La predicción de Escorpio según los astros | HoróscopoMágico.com

 

Amor

Hay calma y paz en el amor del escorpión, el diálogo se reanuda con una pasmosa naturalidad y crees que no puedes pedirle nada más a la vida. Se plantea así un buen reinicio de la historia que llena tu corazón. Al fin has entendido dónde estaban los errores y cuáles eran culpa tuya.

Estaría de lujo que coronases este último martes de septiembre con una salida romántica, una cena en la que haya velas, marisco, champán y otros alimentos afrodisíacos.

Notarás que una reciente historia de tu corazón se vuelve más seria si eres soltero. Vas a creer que la felicidad amorosa está escrita para ti, pero que sepas que la otra parte está esperando que le hagas señales alentadoras e inequívocas.

 

NUEVO EN INSTAGRAM: Escorpio, si quieres saber cómo te irán las cosas en el amor y el trabajo esta semana ¡Pincha aquí y síguenos!

 

Dinero

Hay algunos puntos de tu economía que merecen un saneamiento de emergencia. Tendrás que plantearte hacer horas extra en tu trabajo, o buscando un segundo empleo temporal que permita que toda la economía fluya con más calma, Escorpio.

Tendrás que recortar a partir de hoy algunos gastos superfluos que crees que no afectan en absoluto a tu economía, pero sabes que en realidad sí que la atacan. Los coleccionistas (de discos, figuras en miniatura o cualquier otro asunto) tendrán que dejar su pasión durante un tiempo en barbecho.

En los negocios pondrás tu vista sobre nuevas propuestas que, en teoría, harán llenar tu billetera de ganancias sin esfuerzos hercúleos. Si todo pinta demasiado fácil deberías hacerte preguntas y dudar.

Salud

Estableces ciertos puntos interesantes para tu condición física con personas en tu misma situación. Gracias al diálogo con ellos podrás liberarte de un lastre que pesa mucho en tu vida diaria. Todo va bien e irá a mejor.

Si eres creativo en materias de salud comprobarás cómo el viento sopla en tus velas. Podrás llevar a cabo enriquecedoras actividades que mejoren tu físico y tu mente, perdiendo la vergüenza ni el miedo al qué dirán.