Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

El horóscopo de Virgo para el martes 26 de diciembre

La predicción de los astros para Virgo
La predicción de los astros para Virgo | Cedida

 

Amor

Hoy serás como un bloque de hielo y no habrá nada que pueda ayudar a derretirte un poco. Es posible que recibas algún reproche de tu pareja por tu extraña actitud y es que no tendrás ganas ni de besarla.

Es como si fueses hacia atrás en tu relación y no podrás hacer nada por evitarlo, por mucho que te mentalices durante toda la jornada te encontrarás así.

Se trata sin embargo de un estado anímico pasajero que durará bien poco. Intenta explicar un poco cómo te sientes para que la persona con la que compartes tu vida no empiece a imaginarse cosas que no son reales.

Dinero

El ambiente general que se respira en el sector donde trabajas es un tanto desalentador. Te provoca cierto malestar pensar en el nuevo año porque sabes que tienes por delante unos meses duros, repletos de duro trabajo, cambios y mucho estrés.

Es por ello que afrontas el futuro inmediato con inseguridad y eso no es nada favorable. Si piensas en negativo atraerás fuerzas negativas y si piensas en positivo ocurrirá lo propio.

Los motivos principales no tienen un fundamento lógico ya que se trata de elucubraciones que por el momento no sabes si van a tener lugar. Procura no adelantarte tanto a los acontecimientos, puede que te lleves una sorpresa.

Salud

Quieres pasar más tiempo en casa y refugiarte del mundo exterior. Necesitas sentirte a salvo y es que tienes muchas cosas en la cabeza, razón por la que el único lugar que se te antoja estable tranquilo es al calor de tu hogar.

Ahí estás protegido y nada malo puede ocurrir. Cuando vas por la calle, las aglomeraciones te agobian y quieres volver a tu hogar de inmediato. Cuando no hay tantas personas a tu alrededor, te sientes más tranquilo pero aun así continúas sintiéndote algo inquieto.

La agorafobia es un problema que comienza en la mente de cada uno. Solo tú decides si quieres padecerla o si por el contrario, estás dispuesto a no dejarte vencer por ella.