Estos son los bosques más espeluznantes en los que nunca te atreverías a perderte | Horóscopo Mágico

 

El bosque ha sido ancestralmente la frontera de la civilización con el misterio y lo desconocido, y ha servido como caldero de mitos, leyendas, rituales y aquelarres cocinados con el fuego lento de la superstición. Alrededor del mundo hay bosques tenebrosos cuya historia particular ponen los pelos de punta, pero siguen atrayendo a los más osados viajeros.  

Desde los albores de la humanidad el bosque ha ejercido como templo del animismo, una profunda convicción que subyace en lo irracional y que atribuye a los elementos naturales un espíritu propio. ¿Te atreves a adentrarte en los 6 bosques encantados más espeluznantes? 

¿Miedo a perderte en un bosque encantado? 6 bosques tenebrosos

Brujas, enanos, espíritus, asesinos, suicidas, almas en pena, extraños monolitos, desorientación, desapariciones, animales mitológicos y una sarta de narraciones mágicas y leyendas urbanas convierten estos bosques tenebrosos en los más terroríficos del mundo.

1. Aokigahara, el bosque de los suicidios

A los pies del imponente monte Fuji duerme en una aparente mansedumbre el bosque encantado que los japoneses llaman "Mar de árboles" y que oficialmente ostenta el nombre de Aokigahara. En el mundo se le conoce, sin embargo, como "El bosque de los suicidios".

El misterio parece morar agazapado en las oscuras entrañas de este bosque desde hace ya bastante tiempo. Al menos desde el siglo XIX, cuando en las épocas de hambrunas las familias sin recursos empezaron a abandonar en ese bosque a los pequeños y ancianos que no podían alimentar. Empezó así a forjarse la leyenda de los espíritus de esos muertos que se apoderaron del bosque.

La fama que el Aokigahara cosechó como lugar de misterio le concedió un lugar especial en un novela de Seicho Matsumoto, en 1960, que concluía con el suicidio de una pareja. Poco a poco el bosque fue convirtiéndose en fatal destino de peregrinación de los suicidas, hecho que se aceleró después que en 1993 "El completo manual del suicida" de Wataru Tsurumi ubicara el Aokigahara como un lugar idóneo para quitarse la vida.

Desde hace décadas muchos suicidas encuentran en el Aokigahara un lugar místico donde acometer la tragedia, lo cual le ha dado el macabro nombre de "El bosque de los suicidios" y le ha granjeado fama mundial, con una conocida película de terror y varios reportajes.

2. Orrius y su bosque encantado

En el bosque encantado de Orrius, en cambio, las apariencias no engañan: en ese paraje ubicado en la provincia de Barcelona el aspecto forma parte del misterio, pues el viajero que se atreve a dentrarse en sus fauces se ve de inmediato atrapado en un enjambre de árboles esqueléticos, extrañas figuras talladas en piedra, grutas, cuevas y caminos iniciáticos. 

Es difícil no sugestionarse ante su espectral envoltura y la retahíla de leyendas e historias misteriosas que acompañan su historia. Las tallas en piedra sorprenden al viajero y le hacen sentirse incómodamente observado en todo momento por las representaciones de misteriosas cabezas inspiradas en la cultura maya y los famosos moais (las gigantescas estatuas de la Isla de Pascua). Incluso una curiosa talla de un elefante preside el centro del bosque.

Sus entrañas fueron, por ejemplo, escondite del famoso bandolero Perot Rocaguinarda cuya fama como asaltante de caminos inspiraron una de las escenas del Quijote de Cervantes. Pues bien, en medio del bosque de Orrius se halla una enorme piedra con enigmáticas cruces gravadas en su superfície: se cuenta que las gravó el propio Perot, una por cada muerto.

Se cuenta también que el bosque de Orrius es lugar de rituales y aquelarres, muchos de ellos celebrados en el interior de una roca agujereada. Todo ello lo convierte en un bosque mágico donde las leyendas de duendes y aparecidos le confieren un aspecto aún más tétrico.

3. Un valle embrujado: bosque encantado del Baztán

Lo frondoso, abismal y húmedo abraza el misterio desde antaño en el valle navarro del Baztán. Allí se ha disipado desde hace ya tiempo la frontera entre el mito y la realidad, entre lo fantástico, lo mágico y lo (sobre)natural

En su libro sobre "El lenguaje de los bosques" Hasier Larretxea, cuya infancia y adolescencia transcurrió en un pueblo de 300 habitantes en el valle del Baztán, lo describe como una zona de "historias de contrabandistas, agotes y brujería" ubicada solo a unos quilómetros del famoso lugar de aquelarres de brujas medievales de Zugarramurdi.

