La predicción de Géminis según los astros | HoróscopoMágico.com

 

Amor

Los sentimientos de la pareja son fuertes y mutuos: notarás que todo lo bueno que le das a tu media naranja te viene de vuelta, a veces, multiplicado pos dos. Sabes cómo canalizar las buenas energías y no te costará mucho hacer que la felicidad esté a la orden del día.

Los besos y las caricias son el combustible de tu motor personal, y a pesar de ello abrazarás con ahínco cualquier atisbo de cambio. Las metas por las que luchas merecen mucho la pena, ¡ni se te ocurra tirar la toalla!

El nativo de Géminis que está soltero o divorciado nota cómo tiene un fuerte deseo de cambio y de realización, pero intentará disimular, fingiendo que está bien de la forma en la que está.

Es posible que obtengas cierta popularidad allá donde vaya, y esto te servirá para conocer nuevas personas, pero ninguna te dará, en principio, aquello que estás buscando en el amor.

 

 

Dinero

Te sientes bastante libre para pensar en tu futuro material, pensarás solo en ti y no querrás darle explicaciones a nadie. Construirás grandes proyectos, con el objetivo de alcanzar la estabilidad, iluminada la misma de claridad y seriedad.

Con respecto a los problemas financieros de tu familia, te sientes en el epicentro del asunto, y tendrás que involucrarte de alguna manera. No vale estar de brazos cruzados y pretender que todo se solucione por sí solo.

Los tránsitos celestiales animan tu vida laboral y estimulan tus relaciones dentro de tu trabajo. Serás muy bueno en el trabajo en equipo, ya que serás un magnífico cómplice capaz de llevar a cabo momentos constructivos, Géminis.

Salud

Es un día de gran actividad física. Conocerás mejor tu cuerpo, escucharás a tu organismo cuando te diga que algo no va bien, y podrías comenzar nuevos hábitos que mejoren tu bienestar.

Del mismo modo, puedes visitar el gimnasio que siempre pagas pero al que nunca vas a sudar la camiseta. En cualquier caso, hay buenas olas para atrapar en esta jornada.

¿Tu mayor pecado? Será la gula. Venderías tu alma al príncipe de las Tinieblas con tal de darte un atracón de comida si te asegurase que no vas a coger ni un solo kilo.