La distribución de la cama y la decoración de tu dormitorio deben lograr concentrar el Chi | fengshui-yan

Desde el años 300 a.C., fecha del primer texto conocido donde aparece, el feng shui, llamado también geomancia china, se ha desarrollado como una ciencia eficaz de la canalización de la energía vital, el Chi, en el hogar. Descubre todos los beneficios de esta práctica que puede convertir tu casa en un caudal de energías positivas.

¿Qué es el feng-shui?

Feng shui: qué es y cómo mejorar tu armonía con el mapa bagua de tu casa | Horóscopo Mágico

 

Enclavado en las teorías metafísicas orientales, el feng shui es literalmente la ciencia de la energía vital (Chi) en la tierra y el paisaje. Su cometido es estudiar el comportamiento de esta energía para optimizar sus beneficios en el hogar: partiendo de los puntos cardinales y el fluir del chi, el feng shui trata de incorporar los elementos naturales a la distribución de la casa.

Por eso, es necesario tener en cuenta la disposición de las montañas y los ríos, por un lado, de las calles y las casas, por el otro, y en última instancia, la distribución de las estancias del hogar. De ello resulta el feng shui, que se bifurca en dos escuelas: una pone énfasis en los elementos naturales (San-He), mientras la otra se guía por los puntos cardinales (San-Yuan).

Todas, sin embargo, parten de una misma base: la “teoría de los Cinco Elementos”: la energía de la naturaleza, el Chi, está compuesta por cinco elementos, que son el fuego, el agua, la tierra, el metal y la madera. La forma como estos se combinan, o sea, la comprensión del flujo del Chi, es la base de la ciencia del Feng shui.

El feng shui es, por lo tanto, una antigua tradición que favorece el flujo de energías positivas y su aprovechamiento para el ser humano a través de la distribución y la potenciación de los elementos en el hogar.

Mapa Bagua del feng shui

Todos el feng shui se basa en la idea de que cuando el Chi avanza en línea recta adquiere una connotación negativa, mientras que los contornos ayudan al fluir beneficioso de la energía. Mediante la distribución del espacio físico podemos conseguir la concentración del Chi, o lo que es lo mismo, evitar su dispersión dentro del hogar.

Para el fluir del Chi, el agua y el viento son dos elementos primordiales, pero debemos saber utilizarlos, poniendo en práctica los conocimientos del feng shui.

Para ello, el feng shui se sirve del mapa Bagua (también conocido como Pa-kua) que es un símbolo ancestral formado por la disposición circular de ocho trigramas (figura de tres líneas que incluye líneas enteras y líneas cortadas.

Feng shui: qué es y cómo mejorar tu armonía con el mapa bagua de tu casa | casa-fengshui.com

 

Puesto que cada trigrama representa la trinidad Hombre-Cosmos-Tierra, y que las líneas enteras representan el Yang mientras que las cortadas simbolizan el Yin, la fusión de la trinidad con el Yin-Yang da como resultado ocho símbolos que representan todas las manifestaciones posibles del cosmos.

Esto que parece tan complicado y que es uno de los sistemas números binarios más antiguos, es en realidad el mapa para la optimización del espacio que pretende el feng shui, pues permite combinar orientaciones, colores y materiales con las formas más adecuadas para cada área formando un mapa energético que pueda aplicarse a cualquier espacio.

La importancia de los colores en el feng shui

En seguida te daremos algunas instrucciones para que te empieces a familiarizar con el feng shui, pero antes debes saber que los colores son un elemento básico para esta técnica. ¿Te has dado cuenta de que los colores afectan tu estado de ánimo? Entonces entenderás la importancia de los colores en el feng shui.

Feng shui: qué es y cómo mejorar tu armonía con el mapa bagua de tu casa | Horóscopo Mágico

 

Según la teoría de los Cinco Elementos, el rojo se asocia al fuego, el amarillo a la tierra, el azul al agua, el blanco y gris al metal, y el verde a la madera. De ahí se desprenden todo el resto de significados que tiene cada color: la calidez, la introspección, la luz, la oscuridad, la relajación, la dispersión, la concentración, la naturaleza, la artificialidad, etc.

Lo ideal para el dormitorio, por ejemplo, son los colores temperados que induzcan a la paz y la tranquilidad, pero rompiendo con algún tono de rojo, amarillo o anaranjado, por ejemplo en las sábanas, para que la pareja no pierda la pasión. La sala de estar, en cambio, es preferible en tonos ocres, que favorecen la comunicación.

Para el baño, lo ideal son los colores tierra, así que puedes optar por el verde o el naranja. El rojo y otros colores cálidos también pueden ser ideales para la cocina, mientras que las zonas de descanso y estudio deben encontrar la neutralidad y la suavidad.

Ideas para empezar: Feng shui del dormitorio

El feng shui puede llegar a ser tan complejo como te lo propongas, pero en realidad no es nada difícil empezar, y sólo tienes que seguir algunas recomendaciones. Poco a poco irás asumiendo los conceptos hasta llegar a tener un gran dominio del mismo.

La distribución de la cama y la decoración de tu dormitorio deben lograr concentrar el Chi | Ikea

 

Según los expertos en feng-shui, uno de los espacios más importantes de la casa es el dormitorio, porque durante las horas de sueño somos más vulnerables a las energías, tanto buenas como malas. Por eso es muy recomendable, si quieres introductirte en la práctica del feng shui, que empieces por el dormitorio. Aquí van algunas ideas.

