Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

¿Qué es el biomagnetismo? Usos y beneficios de la terapia con imanes

Descubre en qué consiste esta corriente de medicina alternativa
¿Qué es el biomagnetismo? Usos y beneficios de la terapia con imanes | HOROSCOPOMAGICO.COM

 

La humanidad ha empleado desde hace milenios el poder de las piedras para mejorar su bienestar físico y mental. Pero no solo ha recurrido a las gemas y cristales mágicos para lograr esto, sino también a los imanes. De hecho, hace algunas décadas se popularizó unos purificadores de agua con imanes, pues se atribuía al agua imantada propiedades para reducir la acidez estomacal, calmar los nervios y drenar el organismo, entre otras virtudes.

Dentro de todos las las terapias que se pueden llevar a cabo con imanes para mejorar nuestra salud, la más popular es la conocida como biomagnestismo holístico. Hablamos de una medicina alternativa, y la información que sobre ella damos es meramente informativa, y en ningún momento debe sustituir al tratamiento que nos haya recetado un médico.

Qué es el biomagnetismo

La terapia biomagnética tiene como objetivo curar y equilibrar el nivel de pH del cuerpo con imanes de intensidad media que se ponen sobre el cuerpo del paciente. Su descubridor fue Isaac Goiz Durán, un médico mexicano, que dio con ella en 1988, y según su teoría, muchas enfermedades más o menos complejas, así como distorsiones de nuestro bienestar, se asocian con alteraciones fundamentales del pH de los órganos internos y la presencia de virus, bacterias, hongos, parásitos, toxinas y otros factores.

Así, Goiz afirma que todas las enfermedades o molestias son perfectamente curables siempre que no haya una degeneración irreparable de órganos o tejidos, y a través de la magnetoterapia, podría identificar y corregir el origen de todos esos problemas. Y no solo eso: también se describe como un tratamiento preventivo que puede detectar la patología incluso antes de su manifestación.

Esta corriente describe que el ser humano está formado por miles de millones de electrones que forman átomos, que se organizan en células, que forman los tejidos de los órganos, huesos, músculos, piel, nervios y demás elementos que estructuran nuestro organismo.

Para que funcione el cuerpo funcione, todos sus componentes deben suministrarse permanentemente con energías electromagnéticas suministradas por sus propios electrones, y si estos fallan, pueden reactivarse a través de la carga de los imanes.

Algunos usos de la terapia con imanes

De este modo, lo que se busca es el equilibrio interior del paciente, que aumente su sistema inmunológico, y que el propio cuerpo vaya sanándose, reparándose.

Normalmente, en una sesión, el paciente se tumbará en una camilla en la que se le hará un chequeo previo, y comentará qué dolencias tiene, aunque se le puede encontrar alguna más. A continuación, el terapeuta colocará pares de imanes naturales de intensidad media de cargas opuestas (positivas y negativas) en áreas concretas del cuerpo para equilibrar el pH. El tratamiento puede durar entre una y dos horas.

El paciente solo tiene que llevar ropa cómoda, zapatos cerrados, y estar tranquilo, con el teléfono apagado. Es un tratamiento completamente indoloro, no invasivo, y el paciente suele notar una sensación de sueño y calma.

¿Es un método efectivo? Según Yataco Morales, biomagnetista de Perú, hasta el 70% de los pacientes que se someten a tratamientos de magnetoterapia encuentran mejoría, si bien admite que, en algunos casos, hay personas a las que no les ocurre nada. Otras, sin embargo, dependiendo de la gravedad, pueden encontrar mejoría desde la primera sesión.

En el caso de nuestro cuerpo responda al biomagnetismo holístico, el número de sesiones para lograr la curación variará por agentes como la enfermedad y su cronicidad, su edad, su tamaño, su metabolismo, su estado nutricional, su metabolismo, entre otros.

Beneficios del biomagnetismo

Muchas enfermedades y dolores se pueden prevenir, tratar o mejorar con un tratamiento biomagnético, según los expertos en esta medicina alternativa, que, repetimos, no sustituye a un tratamiento médico tradicional, aunque sí puede complementarlo.

A continuación, ofrecemos un listado de algunas de las enfermedades que se pueden beneficiar con el biomagnetismo holístico.

Sistema inmunológico

Podría tratar enfermedades como la dermatitis, las alergias o el lupus, entre otras.

Tumores

Depende del estado de la enfermedad y del avance que tenga, y si ha causado daños irreversibles o no, podría ayudar en abscesos, quistes o en el cáncer.

Nervios cerebrales

La magnetoterapia ayudaría a elimiar el dolor de cabeza, el vértigo, la migraña, la neuralgia, la meningitis, entre otras dolencias. Algunos expertos señalan que con la terapia con imanes también se puede frenar el Parkinson y el Alzheimer.

La piel

El biomagnetismo holístico sería un buen aliado contra la psoriasis, la dermatitis atópica, el vitíligo, el acné o el herpes labial.

Disfunciones

Aliado para combatir la diabetes y el tiroides, los problemas en los órganos sexuales, etcétera.

Trastornos

Esta terapia sería buena para mitigar el dolor de espalda, el óseo y el muscular, la fibromialgia, la atritis, la osteoporosis, la gota, los esguinces…

Trastornos emocionales

Paliaría la agresividad, la esquizofrenia, el insomnio, la ansiedad o la depresión, entre otros.

Otros beneficios

También sirve para tratar problemas respiratorios, dolencias en la boca, oído y ojos, en los trastornos hepáticos y renales y en enfermedades venéreas.

Curiosidades sobre el poder de los imanes

Decíamos al inicio del reportaje que las piedras magnéticas siempre han despertado la fascinación de los seres humanos y buscaron qué poderes mágicos podrían encontrar en ella para beneficiarse de su salud.

En Egipto, la magnetita era sagrada porque venía del dios Horus, y se aseguraba que participaba en la regulación de los movimientos del universo.

En el norte de Europa, se cree que el pueblo vikingo conocía las propiedades magnéticas y la utilizaron como una brújula para evitar desviarse durante sus viajes marítimos.

Y aunque el padre del biomagnetismo es Isaac Goiz, no podemos olvidar en este reportaje la figura del médico Mesmer, que en 1771, se hizo famoso gracias a su uso de imanes y sus propiedades magnéticas para tratar enfermedades y es el auténtico padre de las terapias con imanes.

Uno de sus tratamientos más conocidos era darle al enfermo una medicación rica en hierro, y a continuación, pasaba imanes por la superficie del cuerpo del paciente y alineaba así el campo magnético.