita estar muy seguro de que la persona a quien brinde sus afectos “realmente los merece”, ya se trate de familiares o de amigos íntimos.

Junto a sus hermanos de elemento, Tauro y Virgo, representa la perseverancia, el esfuerzo y el foco en el valor material, pero en una versión más elevada, en otro nivel superior entre los signos telúricos: la marca personal de Capricornio es su gran ambición, principalmente por conseguir un alto estatus social y económico… y ése camino no confluye en especial con el desarrollo de las relaciones personales más auténticas.

De hecho, su ambición puede llegar a ser tan extrema que en la persecución de sus objetivos que, llegado el momento, podrían saltar por encima de cualquiera: compañeros, amigos y familiares incluidos.

Por ello es importante tener en cuenta que, cuando a este signo de tierra se le pone en la cabeza un objetivo, da igual quién sea… mejor apartarse de su camino, pues se llevará por delante a todo aquel que le dificulte su ritmo incesante en su carrera hacia lo que tanto ansía.

¿Cómo son las relaciones de pareja para Capricornio?

Capricornio: Vida y familia de este signo del Zodiaco | Getty Images

Los nativos de este signo tienen una forma de comprender las relaciones de pareja que no encajará con cualquiera: probablemente sean más afines con los de su mismo signo o con Tauro y Virgo (con quienes comparte elemento), ya que a todos ellos les rige más lo racional que lo emocional (sí, también en el amor). Por eso suelen fijarse (aunque no tanto enamorarse) en personas con un estatus social elevado.

A responsables no hay quien les gane, pero no son la alegría de la huerta: excesivamente serios, apáticos y rutinarios pueden declararse dueños y señores del aburrimiento. La parte positiva dentro de este ámbito es que suelen ser estables y procuran cuidar el vínculo relacional con su pareja pensando en la construcción de una relación de largo recorrido: si bien puede que sean menos espontáneos en el amor de lo que a muchos les gustaría, también es cierto que apuestan por aportar aquello que confiera solidez al proyecto común de la pareja.

Para este signo de tierra, la apuesta por una relación es una decisión a valorar con contundencia, pues para él no se trata de dar amor sin más, sino de invertir su tiempo y energías en una persona con la intención de que se desarrolle una relación sólida (como todas sus estructuras vitales). Por eso en un principio suelen mostrar su versión más fría, y ésta se va entibiando y tornando algo más pasional con el transcurso del tiempo y el avance del vínculo afectivo.

Como pequeño apunte… es importante recordar que Capricornio se toma todo como una competición ¡incluso los aspectos emocionales!, consiguiendo desvirtuar con ello el sentido de fondo de los mismos, como lo es la conquista del corazón de la persona con la que desea formar una pareja. Y sí, lamentablemente también el sexo parece ser uno de esos “campos de juego” en los que lo más importante para él es colgarse una medalla.

Pero también es cierto que, si no encuentran la persona que cumpla con sus requisitos incuestionables, preferirán continuar solos antes que aceptar compartir su vida con alguien que no esté a la altura de sus elevadas expectativas.