Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

El tarot de los arcanos mayores

Descubre las 22 cartas y qué significan
El tarot de los arcanos mayores | HORÓSCOPOMÁGICO.COM

 

El Tarot de Marsella es una de las formas más extendidas de leer el futuro de una persona por parte de las personas amantes de las artes adivinatorias. Ya en el siglo XIII se registra su empleo, y se compone de una baraja de 78 cartas divididas en arcanos mayores y menores.

Los arcanos mayores son los más utilizados por parte de los individuos que se inician en la cartomancia, y en total consta de 22 cartas que ofrecen un dibujo básico y permiten dar una respuesta general a una cuestión.

La polaridad de la carta depende de varios factores, pues todos los arcanos tienen un significado positivo, negativo o neutral, dependiendo de la posición en la mesa, de las otras estampillas que tenga a su alrededor y de si aparece boca arriba o boca abajo.

Así pues, conozcamos los 22 arcanos mayores y qué significan.

El tarot de los Arcanos Mayores

Te descubrimos el significado de cada una de las cartas que componen las veintidos figuras de esta baraja tan especial.

Arcano I: El Mago

Simboliza la juventud, la creatividad, el dinamismo y la novedad. Este arcano nos muestra que el universo es un juego cósmico formidable, una realidad una ilusión, una proyección de nuestra conciencia

Arcano II: La Papisa (o la Sacerdotisa)

Simboliza la sabiduría, la experiencia, el conocimiento, los secretos y la fertilidad. Se representa por una sacerdotisa que sostiene un libro abierto en sus manos. Este objeto es el símbolo del conocimiento revelado, del conocimiento transmitido, transcrito y preservado, que permanece al alcance de todos nosotros.

Arcano III: La Emperatriz

Representa la inteligencia, el poder, la intuición y la comunicación. La Emperatriz es la emoción que le da vida a un alma, que la anima, la hace moverse. Es la inteligencia de la vida y del poder, el buen instinto. En su dibujo, la emperatriz porta un escudo en la mano derecha y en la que aparece el águila imperial, que simboliza el fuego sagrado, la fuerza y el coraje.

Arcano IV: El Emperador

Simboliza la construcción, la responsabilidad, el coraje, la obstinación. Este arcano mayor concreta las emociones creativas de la Emperatriz. El emperador impone su ley firmemente, y su poder es temporal pues solo afecta a la realidad material, concreta y tangible de este mundo. Cuando el Emperador revela una situación, a menudo es sólida, concreta, duradera y ofrece muchos beneficios materiales.

Arcano V: El Papa

Representa amabilidad, sabiduría, paciencia y perdón. El Papa es intemporal, pues es el mensajero de los dioses para los hombres. Desempeña un papel de mediador, de intermediario o mensajero; él es un gran sacerdote cuyo conocimiento y sabiduría calman, liberan o fortalecen nuestros cuerpos y nuestras almas. Ejerce tres poderes: poder espiritual, poder temporal, poder sobre los gobernantes de la tierra.

Arcano VI: El Enamorado

Representa la sinceridad, el encanto, la juventud y el amor. Desde este arcano mayor ya no se representan figuras como los anteriores sino que evoca personajes personalizados en circunstancias particulares cargados de significados. Aquí, el Enamorado se encuentra en la situación en la que el individuo se entrega a sus inclinaciones naturales, a dónde lo lleva su corazón.

Arcano VII: El carro

Símbolo de éxito, ambición, dinamismo y maestría. Después de que el amante ha hecho su elección y haya tomado una dirección, el carro podrá demostrar su valentía y fuerza de carácter al obtener los medios para lograr sus objetivos, a pesar de los obstáculos que se interpongan en su camino.

Arcano VIII: Justicia

Significa el equilibrio, la estabilidad, la gravedad y la consecuencia de los actos. La justicia aquí representada es sobre todo la de la verdad y la vida, sin la intervención de principios morales. El número 8 es el del equilibrio cósmico, la resurrección, la transfiguración.

Arcano IX: El ermitaño

Simboliza la longevidad, la lentitud, la introspección y la soledad. Dominio de la tarjeta neutral. El ermitaño es una guía; él sostiene su linterna frente a su cara para mostrarnos el camino que debemos seguir, aunque él mismo no lo busca, solo lo muestra.

Arcano X: La rueda de la fortuna

Representa el cambio, el exceso de trabajo, el destino y el crecimiento. En realidad no es una rueda, sino una rueca, la cual antes se usaba para elevar el agua del pozo. La relación entre la rueca y el pozo ilustra el movimiento constante representado por el décimo arcano mayor. Y ojo, porque se puede mover en ambas direcciones.

