Amor 

Es uno de esos días en los que te sientes meditativo, Sagitario. Los astros te hacen reflexionar profundamente sobre la vida, Júpiter tiene ese efecto en ti.

Piensas que una de las cosas que más detestas de tu carácter son tus celos. Aunque intentes fingir un pensamiento liberal de cara a los demás, ¡están ahí! Y suelen ser injustificados.

Pero lo más turbio del asunto es que tampoco te preocupas demasiado por si la otra persona siente celos a raíz de tu comportamiento. ¡Vaya!

Admítelo, tiendes a hablar con los conocidos delante de tu pareja con la intención de celar y entonces asumes que tu pareja te hace lo mismo. Estas proyecciones psicológicas nos llevan a malentendidos que salen de la nada. 

El consejo es que intentes pensar mejor de tu pareja. Ustedes están juntos porque se quieren. Desde el momento en que esto no sea así, corten la relación y punto.

Conseguirás confiar completamente en tu pareja una vez cortes con tus coqueteos “inocentes”. Esto pueden ser conversaciones por las redes sociales con otras personas en todo juguetón. En el fondo sabes que están mal, Sagitario…

Empieza a curarte de los celos enfocando tu conciencia en aquellas cosas que haces. Siempre será una buena idea apostar por tu tranquilidad mental.