Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Perla: significado, propiedades curativas y usos en gemoterapia

Descubre para qué es beneficiosa la perla y cómo utilizarla

La perla es una piedra que siempre ha fascinado a la humanidad, y se decía que se producían por las lágrimas de la luna. Reconocida como un importante símbolo de la esencia de la feminidad creativa, tiene múltiples propiedades curativas que a continuación relataremos.

Además, explicaremos cómo se forma la perla, para qué signos del zodiaco es un potente talismán y otra serie de datos muy interesantes.

Perla: significado en gemología

A diferencia de otros materiales utilizados en joyería, la perla es biomineral, o lo que es lo mismo, una roca de origen orgánico. Como bien se sabe, se hace de forma natural por algunos moluscos bivalvos (las famosas ostras, por ejemplo), de la misma manera que el nácar que recubre su caparazón.

Así, una perla se forma espontáneamente cuando el bivalvo reacciona ante la presencia de una impureza u otro cuerpo extraño que ingresa en el caparazón, como pudiera ser una piedra cualquiera del fondo marino. Así, ésta se irá cubriendo gradualmente con nácar, a modo de defensa.

Esto se puede hacer de manera artificial, haciendo un injerto en las conchas.

Cuando cualquiera de nosotros pensamos en perlas visualizamos mentalmente unas cuentas redondas y pequeñas de color blanco, aunque no siempre tienen este tono.

Así, podemos encontrar estos biominerales en blanco, negro, verde, azul tono dorado, plateado… ¡Todo depende de la especie que la cultive! Eso sumado, por supuesto, a la composición de su entorno, así como la naturaleza del núcleo.

Desde siempre se ha sentido atracción por su forma y su color, y se ha puesto como un elemento de valor, hasta el punto de que tres milenios antes del nacimiento de Cristo se empleaba como moneda para pagar impuestos en la antigua China.

Dentro del simbolismo místico de la perla como piedra mágica, podemos apuntar cómo los hindúes dicen que Krishna habría reunido la primera en las profundidades del mar, para ofrecerla en el adorno de su hija el día de su boda.

En una hermosa leyenda polinesia cuenta cómo una princesa se prometió con un joven que le pidió matrimonio regalándole perlas, y aunque al final se casaron y fueron felices, la ceremonia no se celebró en el momento inicialmente previsto porque éstas fueron robadas.

Propiedades curativas de la perla y sus usos en gemoterapia

¿Y si las piedras tuvieran el poder de aplacar nuestros males físicos y mentales? Esta es la premisa en la que se basa la gemoterapia, y abarca a las piedras preciosas y semipreciosas, así como a las más puramente ornamentales.

Así, dentro de las terapias alternativas con piedras mágicas, a la perla se le atribuye suavidad, ternura y feminidad. Se dice que proporciona calma y bienestar, y por su propia composición (el nácar es un compuesto de carbonato de calcio), tendría efectos positivos en los problemas de descalcificación.

El poder sanador de las perlas es popular desde hace siglos, y en épocas pasadas se empleó, entre otros, para sanar la demencia y la depresión entre otros problemas relacionados con nuestra mente y nuestro ánimo.

En India recibió múltiples atributos, como un aliado perfecto contra la tisis, las hemorragias y los problemas oftalmológicos; en Oriente, se le asignaba un poder afrodisíaco y se decía que fomentaba la fertilidad; en la medicina hindú, se emplea polvo de perlas precisamente para revivir la energía sexual.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que el poder que la gemoterapia atribuye a la perla no es sustituto de ningún tratamiento médico, y que siempre debemos hacer caso a nuestro doctor; simplemente, podemos considerarla un apoyo para canalizar energías.

¿Cómo limpiar la perla?

Las piedras mágicas son un imán para las malas vibraciones que hay alrededor de nosotros, y cuanto más pequeñas son, más necesitan de vez en cuando una limpieza para purificarlas y que sigan manteniendo su poder.

En el caso de las perlas, basta con sumergirlas en agua destilada con sal, preferiblemente en un recipiente que esté fabricado con materiales naturales (metal, cristal, barro, mármol…). Luego, la recargaremos con luz, tanto solar como lunar.

La perla y los Chakras

Los chakras son puntos energéticos que tenemos en nuestro cuerpo, y que permiten que absorbamos la energía a través de determinados puntos. Un efecto que se puede potenciar con el uso de determinadas piedras mágicas, como puede ser la perla.

En concreto, está relacionada con el chakra basal o raíz (situado en la zona perianal) y el chakra del plexo (situado en el abdomen, detrás del ombligo).

¿Para qué signos del zodiaco es adecuada la perla?

La fecha de nuestro nacimiento nos asigna un signo según el zodiaco occidental, y dentro de esta tradición, cada horóscopo o signo tiene varias piedras de poder que nos ayudarían a transmutar energía.

En el caso de la perla está vinculada al signo de Cáncer si es de color blanco, mientras que la negra sería un perfecto amuleto o talismán para los nativos de Piscis.

Algunas curiosidades sobre la perla

En Suza, Irán, se encontró un collar de 216 perlas que data de cuatro siglos antes de Cristo; con semejante antigüedad en su uso ornamental, no es de extrañar que en la actualidad sea fácil localizar anillos, pendientes o colgantes con perlas.

Su cultivo se produce desde hace siglos y nos podemos remontar al siglo XIII, momento en el que los chinos ya sabían cómo lograr perlas de mejillones de agua dulce; en la actualidad, producen unas 500 toneladas anuales de estas piedras mágicas.

Uno de los episodios de la historia en el que la perla tiene un gran peso es la del romance de Cleopatra y Marco Antonio; la gobernante egipcia aseguró que invitaría al romano a un banquete carísimo, y para sorprenderlo, tomó una copa de vino en su mano, y arrojó dentro de la misma una de las exquisitas perlas que tenía en sus pendientes. El ácido del vino disolvió el nácar, y Cleopatra se bebió el contenido, ganando de paso una apuesta.

En Laos, la perla tiene connotaciones funerarias: antes se le introducías éstas a los muertos por los orificios naturales del cuerpo humano para asegurarles una vida celestial. En el presente, se les entierra con gorras y abalorios con perlas para este mismo fin.