Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Todas las claves del Karma: ¿Existe realmente?

Descubre qué es el Karma y cuáles son las 12 leyes que lo rigen
El Karma es la energía que mandamos al universo y retorna a nosotros | Horóscopo Mágico

 

Seguro que habrás escuchado a hablar del Karma alguna vez en tu vida. Sin embargo, lo que nos llega muchas veces es una idea deformada o muy simple de lo que realmente implica ese concepto: Toda una filosofía de vida. Entender el Karma y vivir sujeto a sus leyes significa cambiar la forma de existir y de actuar, iniciar un cambino de perfección. Te damos algunas claves para que comprendas mejor qué es el Karma, cómo actúa, y cómo puede ayudarte en tu día a día.

¿Qué es el Karma?

El Karma es un concepto acuñado por la filosofía oriental para designar el mecanismo metafísico que justifica la existencia de un modo cíclico, algo así como un circuito moral en la que los actos de una persona retornan del mismo modo en que se han ejecutado. Así, una acción positiva tiene una retribución positiva, mientras que un acto negativo trae como consecuencia un efecto negativo en la persona.

Esta es la parte más conocida del Karma, pero en realidad el concepto va mucho más allá: se trata de una filosofía de vida. El Karma justifica una existencia ciclica en el que las acciones tienen una consecuencia directa, recíproca y automática, y por lo tanto funciona como un mecansimo de advertencia. Se trata de una energía trascendente que viaja con nuestros actos, y puesto que la energía no nace ni muere sino que se transforma, acaba regresando tarde o temprano.

A diferencia de un concepto lineal y progresivo de la vida (en la cultura occidental, por ejemplo) en el que las acciones no tienen más consecuencia que la moral que uno se quiera imponer, el Karma implica entender la vida como un camino de perfección.

Así pues, en realidad el Karma es una energía que transforma los actos por medio de la ley de causa y efecto, y como en todas las religiones y filosofías dualistas, se fundamenta en la existencia del bien y el mal. Pero, dado que el concepto es más complejo de lo que parece, vamos a profundizar en algunos aspectos concretos que puedan darle utilidad.

Las 12 leyes del Karma

Lo más importante es entender cómo actúa el Karma. Este puede tener un efecto inmediato (Praradbha Karma), que se traslada a nuestra mente con la sensación de satisfacción (para una acción postiva) o de remordimiento (para una negativa) en el mismo momento en el que estamos ejecutando un acto; un efecto a medio plazo (Sanchita Karma), cuando durante una horas, días, semanas, queda en nuestra mente esa sensación placentera o inquietante según hayamos obrado bien o mal; o incluso a largo plazo (Agami Karma), con el retorno de esa acción en concepto de retribución o de venganza.

Para entender la profundidad del Karma hay que conocer, ante todo, las doce leyes que lo rigen:

1. Ley de causa y efecto

La gran ley del Karma: como creadores de energía en un universo de energías en constante movimiento, cada acto que realicemos llevará aparejada una energía que regresará a nostros multiplicada por diez.

2. Ley de la creación

Esta ley está relacionada con el concepto de reproducción dentro del círculo natural, y reclama de nosotros una actitud activa. La idea es que trabajemos duro para luchar por todo aquello que deseamos. Que creemos nuestro propio destino.

3. Ley de la humildad

Lo que te niegues a aceptar te va a seguir ocurriendo. Esta ley del Karma sirve para que aceptemos la negatividad como una parte más de nuestra vida que tiene que ayudarnos a crecer y a mejorar.

4. La ley del crecimiento

La clave es concebir el cambio no a partir de una traslación física (cambiar de casa, de trabajo, de pareja) sino como una transformación interior: cambiar tu forma de vivir significa cambiar tus pensamientos, tus acciones, tus sentimientos...

5. La ley de la responsabilidad

Culpar de todo aquellos que nos sucede a los demás es una forma inútil de sacudir nuestras responsabilidades. Para cambiar lo externo debes asumir la responsabilidad de tus actos y cambiar la forma de actuar.

6. La ley de la conexión

Nuestra vida es una cadena de acciones, cada una de las cuales tiene conexión con la siguiente. Para llegar a un resultado final hay que empezar por el principio, y realizar cada paso como condición previa para el siguiente paso. Y así hasta el final.

7. La ley del enfoque

Para ir paso a paso según la ley de la conexión es necesario que focalicemos toda nuestra energía en un solo paso. Tratar de abarcar varias cosas a la vez nos lleva a la frustración y la negatividad. 

8. La ley del dar y la hospitalidad

Esta ley viene a decirte que nada de lo que digas o pienses es verdad si no lo demuestras. Es decir, todo aquello en lo que crees firmemente, ponlo en práctica. ¿Crees en la amistad y en el amor? Da todo por tus amigos, por los demás.

9. La ley del aquí y ahora

Perdonar tus errores del pasado y dejar que ese pasado se vaya es el paso previo e indispensable para que puedas centrar toda tu energía positiva en el presente. 

10. La ley del cambio

Lo único constante en la vida y en el universio es el cambio, y aunque intentemos ignorarlo o negarlo, el cambio sucede y lo que nos queda es sufrimiento. Evolucionar con el cambio significa la elección de cambiar nuestra vida.

11. La ley de la paciencia y la recompensa

Un cambio radical no será un cambio real ni profundo, porque la recompensa del resultado final no es tal, sino la satisfacción del camino realizado para llegar a ese punto final. Y el camino es una construcción paciente de ese cambio.

12. Ley del valor e inspiración

La importancia final de tus acciones depende de la importancia que tú le des, es decir, de la energía que pongas en su realización. La voluntad y la buena intención es lo que acaban dando valor a tus acciones. 

 

¿Existe realmente el Karma?

"El Karma es experiencia, la experiencia crea memoria, la memoria crea imaginación y deseo, y el deseo crea de nuevo el Karma" (Deepak Chopra). "Con cada crimen y con cada acto de bondad damos nacimiento a nuestro futuro" (David Mitchell). "Al igual que la gravedad, el karma es tan básico que a menudo no nos damos cuenta de él" (Sakyong Mipham). 

Estas son solo algunas de las muchas frases del Karma que nos ayudan a comprender de forma más práctica qué es este concepto tan filosófico. 

Con independencia de lo escéptico o lo creyente que uno sea en el mundo de las energías, las leyes del Karma son un viaje hacia el cambio radical de nuestra experiencia vital, una transformación interna que nos acerca a la felicidad y la perfección.

Sujetos a nuestro marco mental regido por la cultura occidental, y enclavados en la sociedad de la inmediatez, la productividad y el consumo, solemos vivir nuestro día a día en la vorágine de un tiempo que se escapa, de una desaparición paulatina de los valores morales, y de una frustración que lleva a la negatividad y la depresión.

La importancia del Karma, tan erróneamente conceptuado como un sistema de recompensas y venganza, no radica en la idea misma del retorno de una acción positiva o negativa, sino en las leyes kármicas.

Tratar de seguir esas leyes día a día suponen cambiar nuestra forma de ver la vida y de actuar, ejecutando nuestra existencia como una sucesión de acciones que realizamos focalizando toda nuestra energía positiva en el presente y en el bien individual que repercutirá en un bien común. Somos parte del universo, y nuestros actos forman parte de la energía cíclica que no nace ni muere, sino que se transforma.