Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Los 5 talentos ocultos de Leo

Horóscopo Mágico te revela cúales son tus talentos ocultos según tu signo
Estos son los talentos ocultos de Leo | Horóscopo Mágico

 

Del Rey del Zodiaco conocemos todos su orgullo indeleble y su espíritu juguetón que durante eras ha consechado a la sombra de una personalidad de líder vanidoso y autocomplaciente. Quizás haya que escarbar en esa melena de dandy para encontrar otros rasgos de la personalidad del león que pueden pasar desapercibidas a simple vista. Para descubrir los talentos ocultos de Leo hay que andar el apasionante camino hacia el descubrimiento de un signo fascinante y deslumbrante.

Los 5 talentos ocultos de Leo

Los rasgos que a continuación se definen son consecuencia de su personalidad, aunque a veces formen parte de su lado más desconocido. De ahí que entre los talentos ocultos de Leo encontremos más de una sorpreso.

1. El rey de la moda

Deslumbrante y tranquilo, acompasando armoniosamente sus pasos, avanza por la avenida con su pelo cuidadosamente acicalado el Rey León. Entre todos los mortales lo verás brillar por su acurado trato en la vestimenta, pero también por los aires de Don Juan que se gasta a cada paso. Eso convierte la moda en uno de los talentos ocultos de Leo.

Teniendo en cuenta que para los Leo la admiración y el reconocimiento externo son el aire que respira, la moda ha sido desde siempre su gran debilidad. El aspecto externo tiene para ellos la función de alicatar la belleza natural que los asiste. Y no escatiman en gastos para adquiri el último traje de moda, las gafas más deslumbrantes, el perfume arrebatador. 

Su espíritu gregario les lleva por instinto a la vida en manada, de forma que raramente encontraremos a Leo en el sillón de su casa leyendo un libro, agazapado y refugiado en la soledad. Será más bien un ente andante entre la muchedumbre, cuya razón de ser, el verdadero sentido de la vida, se lo da la distinción: eso les lleva, a menudo, a cruzar la frontera entre la elegancia en el vestir y el atrevimiento extremo que lleva a la extravagancia. 

2. La generosidad

Muchos desconocen este talento oculto del Rey, pues los prejuicios se agotan en su esfigie de bestia dominante que controla la sabana con un poder despótico. Digamos que la convicción de Leo de su derecho sobre el dominio de los demás es una codificación de su conducta social, la ley natural que rige su orden, la seña de identidad sin la cual pierde su esencia. Pero en el lado personal y humano, los códigos sociales se derriten como un azucarillo en el café, igual como lo hace el corazón de los leones, infundidos en su más profundo ser del valor atávico de la protección maternal.

De ahí emana otro de los talentos ocultos de Leo, su generosidad. Este valor se desarrolla en su personalidad como un hecho inmanente, que no se manifiesta ni se externaliza de una forma voluntaria sino como un acto reflejo. Leo da y no espera nada a cambio. Inconscientemente, para Leo recibir algo a cambio de un favor es un signo de debilidad que hiere su orgullo

3. El mejor de los anfitriones

Entrar en casa de un Leo (¡Ya no digamos de una pareja de leones!) es atravesar el umbral de lo majestuoso. La casa más humilde te parecerá un palacio rococó, o más bien barroco: Leo no escatima en detalles, aunque a veces la acumulación esquilme la belleza de lo sobrio. 

Para un Leo, la apariencia física tiene que tener su reproducción en el hogar, que es la carta de presentación entre los demás. De modo que si uno de ellos te invita a su casa, puedes estar tranquilo: Estarás en mano de uno de los mejores amfitriones. El ambiente será una delicia, y podrás respirar buen gusto en cada detalle. 

Leo te recibirá hecho un pincel, ya lo puedes intuir, y te llevará hasta tu lugar con las maneras más refinadas de los aristocratas decimonónicos. Lo importante, sin embargo, es que no se tratará solo de una apriencia. Leo lo lleva en la sangre, es uno de sus talentos ocultos: sabe tratas a sus huéspedes como nadie, por esa mezcla de orgullo y generosidad. Eso sí, no olvides señalarle de vez en cuando qué bonitos son los cuadros, qué acierto en el color de la pared o qué buen gusto esos jarrones chinos... 

4. Una "supermamá"

El instinto de protección que caracteriza a las mujeres de este signo es inquebrantable, y les otorga uno de los talentos ocultos de Leo. En pocos signos como en este la estructura familiar se manifiesta con un acento patriarcal tan marcado, en el que ambos roles de la pareja actúan según los condicionamientos biológicos y culturales.

Así que, allá donde el papá Leo vive convencido en su rol de macho dominante cuya función es asegurar el sustento de la familia, la mamá Leo adquiere los rasgos más profundos de la maternidad, que se basan en el control y la protección de las crías. En los animales, claro, eso no pasa de ser un rasgo biológico. Pero en los seres humanos la dicotomía adquiere rasgos psicológicos muy particulares.

Las nativas del signo de Leo tienen un sentido de la maternidad muy desarrollado que les lleva a cuidar a sus hijos con una ternura desaforada en sus primeros pasos, y que luego evoluciona hacia una perfeccionada mezcla de protección y control, de ternura y de exigencia. De tu madre Leo recibirás a pares igual las peores broncas y el más tierno de los abrazos.

5. Un coach personal

No todos podemos ser como Leo, pero podemos al menos intentarlo y acercarnos a ellos. Para hacerlo no tenemos otro remedio que ponernos en sus manos. Y ese es el quinto de los talentos ocultos de Leo: su capacidad de enseñar a los demás a encontrar la luz.

Por estar regido por el Sol el nativo de Leo es, de todos los signos del Zodiaco, el que está más cerca de la luz. Su talento natural es reconocer y descubrir el brillo de las cosas, por lo que sumado a sus conocidas dotes de liderazgo, Leo se convierte en algo así como un Moisés bíblico que conduce a su pueblo hacia la fecundidad y la vida. 

No es extraño ver a los Leo como "coach" o entrenador personal, aconsejando a los demás sobre cómo afrontar la vida con optimismo, revelando los secretos de la felicidad, dando herramientas para huir de la sombra y avanzar hacia la luz. He aquí como entre los talentos ocultos de Leo se esconde quizás la imagen más ajustada a su personalidad: un mesías místico guía a sus fieles hacia la luz.