Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Cuando le gustas a un hombre Leo: 5 pistas para descubrirlo

Tan pomposo y narcisista como entrañable. Así es el felino del zodiaco cuando le gusta alguien

¿Sabes lo que es la intensidad exagerada hecha persona? ¡Pues un Leo enamorado! No hay cosa más intensa, más expresiva y más pomposa que este signo cuando está prendado de alguien.

Así que si últimamente te preguntas si eso es lo que le está volviendo más excéntrico de lo habitual a ese amigo tuyo cuando te ve… probablemente estés en lo cierto, porque cuando le gustas a un hombre Leo, no te deja lugar para las dudas; lo tienes claro tú y el resto del mundo. ¡En lo de llamar la atención no le gana nadie!

Cuando le gustas a un hombre Leo: 5 pistas para descubrirlo

Sigue el rastro de estas evidentes señales que el gran felino deja a su paso para que vayas pillando las indirectas.

1. Más patoso que nunca

Y te podemos asegurar que es lo último que desearía parecerte en esos precisos momentos, ya que ante todo desea impresionarte. Porque cuando le gustas a un hombre Leo, es tanta la presión que siente por desear despertar tu interés, que no da pie con bola. Y como no es precisamente discreto, pues se encuentra montando el número a la mínima de cambio. Claro, que al fin y al cabo se trata de llamar tu atención, ¿no? Pues eso: ¡Misión cumplida!

 

2. Escenitas de celos

Al igual que el auténtico rey de la selva, cuando le gustas a un hombre Leo, también él muestra su lado más territorial y posesivo. Y como de alguna forma asume que tú, principio y fin de todos sus pensamientos, fueras de alguna forma “suya”, no deja de marcar su territorio cuando está alrededor, y mucho más insistentemente cuando acechan sus posibles competidores.

Como ya estás advertida, no te extrañes si a partir de ahora presencias alguna salida de tono irónica (y un tanto infantil) cuando estéis charlando y se acerque algún amigo tuyo a saludarte. También es altamente probable que por eso te entre la risa; ¡cuidado, que se puede ofender! Entiéndelo, está más sensible de lo habitual…

3. La vanidad en persona

Más que un león parece un pavo… un pavo real, queremos decir. Porque cuando le gustas a un hombre Leo, necesita desplegar toda la exuberancia de su plumaje para disfrutar de ver cómo te encandila con su atractivo.

Se siente más interesante que nunca, más que nadie, guapo hasta decir basta… Vamos, que no se besa porque no llega. Y no desaprovechará la más mínima oportunidad para intentar hacértelo ver.

4. Tu guardaespaldas particular

¿Te sientes observada? Puede tener que ver con la sensación de que últimamente el felino del zodiaco se haya convertido en tu sombra, porque cuando le gustas a un hombre Leo, emerge desde su interior un afán tan proteccionista hacia la mujer que le trae de cabeza que no se da ni cuenta de hasta qué punto puede ser absorbente, incluso asfixiante.

Pero no es algo que percibas solamente cuando intenta acompañarte allá donde vayas, sino también en la forma de intentar protegerte, de velar por tu bienestar y hasta de exagerar por preocuparse de lo que no tendría por qué. Pero ¿a que es una monada? Sí que lo es, sí.

 

5. Romanticismo no apto para cardíacas

No nos podemos olvidar que el elemento de este signo, el fuego, también es un detonante de su apasionamiento más elevado. Y cuando le gustas a un hombre Leo, de romántico que se pone hasta se pasa. Bueno, todo depende de lo que a ti misma te guste.

Puede ser que te sorprenda recurriendo a detalles que haya podido cazar al vuelo en una conversación contigo, quizás se trate de organizar algo que sepa que te encanta, o, a lo mejor, simplemente aprovecha que tiene un momento para compartirlo contigo y cada palabra que te ofrece parece pensada para tocarte la fibra.

En cualquier caso, las atenciones, las sorpresas y las demostraciones más impresionantes de sus emociones más íntimas no faltarán para aquella persona que despierte el gusanillo del amor en un hombre Leo.

 

Seguro que repasando todas estas pistas a estas alturas lo tendrás realmente claro. Y si tus conclusiones apuntan a que sí está por ti, ve preparándote… ya que ahí no acaba el asunto. Porque cuando le gustas a un hombre Leo, después de hacerte seguir ese rastro de huellas que ha dejado expresamente para que te sirvan de pista hasta donde él te quiere llevar (vamos, a intuir que está prendado de ti), lo siguiente es descubrirte su secreto a voces.

No dudes que es cuestión de (poco) tiempo que este impetuoso y cálido hombre te reconozca abiertamente que le gustas muchísimo. Pronto lo verás con tus propios ojos.