Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Las cuatro mejores profesiones para Leo

Descubre en qué son buenos y qué necesitan para lograr el éxito
Estas son las cuatro mejores profesiones para Leo | Horóscopo Mágico

 

Nos encontramos ante el rey entre los mortales, Leo, signo de poder, lujo, dinero, líder nato que no conoce la palabra “templanza”: es como el fuego que lo simboliza, capaz de arrasar con todo para conseguir lo que se propone. Así es también en el trabajo. Así que veamos cuáles son sus rasgos en el empleo para descubrir las cuatro mejores profesiones de Leo.  

¿Cómo es Leo en el trabajo?

La característica más llamativa y que condiciona el resto es su atracción por el dinero. A diferencia de otros nativos, para Leo el dinero es lo más importante, entendiéndolo además como un trampolín para acceder al poder, la fama, el lujo. El reconocimiento, en definitiva. Sin eso, nada de lo demás tiene sentido para un Leo.

De ahí que unos de los rasgos que más se les asocia sea la ambición. Ambición en el sentido más crudo de la palabra: trepar hacia lo más alto haciendo lo que sea y pagando el coste que sea necesario para ello. De modo que un trabajo medio, incluso cualificado, en el que no hay una posibilidad de ascender y no hay más alternativa que conformarse trabajando ocho horas diarias bajo la supervisión de un jefe y por un salario modesto es, para un Leo, sinónimo de mediocridad.

De modo que Leo calibra la vida laboral en la disyuntiva éxito/fracaso.

Para Leo, el éxito es liderazgo y dominio sobre los demás. Eso no le convierte necesariamente en un tirano, cuidado. Leo también tiene su código deontológico y moral con el que intenta impartir justicia con los demás, de modo que una vez ha llegado donde quería tratará de ser un jefe justo y carismático. Hay que tener en cuenta, además, que para ellos las palmaditas en la espalda, el reconocimiento, las loas, son fundamentales para sentirse seguro y respetado.

Cuando Leo se encuentra en los peldaños más bajos de un empleo, como un trabajador de a pie, entonces es indisciplinado, le gusta saltarse las normas (aunque la mayoría de las veces lo hace de forma instintiva) y aunque es solidario con un compañero cuando este se encuentra en una situación complicada, tampoco dudará en usar sus armas contra los demás cuando se trate de medrar y escalar posiciones.

Pero todo esto, Leo lo hace con un impulso sincero y honesto. No estamos ante un signo retorcido que gusta de analizar en frío las situaciones para luego dar el golpe. Puede utilizar el engaño, la mentira, el doble rasero, sí, pero lo hará en caliente y llevado por el impulso frenético de la ambición. De lo contrario, Leo es torpe manejando los hilos de la conspiración así que muy probablemente fracase en el intento.

Además de lo expuesto estamos ante un signo de una enorme creatividad e independencia. A Leo le gusta sentir que cuando triunfa es por sus propios medios, igual que cuando fracasa, sin excusas. Así que prefiere trabajos creativos en los que pueda aportar su carácter a lo que hace, un toque distintivo. Su personalidad algo infantil e inmaduro le confiere un especial talento para la creación.

El fracaso, para Leo, es el conformismo. Leo es un signo con una gran fortuna, pero también está infundido de una enorme radicalidad. Por lo cual, puede llegar al éxito de una forma tan meteórica como caer precipitadamente hacia el fracaso. Y eso, con una enorme facilidad. Sin embargo, Leo nunca confunde fracaso con frustración. Es un signo creado específicamente para resistir las caídas, con una hercúlea fuerza de voluntad para volver a levantarse.

Por eso en definitiva podemos describir este signo de fuego con las palabras ambición, perseverancia, fortaleza, indisciplina, creatividad, independencia y una envidiable capacidad para no rendirse nunca.

Las 4 mejores profesiones para Leo

Habiendo descubierto ya cómo son los Leo en el trabajo, es el momento de ver cuáles son las cuatro mejor profesiones para los nativos de este signo.

1. Publicidad y marketing comunicativo

Una de las características fundamentales de un Leo es su don de gentes. Pocos se mueven en el ámbito de la interrelación personal como ellos, y es por ello que la carrera de periodista puede ser una buena salida. Sin embargo, con el trabajo de periodismo Leo corre el riesgo de sentirse encapsulado. Cuando le asalte la terrible idea de que puede seguir tras esa mesa de su redacción toda la vida, se desesperará.

