La cuántica abre la puerta a la existencia de los universos paralelos | Medium-C2

 

Antes de morir, el célebre astrofísico Stephen Hawking reveló algo sorprendente: nuestro universo es uno entre muchos, los cuales son finitos y similares entre sí. La teoría de los universos paralelos abre una puerta hacia la posible existencia de universos múltiples: podríamos acceder mediante los agujeros negros a través del espacio-tiempo hacia los universos paralelos en los que ya no existiría más la muerte, sino vidas múltiples e independientes.

Qué son los universos paralelos

Las aportaciones de la física cuántica a la teoría de la relatividad dieron como resultado una revolucionaria visión de la dimensión del universo que cambió para siempre la concepción misma de la realidad, de la vida y de la muerte para el ser humano: la teoría de los universos paralelos.

Según esta hipótesis de la astrofísica, el ser humano dispondría de una existencia con múltiples posibilidades de desarrollo. Es decir, no tendríamos una vida, sino varias, pues moriremos en un universo pero permanecemos vivo en otros. Se trata sin duda de una teoría polémica que ha sido explotada por la ciencia ficción futurista.

De hecho, el primer físico que propuso por primer vez la teoría de los universos paralelos, Hugh Everett (1930-1982) abandonó su profesión desalentado por la falta de respaldo de los demás físicos a su teoría. Lo cierto es que, desde un punto de vista lógico, la teoría de Everett evade muchos problemas asociados a otras interpretaciones más convencionales de la mecánica cuántica.

La teoría se desarrolló en 1957 dentro de la física cuántica, que establece el principio de simultaneidad dimensional por el cual dos o más objetos físicos, realidades, percepciones y objetos no físicos pueden coexistir en el mismo espacio-tiempo. Eso dio pie a la interpretación de mundos múltiples, según la cual el universo se desdobla en muchos cosmos alternativos.

Pero, entonces, ¿por qué no somos capaces de encontrar estos otros universos? Según los científicos, los cinco sentidos de los que dispone el ser humano permiten captar la realidad sólo en tres dimensiones, y se necesitan muchas más para llegar a observar y conocer los universos paralelos. Para hacerlo, pues, debemos superar nuestras limitaciones sensoriales.

Hipótesis de los universos paralelos y teoría de los agujeros negros

La teoría del Big Bang explica que el universo experimentó una expansión fulgurante y durante cierto período de tiempo las regiones del espacio evolucionaron a velocidades distintas creando distintos universos burbuja. Recogiendo el guante de Hugh Everett y basándose en la teoría de la creación del universo, Stephen Hawking llegó a una conclusión asombrosa.

Fue unos meses antes de morir cuando el célebre astrofísico junto a su discípulo Thomas Hertog dio a conocer los resultados de un estudio que, según él, tiene como ventaja la posibilidad de ser ratificado mediante observación científica.

Los universos paralelos han sido explicados por Stephen Hakwing | Black Hole

 

La hipótesis de Stephen Hawking y Thomas Hertog afirma que nuestro universo es uno entre muchos y que los múltiples universos existentes son finitos y similares entre ellos. La idea parte de los estudios del propio Hawking en 1983, cuando estableció que tras el Big Bang tenían que haberse creado una cantidad ilimitada de universos con características muy variadas.

A estas aportaciones se sumó el asombroso descubrimiento de los agujeros negros, restos fríos de estrellas muertas que generan un núcleo concéntrico a cuya fuerza de gravedad no puede resistir ningún elemento del universo.

Estos grandes agujeros abiertos en medio de las galaxias como grandes aspiradoras inspiró la teoría de los viajes espacio-tiempo: según el propio Stephen Hawking, estas estructuras concentran el segundo principio de la termodinámica y serían como portales a través de los cuales podríamos viajar a través del espacio y el tiempo.

Estas observaciones hicieron pensar en la posibilidad de que los agujeros negros sean la puerta de entrada a los universos paralelos, lo cual significaría nada más y nada menos que la desaparición del concepto de la muerte: una persona viviría diferentes existencias al mismo tiempo en varias dimensiones independientes.

4 Curiosidades sobre los universos paralelos

La idea de la existencia de universos paralelos a los cuales podemos acceder mediante los agujeros negros y que nos permitirían vivir varias vidas al mismo tiempo en realidades independientes cambia por completo nuestra concepción de realidad. Y a ella están asociadas algunas curiosidades tan sorprendentes como la misma teoría de los universos paralelos.