Arcano XI: La fuerza

Esta carta del Tarot de Marsella nos dice que aprendamos a medir las consecuencias de nuestras acciones, a ser el amo de nuestro destino. La fuerza no se llama así por la que se puede ejercer a nivel físico, sino que se refiere a la firmeza interna. La fuerza simboliza coraje, energía, poder y control.

Arcano XII: El ahorcado

Este arcano simboliza esperar, los bloqueos, el abandono y los sacrificios. El Ahorcado simboliza el Árbol de la Vida que tiene sus raíces en el cielo y sus ramas en la tierra y permite entender que a través de la dulzura y la fuerza del amor que cada uno lleva dentro de sí mismo podemos controlar nuestros propios pensamientos y acciones, de ser libres.

Arcano XIII: El arcano sin nombre

Representa el final, la transición, el cambio y los remordimientos. Este arcano mayor, también conocido como La Muerte, se trata del hombre despojado de sus apariencias, reducido a lo esencial de sí mismo, su verdad. Este arcano número trece se suele decir que es el que no tiene nombre porque según las creencias antiguas, pronunciar un nombre era invocar lo que significaba o representaba.

Arcano XIV: La templanza

Simboliza comunicación, protección, adaptación y concesión. Representado por una mujer alada que vierte agua de un jarrón a otro, en referencia a las clepsidras, antiguos relojes que utilizaban el agua como unidad de medición. La templanza Anuncia una noticia o un mensaje, una información que será revelada y que permitirá la comprensión y la comunicación.

Arcano XV: El diablo

Simboliza la tentación, el castigo, el deseo y la asunción de riesgos. Representado por un diablo eleva una mano abierta y en la otra sostiene una espada o una antorcha, habla del ser humano más apasionado, creativo , productivo o destructivo, listo para usar todos los medios para lograr sus fines dentro de una situación en la que se exacerban los deseos, los instintos, las ambiciones y los sentimientos.

Arcano XVI: La casa de Dios

Esta carta, también conocida como La Torre, simboliza el caos, la derrota y la ansiedad. Muestra cómo un rayo alcanza una torre de un supuesto templo de Dios. Escenifica cómo debido a su orgullo, el hombre a veces ciega. Cuanto más uno busca elevarse en el mundo físico y material, presa del orgullo, más se expone uno a la destrucción, a la ruina, a la ira divina, como sucedió en la Torre de Babel.

Arcano XVII: La estrella

Arcano mayor de misticismo, esperanzas, confianza e imaginación. La carta muestra una mujer desnuda al borde del agua, que vuelca dos ánforas bajo un cielo estrellado, y representa el significado de las palabras para liberar y revelar. No se trata de liberarse de los vínculos externos, sino de volver al curso normal de las cosas circulando naturalmente en las corrientes de la vida, de manera perpetua e ininterrumpida.

Arcano XVIII: La luna

Representa desilusión, desilusión, superstición y mentiras. La carta de este arcano mayor traslada al reino de la sombra, en el cual todo lo que está oculto, enterrado en cada uno de nosotros, y que precede a la luz. El mensaje que nos advierte precisamente es que que no tengamos miedo de volvernos hacia lo desconocido.

Arcano XIX: El sol

Simboliza felicidad, paz, satisfacción y éxito. Esta carta te obliga a abandonarte a la alegría, la felicidad, la satisfacción, tus sentimientos espontáneos; a ser simplemente lo que eres. En cualquier situación, el Sol es un signo de alivio y aclaración.

Arcano XX: El juicio

Simboliza la apertura, el discernimiento, el renacimiento y la acción. Este arcano mayor anuncia una revelación (o una renovación), una visión interior más justa, más profunda, objetiva y auténtica de las cosas. Nos dice que ya no hay ninguna razón para mentirse a uno mismo u ocultar algo a los demás. Trae curación, alivio, reconciliación y relajación.

Arcano XXI: El mundo

Es un signo de libertad, armonía, logro y elevación. El simbolismo de este arcano implica una visión global, general y absoluta de las cosas. Su misión es trasladar la idea de que cada uno de nosotros lleva este mundo en él mismo. No es accesible ni ilusorio ni utópico: él es lo que somos.

Arcano sin número: El loco

Símbolo de elección, demencia, ansiedad y nada. El Arcano 22, que no lleva número, significa un cambio repentino, entusiasta. Una nueva iniciativa, un proceso, un viaje, un momento de locura, un movimiento, un período de transición. Anuncia que estás avanzando o que estás regresando a ti mismo.