Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Jeroglíficos, símbolos egipcios y escritura jeroglífica: Todos sus secretos

Un viaje apasionante por la fascinante "lengua de los dioses"
Los jeroglíficos egipcios eran considerados como una escritura sagrada | Egyptweb

 

Para los antiguos egipcios, la escritura jeroglífica era considerada la lengua de los dioses. “La lengua de los dioses”, por una combinación de ideogramas, fonogramas y determinativos se escribía con un estandarte, un palo y tres rayas verticales. ¿Curioso, verdad?

Pues no te pierdas este artículo, y descubrirás muchas otras cosas asombrosas sobre los jeroglíficos egipcios, el primer sistema escrito de la historia.

¿Qué son los jeroglíficos egipcios?

Los jeroglíficos egipcios son un sistema de escritura utilizado por los habitantes del Antiguo Egipto desde la época predinástica hasta el siglo IV. Por eso es una de las escrituras más antiguas, y desde que fueran descubiertos y descodificados por culturas posteriores, los jeroglíficos egipcios han llegado hasta nuestros días despertando una gran fascinación.

Entre otras cosas, los jeroglíficos egipcios eran considerados “la lengua de los dioses”, pues se creía que era un legado a los hombres por parte de Thot, el dios egipcio del conocimiento. Por eso, una de sus principales funciones era permitir el viaje del difunto al más allá mediante la representación de los jeroglíficos en tumbas y monumentos funerarios.

Jeroglíficos, símbolos egipcios y escritura jeroglífica: Todos sus secretos | HOROSCOPOMAGICO.COM

 

Pero no sólo eso. Los faraones utilizaban los símbolos jeroglíficos para plasmar sus leyes y dejar constancia de sus logros, de modo que se ha encontrado este tipo de escritura también en tablillas y pergaminos. En ese sentido, una de las principales figuras de los servidores reales eran los escribas, que formaban un auténtico cuerpo de funcionarios con formación específica.

La escritura jeroglífica fue la primera lengua escrita desarrollada en la historia. Por su dificultad en la interpretación, se cree que sólo sabían leerlos los sacerdotes, los oficiales del ejército, los faraones y los escribas. Se escribían de forma vertical y horizontal, pero nunca de arriba abajo. Para entender su complejidad, te explicamos cómo funcionaba.

La piedra Rosetta y el funcionamiento de la escritura jeroglífica

Desde su origen en el 3.000 a.C. hasta el siglo IV, la escritura jeroglífica se utilizó en el Antiguo Egipto durante miles de años y sufrió varias modificaciones. Su significado permaneció como un misterio para las culturas posteriores, hasta que en el año 1799 una expedición guiada por Napoleón descubrió la Piedra Rosetta.

Esta piedra parecida al granito fue la clave para descifrar los jeroglíficos egipcios, porque contaba con la ventaja de incluir en un mismo texto tres tipos de escritura: la parte superior estaba grabada en escritura jeroglífica, la parte intermedia en escritura demótica, y la parte inferior en griego antiguo.

La Piedra Rosetta permitió descodificar por primera vez los glifos egipcios | British Museum

 

Originalmente la piedra estaba dentro de un templo, pero luego fue trasladada como piedra de construcción cerca de la localidad de Rosetta, en el delta del Nilo. El soldado francés Pierre-François Bouchard la descubrió durante la campaña militar de Egipto, aunque tras la victoria de los ingleses fue depositada en el Museo Británico en 1802.

Su triple escritura pronto despertó el interés de los egiptólogos, que vieron por primera vez la posibilidad de descifrar los misteriosos jeroglíficos egipcios. Tras una primera traducción del texto en griego en 1822 Jean-François Champollion anunció en París que se había descifrado el texto jeroglífico.

Alfabeto egipcio y símbolos egipcios: cómo leer los jeroglíficos

La escritura jeroglífica deriva de la pictografía, la representación de objetos en base a dibujos. Es decir, que sus autores tratan de expresar conceptos mediante la representación de objetos conocidos de la naturaleza y la vida cotidiana.

Se calcula que la escritura jeroglífica contenía hasta 750 símbolos y estaba estructura en torno a tres elementos. Los ideogramas establecían una relación directa entre el símbolo y su significado: un gato significaba un gato. Los fonogramas eran representaciones de sonidos, tanta silábicos como alfabéticos. Y los determinativos funcionaban para indicar el significado de símbolos que tenían más de una aceptación.

Para leer una inscripción egipcia es básico conocer primero el manual de figuras que agrupa los 750 símbolos egipcios en 26 grupos distintos (animales, partes del cuerpo humano, deidades, elementos de la naturaleza, etc.). Con el paso de los siglos la escritura se fue modificando y los símbolos aumentaron, como así también su complejidad.

A partir de la combinación de ideogramas, fonogramas y determinativos, se desarrolla un complejo sistema que exige una lectura cuidadosa de los textos.

Por ejemplo, un pato solo puede representar solamente un pato, pero cuando va acompañado del sol, pasa a representar el “hijo de Ra”, y puede llevar incorporado el nombre de un faraón. Asimismo, como fonograma, un pato es la conjunción de las letras S y A, y puede formar parte de una secuencia que nada tenga que ver con los patos o los hijos.

Otro ejemplo: el bastón significa “palabra”, mientras que el estandarte que guardaba las puertas de los templos representa lo sagrado. Así que un bastón con el estandarte delante significaba “palabra de dios”, y si iba seguido de tres rayas verticales, la palabra era en plural.  

Hoy se sabe que existe una equivalencia entre nuestro alfabeto y los símbolos de la escritura jeroglífica. Así por ejemplo, la letra A equivalía a un águila, mientras que el dorso de la mano izquierda representaba la E, y un cazo la C. ¿Curioso, verdad? A pesar de eso, no se sabe cómo se pronunciaba la lengua egipcia antigua.

El misterio de los jeroglíficos de Abidos

Algunas escrituras jeroglíficas han planteado un auténtico misterio para los investigadores. En particular, los famosos jeroglíficos de Abidos, situados en el templo del faraón Seti I, en el Alto Egipto, han abierto un interrogante que desafía toda lógica, puesto que en los ideogramas se incluyen naves modernas, helicópteros e incluso submarinos. ¿Cómo pudieron representar estos opjetos fuera del tiempo?

En seguido surgieron las hipótesis más aventuradas: desde que el Antiguo Egipto fue la civilización más avanzada que ha existido hasta ahora, hasta que tuvieron contacto con los extraterrestres. Según esta última teoría, civilizaciones más avanzadas de otros mundos visitaron a los egipcios y les mostraron sus avanzados dispositivos.

Los más escépticos, sin embargo, intentan encontrar una respuesta lógica al misterio: los jeroglíficos de Abidos no son ooparts (objetos fuera del tiempo) sino una extraña combinación de símbolos comunes del código egipcio. Eso se debería a una innovación excepcional en la escritura, o, lo que es más probable, a varias modificaciones dentro de un mismo texto.