Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

¿Qué son los vampiros? 7 curiosidades sobre estos seres mágicos

Descubre todo sobre los vampiros: qué son, dónde viven y cómo se alimentan
¿Qué son los vampiros? 7 curiosidades sobre estos seres mágicos | HOROSCOPOMAGICO.COM

 

El Drácula que nació de la pluma de Bram Stoker, el Conde Draco de ‘Barrio Sésamo’, o Edward de la saga ‘Crepúsculo’. Los vampiros nos rodean en la cultura popular, pero pocos conocen cuáles son las verdaderas raíces de estas criaturas mágicas.

¿Qué son los vampiros? Definición

Un vampiro es un ser, a veces relacionado con el demonio, que está muerto, pero permanece en el mundo de los vivos. Se puede ser vampiro de nacimiento, o bien porque otro vampiro te haya convertido a través del llamado beso del vampiro, esto es, que haya hincado sus afilados colmillos en tu cuello y haya bebido tu sangre.

El aspecto es el de un ser humano cualquiera, solo que su piel es más pálida, y en su boca están esos conocidos colmillos que le permiten desgarrar la carne humana con facilidad. Al estar muertos siempre presentan un tacto frío, aunque a ellos no les afecta en especial ni las altas ni las bajas temperaturas.

Se dice que estos seres mágicos no envejecen, pues a través de la sangre humana, su único sustento alimenticio, consiguen regenerarse con una pasmosa rapidez, pudiendo incluso rejuvenecer. Se esconden entre los seres humanos porque no son especialmente hábiles a la hora de defenderse, en especial, de las tecnologías.

Al estar ya muertos, no podemos matar a un vampiro con métodos tradicionales; para acabar con él solo podemos exponerlo a la luz del sol (lo que hace que siempre vivan de noche), cortarles la cabeza o clavarles una estaca en el corazón. En algunas leyendas se presentan además como seres sensibles al agua.

El vampiro tendría facilidad, además, para cambiar de forma, y la más popular es la de que puede convertirse en murciélago. Sin embargo, también puede desvanecerse en forma de niebla, y de otras bestias como lobos, gatos, perros u ovejas.

¿Dónde podemos encontrar a los vampiros?

A lo largo de todo el mundo existen leyendas, con diferentes nombres, de seres vampíricos: vurdalaj, bruclacos, upires, strigoï... Se dice que podemos encontrarlos especialmente en la zona de los Cárpatos y el este de Europa, por supuesto, una vez que cae la noche.

Esto se debe, principalmente, a la novela ‘Drácula’, escrita por Bram Stoker, que hizo famosa la figura del vampiro tras inspirarse en un príncipe sanguinario llamado Vlad Tepes, el empalador, cuyo castillo se puede visitar en la actualidad en Rumanía.

A esto le sumamos la leyenda de Erzsébet Báthory, una condesa eslovaca que creía que la sangre tenía el poder de hacerla más joven, y por ello mandaba matar a jóvenes doncellas para bañarse en su rojo fluido.

Sin embargo, también encontramos leyendas de vampiros por toda Europa tanto del oeste como central, así como América Latina o Egipto. En Oriente tuvo tanta influencia que incluso en las ‘Mil y una noches’ encontramos un cuento con una de estas perversas criaturas.

¿Qué son los vampiros? 7 curiosidades sobre estos seres mágicos | HOROSCOPOMAGICO.COM

 

7 curiosidades sobre estos seres mágicos

¿Cuánto sabes sobre vampiros? Aquí tienes algunos datos destacados sobre ellos.

1. Cómo alejar de ti un vampiro

Si no queremos que una de estas criaturas mágicas nos ataque podemos repelerlo con diferentes elementos. Entre los más habituales está el crucifijo, símbolo de Jesucristo, que repelería al vampiro como ser procedente del infierno; un rosario también tendría el mismo efecto. El otro elemento extendido en la cultura popular protegernos de su mal serían los ajos.

Luego, dependiendo de la zona, nos podríamos encontrar elementos como las rosas, la mostaza, o unas tijeras abiertas y la sal.

2. Grandes contadores

¿Sufren los vampiros una especie de síndrome obsesivo compulsivo? Según muchas leyendas, así es, y no pueden resistirse a contar aquello que encuentren, por ejemplo, granos de arroz en un saco (algo que los entretendría y ayudaría a sus víctimas a huir).

Y lo mismo sucede con los nudos: tienden a deshacerlos. De esta manera, era habitual que se pusiesen redes de pescador cerca de tumbas de personas que murieron con fama de ser vampiros. En el caso de que volviesen del más allá, no podrían causar daño porque se pasarían un buen tiempo ocupados deshaciendo nudos.

3. Adán y Eva (y los vampiros)

Antes de Drácula, una de las primeras leyendas que surgen sobre vampiros la encontramos en la historia de Adán y Eva. Estos fueron padres de Caín y Abel, y el primero, sintiéndose celoso de su hermano, lo mató. Entonces Dios lo condenó a v vivir eternamente con la muerte de su hermano en la conciencia y todos sus hijos deberían sufrir su castigo y alimentarse de sus hermanos hasta el día de la redención, convirtiéndolo en vampiro.

Otra leyenda cita que Adán, antes que Eva, tuvo una primera esposa llamada Lilith, que no consitió someterse a la voluntad del varón, pues exigía ser tratada de igual a igual. Descontenta, Lilith abandonó el jardín del Eden, habitó en una zona llena de demonios y se convirtió en un vampiro.

4. Seres sin alma

Los vampiros son seres sin alma, y por ello no tienen sombra, ni tampoco se reflejan en los espejos ni aparecerían captados en las fotografías. Sin embargo, tienen algunas habilidades especiales que no tienen los seres humanos, como una gran habilidad de recuperación, son más rápidos, tienen unos sentidos exquisitos y más desarrollados, con una capacidad única para ver los colores.

5. ¿Solo se alimentan de sangre?

Ya hemos explicado que habitualmente se señala a la sangre como el único alimento del vampiro, el cual necesita sangre porque estas criaturas mágicas no pueden beber la de los muertos, porque una persona muerta lleva al vampiro con él al final de su no-vida.

En América del Sur, los vampiros tenían fama de alimentarse de la sangre del ganado, y en ciertas descripciones se ha señalado que la sangre no era su alimento base, sino más bien el fluido vital que les permitía estar en este mundo una vez habían muerto.

6. Bela Lugosi, el actor que se creyó Drácula

En los años 30, la productora Universal se especializó en filmar películas de terror, y para adaptar al séptimo arte la novela Drácula contó con un actor de origen rumano llamado Bela Lugosi. Su magistral interpretación del Conde Drácula fue su ruina, pues quedó encasillado en el rol de vampiro en numerosas películas de gran presupuesto, pero también en otras hechas con escasos recursos.

Cuando murió, Bela estaba tan obsesionado con el personaje que pidió ser enterrado con la capa de Drácula, voluntad que, por supuesto, se cumplió.

7. Enfermedades de vampiros

El mito de los vampiros bebe mucho de ciertas enfermedades reales que sufren los seres humanos, que compartirían síntomas y signos con los del vampirismo.

Entre otros, merece la pena destacar la anemia, la rabia, la peste, el carbunco y la porfiria. Esta última vuelve a los enfermos fotosensibles, deforma su rostro y causa intolerancia a alimentos como el ajo.