La predicción de Sagitario según los astros | HoróscopoMágico.com

 

Amor

A diferencia de muchos otros caminos de la vida, que puedes preparar y dirigir al menos en cierta medida, el amor es algo que sucede. Entonces, en lugar de tratar de luchar contra esto Sagitario, ¿por qué no intentas aceptarlo?, deja de intentar planificar los asuntos del corazón.

Simplemente sal a la calle, podrías encontrar el amor a la vuelta de la esquina, quizás dando un paseo agradable por la playa, en el gimnasio, ¿quién sabe?, es algo que sucederá, está garantizado, pero tú no puedes decidir cuándo y cómo.

Por otra parte, reflexiona sobre si podría ser que te sientas un poco ambivalente acerca de renunciar a tu libertad. Eso podría ser algo que está dificultando el encuentro del amor, o la relación que ya mantengas.

Dinero

El horóscopo de Sagitario de agosto te ratifica que has estado haciendo un gran trabajo en lo relacionado con el dinero. Definitivamente te mereces un pequeño descanso para disfrutar de lo que has conseguido hasta ahora.

Deja de hacer, hacer, y hacer. Por el momento, las cosas van bien en el trabajo así que ya habrá tiempo para mayores esfuerzos más adelante. Pero, por ahora, haz todo lo posible por darte mucho espacio para dejar que las cosas sucedan.

Por otro lado, utiliza tus habilidades comunicativas para beneficiarte de grandes acuerdos en tu profesión. Presta también especial atención a los mensajes de tu intuición, antes de tomar ninguna decisión importante.

Salud

Cuanto más integres lo que sientes que debe hacer, con lo que haces, mejor será tu salud. Piensa en esto: ¿Qué quieres hacer? ¿Qué es lo que hay que hacer? ¿Se pueden combinar varios tipos de dieta saludable? ¿Por qué no?

Experimenta con lo que comes. Reduce el consumo de azúcares, grasas y alimentos procesados. Acércate a tu salud de manera lúdica, y entonces, es posible que aprendas más sobre tu cuerpo de lo que esperabas.

Buen momento para reflexionar seriamente sobre tu salud, tu felicidad y tu bienestar. Si te sientes fantástico, es una señal de que estás haciendo algo realmente, muy bien. Presta atención a cómo se sienten tu cuerpo y tus emociones.