De ahí que los bosques de este valle conquistado por la espesura de la niebla se haya convertido en crisol de atávicas leyendas y mitos contados de generación en generación que dan al bosque un sentido sagrado. De ahí emana toda una mística animista que confiere a los elementos del bosque su propio espíritu, y crea en el a terribles animales mitológicos.

Uno de ellos es el Basajun, el Señor de los bosques corpulento con el cuerpo cubierto de pelo, larga melena y una fuerza descomunal. Otro es el Tarttalo, la adaptación cilópea de Homero a la tradición vasca, con su cuerpo salvaje presidido por una enorme cabeza con un enorme ojo. Estos y otros seres han inspirado la Trilogía del Baztán de la escritora Dolores Redondo, y una reciente película dirigida por Fernándo González Molina: "El guardián invisible".

4. El bosque encantado de Epping

Al sureste de Inglaterra se extiende una enorme superfície de árboles, prados, matorrales, pantanos y lagunas cuya vivacidad de colores dominada por un verde intenso le confieren un aspecto plácido de belleza inusual. Es solo un terrible espejismo: desde los años sesenta se han descubierto enterrados bajo la tierra húmeda de Epping decenas de cadáveres.

La leyenda negra se cierne sobre Epping desde el siglo XVIII, cuando un famosos delicuente llamado Dick Turping hizo del bosque su escondite favorito, desde el cual, agazapado en una oscura gruta, asaltaba a los viajantes y los mataba tras robarles.

Las almas de las víctimas de Turping y la del propio asesino parecen gobernar desde encontences las tinieblas de las oscuras y frías noches del bosque, en las que se pueden escuchar según cuentan voces, llantos y alaridos que ponen los pelos de punta. Quizás por esa mística de lo misterioso, lo paranormal ha acabado juntándose con lo criminal y desde los años sesenta se ha convertido en el lugar favorito de muchos asesinos para abandonar sus cadáveres.

Todo ello le confiere un aspecto realmente aterrador, y los amantes de lo oculto más temerarios tienen en el bosque encantado de Epping uno de sus lugares favoritos de peregrinación.

5. Terror en Transilvania: el bosque encantado de Hoia-Baciu

En el olimpo de los bosques encantados no podía faltar una de las zonas más mágicas y llenas de misterio: Transilvania. En la supersticiosa hondura de los Cárpatos dormita un bosque de tres quilómetros de extensión cuya belleza esconde un ramaje de mitos y leyendas terroríficos.

Muchos le llaman "El triángulo de las Bermudas" de Transilvania porque, según cuentan, se trata de un agujero mágicoen el que se produce el fenómeno de tiempo perdido. Al parecer el que se adentra en él sufre períodos de amnesia y una gran desorientación, además de una alteración de la noción del tiempo. 

Así es como se empezó a formar también el mito de las misteriosas desapariciones: dicen que un pastor se adentró con 200 ovejas y nunca más se supos de ellos. También es un bosque famoso por sus efectos alucinógenos, pues dicen que al penetrar en su espesura uno siente jaquecas, mareos, visiones y náuseas. 

Por si fuera poco, las historias de avistamentos de ovnis y extrañas naves sobrevolando sus cielos alimentan la fama paranormal de este bosque rumano. Una leyenda alimentada más aún por la visita en los años 60 del biólogo Alexandru Sift que pretendía hacer una valoración científica del caso, pero después de algunos experimentos aseguró sentirse desorientado y perplejo.

6. Los misterios del bosque Negro 

El bosque Negro tomó su nombre por la penumbra que lo asistía al impedir su frondoso ramaje que la luz del sol alcanzara el suelo: en esa esponjosa negrura extendida a lo largo de una cadena montañasa en Baden-Würtemberg (Alemania) la superstición ha estimulado la imaginación de los lugareños, que le atribuyen cualidades mágicas.

Muchos son los viajeros que se atreven a dentrarse en sus fauces. Algunos lo hacen motivados por su incomparable belleza: se trata sin duda de uno de los parajes forestales más hermosos del continente europeo. Otros se han sentido atraídos por su mística literaria: fue tomado como escenario de varias de las aventuras narradas por los hermanos Grimm.

Y muchos otros se sienten atraídos por la constelación de fenómenos mágicos que cuentan de este bosque encantado. El mito del hombre lobo se hace carne en sus lagunas, la supuesta existencia de brujas encoje el alma del viajante, e incluso se reporta la presencia del Maligno. Cuenta una leyenda que mora en el Bosque Negro un jinete sin cabeza a lomos de un caballo blanco, y un monstruo que secuestra a las muchachas y las arrastra a su guarida.

¿Te atreverías a dejarte envolver por la negrura del Bosque Negro y pasar una noche con sus moradores?