1. Buscando la estabilidad

El cuadrado es la forma geométrica que se asocia al elemento tierra. Por lo tanto, es preferible dar a nuestra habitación una forma cuadrada, así conseguiremos una mayor estabilidad y el equilibrio del Chi.

Lo segundo que tienes que pensar es la ubicación de la cama. Para un buen descanso necesitas atraer la energía Yin. Las ventanas y las puertas, que implican movimiento y entrada de luz, son Yang, mientras que los tabiques y las paredes, que implican quietud, son Yin. Por lo tanto, debes orientar la cabecer de la cama hacia un tabique o una pared, sin ventanas ni puertas. Así lograrás concentrar la energía Yin. ¿Ves como es muy sencillo? ¡Seguimos!

2. Huyendo de la dispersión

Cuando hayas conseguido lo más básico, vez a la raíz. No se trata solo de concentrar energía, sino también de evitar su dispersión. Hay algunos consejos básicos para lograrlo, y puedes empezar por los colores y las luces.

El elemento visual es fundamental. Tienes que evitar a toda costa colores llamativos y luces estridentes. Limita al máximo los aparatos luminosos como despertadores, ordenadores, teléfonos móviles, televisor… Todo esto, junto al desorden y la presencia de ruidos, actúa como un succionador de energía que te impide descansar adecuadamente.

Otros consejos muy útiles: evita una gran acumulación de espejos y, en todo caso, intenta que no reflejen tu cama; recuerda también la importancia de que tu cama tenga un cabezal, pues por sencillo que sea evitará la dispersión del Yin.

3. Alcanzar la armonía

Para acabar de perfeccionar tu dormitorio, piensa cómo el feng shui puede ayudarte para lograr una alcoba íntima y con armonía. Lo primordial es la búsqueda de la estabilidad y el equilibrio: lo ideal es una cama grande ubicada sin aberturas ni entradas de luz muy cerca, y con elementos distribuidos a lado y lado de forma igual.

Las luces cálidas y los colores suaves conseguirán dotar el ambiente de la tranquilidad deseada: el salmón, el rosa, los colores pastel, el vainilla y los tonos de verde y azul claro pueden combinar de forma armoniosa con los elementos ordenadamente distribuidos. Evita las formas discordantes y muy abruptas.

La luz es también un punto esencial. Evita tener solo iluminación directa desde el techo. Es muy interesante ver cómo algunas lámparas estratégicamente distribuidas en el espacio pueden generar diferentes ambientes dentro de una misma habitación y potenciar el recogimiento, la intimidad y la meditación.

Uso de plantas y espejos en el feng shui del salón

Hay dos elementos que son especialmente cruciales a la hora de decorar nuestra casa. Debes tenerlo en cuenta para evitar la dispersión de la energía y potenciar al máximo los beneficios del Chi en tu hogar. Presta atención.

Los espejos, una arma de doble filo

Feng shui: qué es y cómo mejorar tu armonía con el mapa bagua de tu casa | Horóscopo Mágico

 

Los espejos son un elemento mágico que acumulan un gran potencial para sacar todo el partido al espacio, aunque también pueden convertirse en un elemento de dispersión. Por ejemplo, procura no tener un espejo frente a la puerta del baño, porque es la forma más fácil de que la energía se acabe fugando…

Ya has visto que en el dormitorio los grandes espejos son contraproducentes, pero en cambio, en el comedor favorecen la comunicación y potencian su ámbito social.

En el feng shui hay algo que se llama “zonas ausentes”, que son como grandes vacío de espacio en partes de la estancia que tienen forma de L o de U. Para rellenar ese espacio los espejos serán tu mejor aliado, pues da sensación de amplitud y profundidad. Por otro lado, un espejo largo al nordeste de la casa favorecerá la mejora de tu autoestima.

Además, ¿sabías que los espejos son herramientas muy útiles para devolver los problemas a su sitio? Hay algún paisaje desagradable que te molesta, o algún vecino te hace la vida imposible. Si pones un espejo en la dirección donde está el problema, éste volverá a su origen y desaparecerá de tu vida cotidiana.

Las plantas, todo su potencial

Feng shui: qué es y cómo mejorar tu armonía con el mapa bagua de tu casa | Horóscopo Mágico

 

Hay dos puntos esenciales para la ubicación estratégica de las plantas: la cocina y la entrada de la casa. En la cocina, que es el lugar de la fecundidad, la prosperidad y la riqueza, la presencia de hierbas aromáticas actúan como una atracción potente de las energías positivas, mientras que en la entrada de la casa favorecen la entrada del Chi.

Hay algunas plantas que se consideran como imanes para la buena suerte y el dinero, como por ejemplo la llamada planta del dinero o planta de la abundancia. En este caso, el mejor lugar para ubicarlas es en la cocina, procurando siempre que crezcan el máximo de vertical posible.

Uno de sus usos fundamentales en el feng shui es la atracción y la repulsión de elementos positivos y nocivos, y por eso es recomendable tener plantas en general en las entradas, en los balcones y en las ventanas. Las plantas se encargan de hacer de filtro y barrera protectora del ruido excesivo o la luz estridente.

Las plantas verticales o con las hojas en punta son activadores del Chi, así que ponlas en zonas oscuras o en las esquinas. Para las plantas en el interior de la casa, sobre todo en el salón, es ideal aquellas que tienen las flores redondas y ovaladas, pero siempre es muy importante cuidarlas bien y mantenerlas en buen estado.