Horóscopo Mágico

Telegram : +34 691143240

E-Mail: info@horoscopomagico.com

Ónix: significado, propiedades curativas y usos en gemoterapia

Descubre para qué es beneficioso el ónix y cómo utilizarlo

La palabra ónix proviene del griego e inicialmente se refería a todas las calcedonias, aunque con el paso del tiempo la denominación se restringió a la calcedonia más oscura.

A continuación expondremos los poderes que se atribuyen al ónix como piedra mágica, qué países son los que tienen más yacimientos de estas piedras mágicas y otros muchos detalles al respecto.

Ónix: significado en gemología

El ónix se forma a bajas temperaturas en rocas volcánicas ácidas o básicas, en fisuras de rocas ígneas y metamórficas, en vetas hidrotermales, y raramente en zonas sedimentarias. A veces, la erosión de estas vetas ha liberado ónix encontrado en forma de guijarros pulidos por agua.

La composición del ónix es un dióxido de silicio, y al igual que el ágata, es un tipo particular de calcedonia, que a su vez es una variedad criptocristalina de cuarzo. Se puede encontrar en varios depósitos en el planeta: en Sudáfrica, Brasil, Alemania, Austria, Estados Unidos, India, México, Italia, entre otros enclaves.

En la Antigua Hélade contaban que un día, cuando Afrodita dormía junto a un río, Cupido se cortó las uñas con el hierro de una de sus flechas. Esos recortes cayeron sobre la arena de la orilla en la India, y para que no se pierda ninguna parte del cuerpo de una deidad, las Parcas ellos se reunieron con cuidado y las cambiaron por ónix (o las transformaron en este material, según la versión). No obstante, la palabra ónix viene del griego, y significaba precisamente uña.

Encontramos vestigios del uso del ónix desde tiempos remotos; en la prehistoria, en concreto, se empleaba para hacer herramientas gracias a su buena resistencia, y en la Antigua Roma era muy popular para hacer camafeos y sellos porque tenía la propiedad de no adherirse a la cera.

En la biblia se menciona esta piedra, en concreto cuando Dios habla a Moisés y le da detalles para que levantase un templo en su honor.

Propiedades curativas del ónix y sus usos en gemoterapia

Cuando hablamos de gemoterapia estamos haciendo referencia a una medicina alternativa según la cual las piedras y cristales naturales pueden curarnos en las diferentes dimensiones que tenemos como individuos.

Así, el ónix es una de las piedras mágicas que se pueden utilizar en gemoterapia, y entre otros poderes, aumenta el autocontrol, el equilibrio emocional, y nos ayuda a desarrollar un sentido de responsabilidad muy interesante. Nos da estabilidad, aporta armonía, y permite algo tan difícil como es lograr la objetividad.

Esta piedra mágica también neutraliza las influencias negativas, y por ello podemos usarla como amuleto, o como joya en pendientes, colgantes o pulseras, para que nos brinde protección y absorba la negatividad.

Promueve sueños de adivinación e intuición, promueve el autocontrol y da fuerza especialmente durante períodos de estrés intenso, ya sea en el plano físico o mental. Transmite su energía en las situaciones de la vida a veces difíciles, en el momento de tomar importantes elecciones y la dirección que uno desea dar al futuro de uno.

En la medicina esotérica, estas piedras proporcionaron el antídoto para curar las molestias, prevenir enfermedades e indisposiciones. En el plano físico, anima la circulación y mejora la audición, alivia los dolores en las orejas, mejora la audición, acelera el proceso de curación tras una intervención quirúrgica y hace más fuertes las uñas, la piel, los ojos, las piernas y el cabello.

¿Cómo limpiar el ónix?

Se recomienda purificar el ónix negro una vez a la semana con agua corriente, esto es muy beneficioso y apropiado. Esto ayuda a revitalizar la piedra y a que se descargue de las energías negativas que tenemos a nuestro alrededor, que quedan cargadas en la piedra.

Luego podemos ponerla al sol para que se recargue, justo después de amanecer, y la recogeremos antes del atardecer. Ten en cuenta que es un material de superficie porosa y un tanto frágil, con lo que se puede romper con facilidad; ten exquisito cuidado a la hora de manipularlo.

El ónix y los Chakras

Las piedras mágicas de ónix son un ancla al suelo, una piedra estable y de equilibrio entre el yin y el yang. Entre sus virtudes está la de mejorar el mal funcionamiento del chakra raíz, el cual está localizado en la base de la columna vertebral, el suelo pélvico y las primeras tres vértebras.

En este sentido, hay que destacar que el ónix puede almacenar todas las viejas heridas físicas de nuestras vidas pasadas, lo que hace posible la curación o la purificación de las energías kármicas que se han heredado al nacer.

¿Para qué signos del zodiaco es adecuado el ónix?

¿Sabes que, según tu signo astrológico , ciertas piedras y cristales te protegerán más eficazmente que otros? Las piedras mágicas y el horóscopo siemrpe ha tenido una fuerte conexión.

Con respecto a la piedra semipreciosa de ónix pertenece a los signos de Sagitario, Acuario y Capricornio. Así, es ideal para llevarla como amuleto, o en llaveros, colgantes...

Algunas curiosidades sobre el ónix

En la Edad Media, las creencias tradicionales estaban relacionados con el color y el aspecto de los objetos. Como su color es negro, con manchas blancas claras y un brillo vítreo y superficie monocromática, por la apariencia del esta piedra mágica estaba conectado a la brujería, el odio y la ira, y en general, con todo lo que pudiese ser influenciado por las fuerzas del mal.

Mientras que hay muchas piedras que nos ayudan a dormir o a evitar las pesadillas, no sucede así con el ónix. Se dice que proporciona sueños aterradores, por lo que no es bueno usar esta piedra durante la noche porque dificulta la respiración del durmiente. Sin embargo, soñar con esta piedra indica que uno adquiere un equilibrio espiritual y mental, un estado de paz.

A veces, al comprar ónix lo que realmente nos dan, por pillaje o desconocimiento, son piedras de calcedonia teñidas de negro, pero es fácil distinguir estos materiales colocándolos frente a una luz brillante: el ónix natural percibe una ligera translucidez marrón, mientras que el negro teñido de calcedonia es totalmente opaco.