Horóscopo Mágico

Telegram : +34 691143240

E-Mail: info@horoscopomagico.com

El pronóstico de Tauro para el 22 de septiembre

Descubre tu horóscopo Tauro diario para hoy sábado
La predicción de Tauro según los astros | HoróscopoMágico.com

 

Amor

En este sábado Venus te hace desear estabilidad sentimental y te invita a huir de aventuras ligeras que no tengan continuidad.

Quizá llega la hora de hablar en serio de grandes proyectos y apartar a un lado los encuentros frívolos y fugaces.

Tu corazón te pide una relación estable y cálida, que pueda evolucionar hacia un idilio más concreto y que realmente te haga feliz.

Por otro lado, si se prevén encuentros familiares o con amigos, procura cultivar la virtud de la paciencia y contar hasta diez.

Puede que te veas envuelto en discusiones que realmente ni te van ni te vienen, pero que te acaben salpicando.

Sé fuerte y no permitas que te arrastren los demonios, ¿de acuerdo

Dinero

¿Tienes algunas deudas pendientes de pago? No olvides ponerte al día, y puede que estén relacionadas las mismas con asuntos de salud o de cuidado de personas mayores.

No seas miserable a la hora de dar el dinero, y evita ser tacaño y esquivar las cifras pequeñas.

¿A que a ti te gusta que te paguen cada céntimo que te corresponde? ¡No valen las excusas!

En este sábado podrás avanzar en tu trabajo, pero será una mejora leve, que no supondrá un gran cambio en tu vida ni en tus rutinas.

Igual va siendo hora de buscar una situación que se adapte mejor a tus necesidades y capacidades.

Comienza actualizando tu currículo, y haciendo que llegue a las manos adecuadas, algo que puedes lograr a través de las redes sociales profesionales.

Salud

¿Qué puede pasar cuando Marte, el planeta más tónico del zodiaco, influye en su sector de la salud? Pues que la palabra cansancio sale de tu boca cada dos por tres.

Y más aún cuando Júpiter mantiene la delantera en este mismo sector.

Sin embargo, tienes un buen estado de ánimo que te hará rebosar felicidad, y hacer que el resto de aspectos sanitarios queden en un segundo plano.

Así, en el caso de que sufras alguna dolencia ¡ni te acordarás de ella! Y no precisamente porque haya desaparecido, sino porque te niegas a prestarle atención.