Sin embargo, hoy en día la disciplina periodística tiene nuevas ramas con profesiones cuya estructura las convierten incluso en algo más atractivas para ellos. La publicidad es un mundo lleno de creatividad y que requiere una personalidad enérgica y ambiciosa. Colocar tu producto en el número uno es esencial, y te asegura el éxito. O el marketing comunicativo, en el que posiciones una marca, una persona, o una empresa al frente de la opinión pública es sinónimo de triunfo.

2. Ejecutivo

Es el perfil perfecto de un tiburón de los negocios. Allá donde haya un Leo habrá un ejecutivo dispuesto a trabajar sin ningún tipo de escrúpulos para alcanzar el éxito, lo cual redundará en un progreso para su empresa y para él mismo.

Nada hará tan feliz a un Leo como el sentirse libre en su trabajo, saber que puede poner todas sus habilidades al servicio de un objetivo. No se detendrá ante nada, ni ante nadie, ni descansará hasta que no haya conseguido su objetivo. Y cuando algo no vaya bien o cometa algún error, la diosa Fortuna estará de su parte para echarle una mano.

Si aun así no puede cerrar algún contrato o pierde un cliente importante, Leo no se ofuscará. No se encerrará en su despacho llorando, y su cabeza no estará varios días dándole vueltas a lo que ha salido bien y lo que ha salido mal. No, Leo no es así. Leo se levantará, asumirá el fracaso como la otra cara del éxito, y saldrá dispuesto a cerrar muchos clientes más o ese contrato que se le escapó entre los dedos.

3. Política

Estamos ante un líder nato, nacido para convertirse en un ser carismático. La belleza acompaña a los Leo. Su apariencia es fuerte, su pelo recio, su mirada profunda. Despiertan los sentidos a aquellos ante cuyos ojos se cruzan. Y cuando tienen la oportunidad de exponer su caudal interior de inteligencia, locuacidad, determinación y eficiencia, acaban por deslumbrar. Lo cual los convierte en un signo perfecto para dedicarse a la política.

Además, la político es un terreno pantanosos en el que si uno quiere triunfar, llegar al éxito, debe bajar al barro y estar dispuesto a embarrarse. Y si algo no le falta a Leo, es arrojo y capacidad para embaucar y engañar cuando hace falta, decir medias verdades y adornarlo todo con una oratoria que deje a todos con la boca abierta. No es que Leo no sea una persona ética, moral. De hecho, tienen una profunda creencia en sus principios, de forma sincera y honesta. Lo que les diferencia de los demás es que para ellos el fin justifica los medios, y están dispuestos a todo para lograr ese fin.

Así que si un Leo se mete en política, tienen muchas posibilidades de alcanzar el éxito. De convertirse en lo que es, un líder carismático. Eso sí, un consejo a los asesores políticos de ese Leo: controlen su lado menos amable, la arrogancia, la prepotencia y la soberbia con las que actúa cuando se encuentra en la cúspide.

4. Abogado, juez o fiscal

En las altas instancia de la magistratura, Leo tiene un puesto asegurado por su capacidad de trepar, por su egocentrismo y por su respeto al orden.

Por la enorme importancia que un Leo da siempre al orden en todas las facetas de la vida, le convierte en un candidato ideal para la carrera de Derecho. Además, esa sensación de estar trabajando para impartir justicia, le inflará el ego tal y como los nativos de este signo necesitan. Es decir, en una carrera profesional como el Derecho, donde la egolatría está al orden del día, Leo puede encontrase como un león en la sabana: el rey indiscutible.

Claro, todo depende del rango que ocupe. Pero para esto la magistratura dispone de varios niveles y de una oportunidad clara para trepar. De modo que Leo tendrá la posibilidad, por sus méritos, de irse ganando puestos de responsabilidad hasta llegar a profesiones como juez o fiscal, los rangos más altos. Para hacerlo cuenta con una ventaja: destapando su arsenal oratorio, su capacidad de seducción y su habilidad por retorcer la realidad a su antojo, convencería a más de un juez de que la tierra es plana.