Horóscopo Mágico

Telegram : +34 691143240

E-Mail: info@horoscopomagico.com

¿Qué significa soñar con gatos? Descubre sus mensajes en nuestro diccionario de sueños

Te revelamos qué significa la soñar con gatos. Esto dice el diccionario de sueños.
¿Qué significa soñar con gatos? Descubre sus mensajes en nuestro diccionario de sueños | HOROSCOPOMAGICO.COM

 

Altaneros, hermosos, elegantes, esquivos, adorables, inquietantes. El gato es un animal doméstico que fascina al ser humano desde hace milenios. Símbolo de la dualidad, de la ambivalencia, el gato se asocia con los poderes malignos (compañero inseparable de las brujas, sobre todo si es de color negro) o beneficiosos (en Egipto, la diosa Bastet era representada como un gato).

Incluso, tiene connotaciones supersticiosas, pues hay quien dice que cruzarse con uno negro nos daría mala suerte. Por todo ello, es el medio revelador de nuestra personalidad, de nuestras emociones, y por ello nos puede ofrecer un enfoque importante en nuestros sueños.

Diccionario de sueños: ¿Qué significa soñar con gatos?

Se dice que el gato en un sueño representa una mente independiente, algo que cualquiera que tenga en su domicilio de uno de estos pequeños felinos comprenderá sin problemas. Porque un gato realmente no necesita a su dueño para sentirse seguro, a diferencia de los perros por ejemplo.

Sin embargo, soñar con gatos también tiene otra interpretación, pues simbolizan igualmente a la sexualidad femenina, así como el más primario deseo, ese que se puede catalogar como instintivo e imperioso, tanto masculino como femenino.

Soñar con gatos: Variantes de este tipo de sueño

¿Quién no ha soñado en alguna ocasión con los gatos? Muchas veces estos compañeros cariñosos vienen a visitarnos mientras dormimos, y a veces tienen un papel activo en nuestros sueños, aunque en otras es más un sujeto pasivo, un elemento más del viaje onírico.

En nuestros sueños puede ocurrir que sueñe con un gato agresivo o con uno dulce, que sea blanco o que sea negro, y así en otras muchas variantes.

Por ello, en la siguiente guía del diccionario de sueños haremos referencia a las interpretaciones más habituales de sueños con gatos.

Soñar con acariciar un gato

Si tocamos con dulzura, con cariño, a uno de estos animales domésticos es buena señal, es algo positivo que manifiesta la aceptación del deseo sexual, y de nuestra naturaleza femenina, interior o exterior, de manera armoniosa, sin importar si somos hombres o mujeres.

Soñar con un gato negro

Ya hemos hecho referencia a que los gatos negros se asocian a supersticiones y quiromancias, y que siempre se ha hablado de ellos como el compañero inseparable de las más perversas brujas. Si en tus sueños aparece un gato negro podría ser un aviso de que alguien está haciendo magia negra contra tu persona; sin embargo, también podría hacer referencia a que dentro de ti hay cierto poder mágico, algunas habilidades extrasensoriales que podrías desperar si sabes cómo.

Soñar con un gato blanco

Este tipo de sueño tiene una dualidad muy peculiar: por un lado, tus finanzas estarán seguras y tus activos se salvarán. Sin embargo, también avisa del riesgo de una decepción amistosa.

¿Qué significa soñar con gatos? Descubre sus mensajes en nuestro diccionario de sueños | HOROSCOPOMAGICO.COM

 

Soñar con un gato gris

Si el felino que aparece en tus sueños es de tono grisáceo, el diccionario de sueños lo relaciona con la traición, en concreto, con una que vendría de tu círculo más cercano, de tus seres queridos.

Soñar con un gato persa

Uno de los gatos más hermosos es sin duda el de la raza persa, caracterizado por su ancha y plana cara, y su abundante pelaje, que puede ser de colores de lo más variado. Si en tus sueños es un gato persa el que se cuela con su elegancia característica, tu psique te habla de tus ganas de gastar dinero, pero con un propósito concreto: aparentar socialmente, solo con el propósito de impresionar. Que el gato persa representa la ostentación, dicho de otra manera.

Soñar con un gato rojo

A veces los gatos toman colores extraños en nuestros sueños, y si el tono con el que lo vemos es carmesí, nos advierte de una represalia que vamos a recibir.

Soñar con un gato azul

¡Todo lo contrario que lo anterior! Si el felino es azul augura un buen presagio, la llegada de buenas noticias.

Soñar con gatos pequeños

¿En tus sueños aparecen gatitos, casi recién nacidos? En este sentido, el diccionario de sueños revela que tienes ganas de agradar, e incluso de coquetear de manera excesiva, como si no hubiera un mañana.

Soñar con un gato agresivo

Los gatos son hermosos y dulces, pero también pueden enfadarse sin motivo aparente y sacar a relucir sus uñas. Si en la visita de Morfeo vemos un gato de actitud agresiva, nuestra psique nos indica a través de su figura que debemos luchar. Que tenemos en nuestra vida individuos de oscuras intenciones, que desean hacernos daño. Si logramos superar la amenaza durante nuestro sueño, entonces es una forma de anunciarnos que nos ocurrirán buenas cosas. Si el gato no es agresivo sino salvaje (¡no es lo mismo!), prepárate para algún acto inesperado.

Soñar con un gato que maúlla

¿Sabes que no es muy frecuente que esto ocurra? Pero no importa, si este es su caso, simboliza un ataque a través de la palabra, ofensa que podría venir de un familiar o de alguien cercano en el que habíamos depositado nuestra confianza, y que buscará frases hirientes para lastimarnos.

Soñar que asfixiamos un gato

Sin duda es uno de los sueños más desagradables que hay, y nuestra mente nos mandaría a través de este desagradable gesto que nuestra sexualidad nos ahoga.

Soñar que eres un gato

Esto está entroncado con el lado nocturno de este animal, y así, será una manifestación del lado irracional que todos tenemos, ese que es caprichoso y cambiante, e incluso sorprendente.

Conclusión: si sueñas con gatos presta atención a tus deseos

Como vemos, soñar con un gato es un tanto impredecible, pero podemos etiquetarlo sin probemas como una guía que permanece alrededor de nuestros sueños, y que en cierto modo es protector para que nadie nos haga mal.

Aunque principalmente, el gato está vinculado a nuestros deseos, tanto de manera sexual como material, ya que a veces hacemos cosas por agradar a los demás, o por escalar socialmente. También nos advierte, del mismo modo, si para conseguir esos deseos encontraremos amenazas por el camino.