El temible lobo Fenrir es hijo de Loki y mata a Odín en el Ragnarök | Horóscopo Mágico

 

En la batalla por el control de la tierra que libraron en la edad poética de la mitología nórdica los dioses y los gigantes,el lobo Fenrir fue uno de los seres más poderosos cuyo papel fue fundamental, como progenitor de los lobos que destruyen el sol y la luna, y como monstruo que logrará dar muerte al dios Odín.

Descubre la genealogía y el papel del temible lobo Fenrir en la cosmogonía de la mitología nórdica, y cuyo magnetismo atrajo a los creadores de Marvel y a J.K. Rowling para enriquecer su sugerente mundo de mito y ficción.

    Fenrir, el lobo de la mitología nórdica

    El monstruoso lobo Fenrir es uno de los animales legendarios más importantes de la mitología nórdica porque, dentro de este cosmogonía, cumple un papel fundamental en la batalla del destino de los dioses, el Ragnarök, dando muerte al dios Odín.

    Según el poema épico más importante de la mitología nórdica, el Völuspá: “Entonces se cumple la segunda condena de Hlín, cuando el dios Odín va a luchar con el lobo”.

    La importancia de Fenrir parte de su origen mismo, pues es hijo de Loki, el “origen de todos los males” en la mitología nórdica, pues siendo un gigante se mezcla con los dioses llegando a ser considerado como un hijo por Odín (a menudo aparece en las genealogías como hermano de Thor) hasta que urde maquiavélicamente el asesinato de su hermano Balder.

    Fenrir es el fruto de la unión entre Loki y la gigante Angerbord, que también dan a luz a Hel, la diosa del infierno, y Jörmundgander, la serpiente de Midgard que dará muerte al dios Thor en la batalla del destino de los dioses. Cuando los dioses de Asgard descubren la existencia de estos seres son desterrados: Hel es enviada al reino de las tinieblas, y Jörmundgander al fondo del mar.

    El papel del lobo Fenrir en el Ragnarök

    Sin embargo, Fenrir es aún un cachorro y los dioses se apiadan de él. Durante años vive en su morada y es cuidado y alimentado por Tyr, el dios de la guerra, aunque su rápido crecimiento hacer temer a los dioses, que recurren a los Alfes Negros (los mejores herreros de Asgard) para atar al lobo monstruoso a unas piedras.

    Los enanos accedieron a construir la cadena más sólida que jamás se habría forjado, y que según la mitología nórdica se formó, para atar al lobo Fenrir, a partir “del ruido de los pasos del gato, de la barba de una mujer, de raíces de montaña, de tendones de oso, de esencia de pescado, y de saliva de pájaro.

    Dice la historia que para convencer al lobo de ser encadenado con las cadenas Gleipnir, los dioses apelaron a su orgullo apostando que no sería capaz de liberarse de las nuevas cadenas. Fenrir aceptó el reto pero con la condición de que un dios ponga la mano en sus mandíbulas como seguro de que no le engañaban, y así se explica cómo el dios Tyr perdió un brazo.

    Fenrir logra liberarse y prepararse para la gran batalla final. Según cuenta la leyenda, Fenrir tuvo dos hijos: Sköll es el lobo que persigue a los caballos Arvak y Alsvid que tiran del carro de la dios del Sol, mientras que Hati es el lobo que persigue la Luna. Así lo profetiza uno de los cantos mitológicos más importantes.

    Al este, la anciana estaba, en Járnvid,

    y allí alumbró la camada de Fenrir,

    de todos ellos surgirá uno

    destructor de la luna, en forma de trol.

    Y es que, sediento de venganza, cuando Fenrir llega a la batalla decisiva del Ragnarök, manda a Hati a destruir a la Luna, mientras Sköll termina con el Sol, sometiendo a la tierra a la oscuridad más absoluta mientras Odín y los dioses de Asgard libran la guerra contra Loki y los gigantes Jotuns.

    Fenrir engulle a Odín dando muerte al dios primordial, que sin embargo será rescatado por sus fauces del hijo de Odín y dios de la venganza, Vidar, y así concluye la épica leyenda del monstruoso lobo Fenrir.

    El lobo Fenrir mata a Odín en la batalla por el destino de los dioses | Horóscopo Mágico

    Fenrir en Marvel (el Lobo Fenris): del mito a la ficción

    La mitología nórdica ha servido de base para historias de ficción de las que han surgido varios personajes inspirados en el lobo Fenrir. Su poderío (las crónicas lo describen como un lobo monstruoso de grandes fauces y una fuerza descomunal) y su papel determinante en la guerra entre dioses y gigantes le han convertido en una fuente de inspiración.

    Como personaje de cómic apareció por primera vez en marzo de 1965 en el Journey into Mystery con el nombre de Lobo Fenris, para luego reaparecer en las sagas de la historias de Thor. En la primera historieta, o sea desde su origen, Marvel utilizó al Lobo Fenris conservando parte de su historia real e incorporando nuevas formas de ficción.

    Tanto es así que en su primera aparición sirve como base para la adaptación de la Caperucita Roja, cuento de Charles Perrault, a la mitología nórdica, pues aquí la joven Ilda lleva las manzanas de oro de la inmortalidad a Odín a través de los bosques de Asgard. En estas historias es la diosa ficticia Hela quien libera al Lobo fenris provocando el Rgnarök.

    El lobo que inspiró a J. K. Rowling: Fenrir Greyback

    En el universo mágico creado en la saga de Harry Potter por la escritora de éxito J. K. Rowling, el poderoso personaje del lobo Fenrir entra en contacto con el mito ancestral del hombre lobo para dar lugar a Fenrir Greyback, un licántropo terrible con una gran voracidad con preferencia por los niños.

    Fenrir, el lobo de la mitología nórdica, inspiró al personaje de J.K.Rowling, Fenrir Greyback | Warner Bros

     

    Este ser lidera una comunidad de hombres lobos y su objetivo final es infectar a toda la humanidad con el virus de la licantropía con el fin de conseguir un poderoso ejército que consiga derrotar el mundo mágico. Se le describe como un ser carroñero y su final es incierto: acaba muerto o encerrado en las mazmorras de Azkaban.

    Fenrir Greyback toma partido en la Batalla de la Torre de Astronomía, en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, durante la Segunda Guerra Mágica, en la que deja una profunda cicatriz en la cara a William Weasley. Aparece en Harry Potter y el Misterio del Príncipe, y en Harry Potter y las Reliquias de la muerte. En el cine fue interpretado por David Legeno.