1. La existencia de extraterrestres

La sugerente idea de la existencia de realidades paralelas desconocidas motivó la realización de simulaciones por ordenador que ofrecieron resultados reveladores: la existencia de otras dimensiones con mayor proporción de energía oscura serían compatibles con la aparición de galaxias y lugares donde la vida podría desarrollarse.

Las elucubraciones estimularon la imaginación de los científicos que establecieron, a partir de los estudios, que en un hipotético universo paralelo podría haber civilizaciones alienígenas tratando de descubrir la realidad y, quizás, otros universos. ¿Llegaremos a encontrarnos?

¿Es posible acceder a los universos paralelos a través de los agujeros negros? | Wikipedia

2. La teoría de las múltiples existencias

Esta es la consecuencia más fascinante de la teoría de los universos paralelos, pues plantea que ante una decisión importante en la vida siempre podemos escoger una alternativa y la contraria gracias a las realidades paralelas. Del mismo modo, tú puedes ser un importante emperador en un universo, y un mendigo en otro.

Además existen varias historias circulando por la red que, de ser reales, nos situarían ante la posibilidad real de la existencia de los universos paralelos.

Una de esas historias afirma que dos chicas en coche giraron hacia el lado equivocado y se encontraron en una dimensión desconocida con la realidad alterada y seres no humanos. Otra habla de la aparición en un control fronterizo en Tokio de un hombre con un pasaporte de Taured, un lugar inexistente en la Tierra. Cuando la policía quiso echarle el guante, se esfumó.

3. La teoría del gato de Schrödinger

La teoría del gato de Schrödinger parte de un experimento de física cuántica realizado en 1935 por el físico austríaco Erwin Schrödinger. Se trata de una prueba intuitiva que demuestra la existencia de las realidades paralelas.

El experimento consiste en un gato encerrado en una caja con una botella de gas venenoso y un dispositivo que contiene una sola partícula radiactiva con una posibilidad del 50% de desintegrarse, lo cual liberaría el veneno y mataría al gato. Al terminarse el tiempo del experimento, la posibilidad de que el dispositivo se haya activado y el gato esté muerto es del 50%, y la posibilidad de que el dispositivo no se haya activa y el gato siga vivo es del 50%.

Cuando el científico abra la caja, el gato estará vivo o muerto. Pero según la física cuántica, los electrones poseen la propiedad de poder estar en dos lugares al mismo tiempo, y por lo tanto pueden ser detectados por dos receptores, de modo que el gato está vivo y muerto: es una superposición. Al abrir la caja y descubrir al gato muerto o vivo, no estaremos sino alterando las leyes de la cuántica, perturbando el estado de superposición.

Según este experimento, la intervención del observador está limitada por el uso de la lógica, que no puede por sí misma resolver la coexistencia de múltiples posibilidades.

4. Los universos paralelos se influyen entre sí

Este es uno de los últimos descubrimientos acerca de los universos paralelos. Científicos de la Universidad de Griffith, en Australia, no sólo creen que los universos paralelos existen sino que aseguran que estos se influyen entre ellos mediante una sutil fuerza de repulsión. Esta supuesta interacción facilita la comprensión de los estudios de la cuántica.

Y es que la explicación de los universos paralelos y todo lo que entraña supone el desafío de la física cuántica a las leyes de causa y efecto (que parten de la lógica). Ante ese desconcierto que derrumba todo el edificio científico y racionalista de los últimos siglos, la teoría de una acción coordinada de los universos supone una simplificación aparentemente aliviadora.

Stranger Things, Los mitos de Cthulu... Los universos paralelos inspirando a la ciencia-ficción

Tan estimulantes ideas han influenciado, claro está, los creadores de ciencia ficción. Uno de los pioneros en explotar la atractiva idea de los mundos paralelos fue el escritor de horror cósmico H. P. Lovecraft: el gran imán que suponen los Mitos de Ctulhu reside en recrear espacios imaginarios pero reales que confundían una ficción bizarra (weird fiction) con la posibilidad de lo real.

La eficacia de Los Mitos Cthulhu residía en el hecho de que el autor ubicaba las escenas fantásticas en lugares imaginarios que, supuestamente, se encontraban en lugares reales aunque desconocidos en Estados Unidos.

Una de las obras más logradas en ese sentido fue Los propios dioses, donde Isaac Asimov plantea una conspiración alienígena desde un universo paralelo para apropiarse de la energía del Sol. Otros autores han utlizado este recurso, como Stephen King en La niebla, llevada al cine por Nick Darabont. Y es que las películas y las series también han explotado este recurso, como por ejemplo Paul W. S. Anderson en Event Horizon, o la serie de Netflix Stranger Things.