Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Lapislázuli: significado, propiedades curativas y usos en gemoterapia

Descubre para qué es beneficioso el lapislázuli y cómo utilizarlo
Lapislázuli: significado, propiedades curativas y usos en gemoterapia | HOROSCOPOMAGICO.COM

 

El lapislázuli es una hermosa piedra de color azul, que anteriormente fue utilizada conocido como pigmento azul en la pintura, convirtiéndola en polvo y mezclándola con aceite. Hoy en día es más conocido en joyería y personas que usan la gemoterapia por sus propiedades energéticas.

Si deseas conocer el poder del lapislázuli para combatir dolencias en el cuerpo, cuál es su origen según la gemología o para qué signos del zodiaco es más beneficiosa, no te pierdas el siguiente reportaje.

Lapislázuli: significado en gemología

El lapislázuli es una piedra azul profunda salpicada de vetas de pirita que a veces se confunde con polvo de oro. Esta piedra tiene este color azul debido a su composición en gran parte de lazurita, entre 25 y 40%. También puede encontrar otros minerales que vienen en su composición, como mica o augita.

Tiene el aspecto de una piedra opaca de color mate que deriva su valor de la intensidad y el dominio de su color azul; cuantas más vetas de calcita blanca o astillas de pirita tenga, menos valiosa es.

Su nombre procede del árabe, y significa literalmente piedra azul, y su depósito principal está en Chile, que la convirtió en su piedra nacional el 20 de septiembre de 1984. Sin embargo, se dice que los más hermosos se encuentran en Afganistán, en especial en su provincia de Badakhshan.

Desde la más remota antigüedad se conoce esta piedra, que se empleaba ya en la prehistoria, donde se solía tallar. También ha estado presente en numerosas culturas ancestrales, y por ejemplo, los antiguos egipcios creían que era capaz de conducir a un alma a la otra vida y reconocer su inmortalidad. También creían que esta piedra era la piedra del amor, abriendo el corazón al amor de los demás y a uno mismo. Además el lapislázuli se consideraba el alma de los dioses y la piedra sagrada de los faraones, ya que mejoraba la intuición y la sabiduría.

Los sumerios lo llaman "piedra de piedras" y ubican el palacio de su Gran Diosa bajo una montaña de lapislázul, y los grecorromanos le atribuían poderes afrodisíacos y un buen remedio contra la mordedura de serpientes.

Propiedades curativas del lapislázuli y sus usos en gemoterapia

El lapislázuli es la piedra de la comunicación, el amor y la amistad por excelencia, atrae la simpatía a tu alrededor y tiene muchas propiedades a nivel tanto psíquico como físico. Al menos, según la gemoterapia, es decir, la medicina alternativa según la cual las piedras mágicas nos ayudan a curarnos de dolencias de cualquier plano de nuestro cuerpo.

En el nivel físico, lapislázuli es una piedra de equilibrio, apaciguamiento, regulación y reparación. En la Edad Media, la piedra era conocida por su acción rejuvenecedora en el cuerpo, y se decía que permitía mantener las extremidades sanas. Otras de sus propiedades es que ayuda a mejorar los problemas de visión, reduce la caspa, reduce los problemas de la piel y tiene un efecto de enfriamiento en la fiebre.

En el plano mental, es una de las piedras mágicas que despierta el lado solidario de las personas, y por extensión, ayuda a hacer del mundo un lugar mejor. Además, aumenta la expresión creativa, promueve la honestidad, tiene un efecto calmante que ayuda a superar la depresión, hace que seamos más confiados en nosotros mismos, y nos ayuda a centrarnos en la vida.

¿Cómo limpiar el lapislázuli?

Cuando nos regalen o compremos una piedra mágica de lapislázuli debemos limpiarla y purificarla, para despegar de ella las energías de todos aquellos individuos que anteriormente la hayan manipulado.

Y lo mismo debemos hacer en el caso de que llevemos durante mucho tiempo una de estas gemas, pues ya habrá absorbido todo lo malo que había a nuestro alrededor y nos habrá otorgado todo su poder.

Así, para limpiar una piedra de lapislázuli bastará con lavarla en abundante agua sin sal. Se recomienda agua destilada, o que sea procedente de manantial (algo fácil de encontrar en cualquier supermercado de tamaño medio).

Una vez que la hayamos lavado, para recargarla, colocaremos la piedra en una geoda de amatista o sobre un bloque de cuarzo. Por su composición, se recomienda evitar las fuentes de calor, los lavados en agua caliente, las soluciones ácidas, el jabón y la sal.

El lapislázuli y los Chakras

Esta piedra es ideal para la meditación porque nos ayuda a ponernos en contacto con lo divino, y ayuda a la clarividencia. Desarrolla sensibilidad, aumenta la conciencia y brinda crecimiento espiritual, y es beneficiosa para abrir chakras.

En concreto, podemos sacarle provecho en el quinto chakra, el de la garganta, donde promueve el fortalecimiento de los pulmones y la garganta, activa el funcionamiento del timo y brinda ayuda en las enfermedades de la faringe. En el sexto chakra (el del tercer ojo) ayuda en la clarividencia, y en el chakra raíz acelera el crecimiento de cabello y uñas.

¿Para qué signos del zodiaco es adecuado el lapislázuli?

Dentro del Horóscopo Occidental, cada signo tiene varias piedras mágicas que brinda a sus nativos un especial poder. En el caso del lapislázuli, es particularmente adecuada para los signos de Sagitario, Piscis, Capricornio y Acuario.

Algunas curiosidades sobre el lapislázuli

Debido a sus colores, el lapislázuli a menudo se confunde con sodalita, y aunque se trata de dos piedras comparten propiedades, el lapislázuli será más suave. Si vas a comprarlo uno lo encontrarás en tiendas en forma de colgantes, pulseras, pendientes y otras muchas maneras.

Si hablamos de una piedra de lapislázuli sin tallar, será mejor que la empleemos como decoración que como amuleto personal, básicamente porque sus bordes irregulares dañarían nuestro bolsillo o aquel lugar en el que la depositemos.

Antes citábamos que fue un conocido pigmento, especialmente a partir del siglo XV, y se usa de base para el color azul ultramar. Es este pigmento el que se usará, por ejemplo, para realizar el cielo de la Capilla Sixtina en Roma.

A veces, el lapislázuli excesivamente blanco se tiñe con polvo y en este caso, solo la superficie es de azul intenso, y el rasguño más leve revela el corazón de la piedra, esencialmente de calcita.