Horóscopo Mágico

Telegram : +34 691143240

E-Mail: info@horoscopomagico.com

La predicción de Tauro para el 31 de diciembre

Tu horóscopo para el lunes

 

Amor

Quedan pocas horas para decir adiós para siempre a diciembre y a todo el año 2018, y debido a lo familiar de las fechas puedes encontrarte un poco alicaído.

En especial, si durante los últimos doce meses has despedido a algún ser querido, que ahora te cuida desde el más allá, o incluso si tienes lejos de ti a tu pareja, a tus hijos, a tus padres.

A alguien que, en resumidas cuentas, es un pilar fundamental en tu vida, y que te ha aportado lo mejor que hay dentro de tu corazón.

¿Qué tal si reviertes ese sentimiento nostálgico por la alegría, la que implica saber que tienes a mucha gente a tu alrededor dándote su amor?

No necesitarás mucho tiempo hasta que encuentres cientos y cientos de razones para esbozar una sonrisa.

Y recuerda brindar esta noche por un excelente 2019 en el que el amor triunfe siempre.

Dinero

No te vuelvas loco (o loca) durante este día eligiendo costosos modelos para lucir en la última jornada del año.

Se puede comprender que quieras mostrar tu aspecto más sofisticado y elegante, pero ¡seguro que en tu armario hay algo que te queda como un pincel!

¿No sería muy positivo ahorrar dinero en ese sentido? Incluso podría significar el poner un pie en el año que entra con algunos beneficios en la cartera.

Y es que pese a que la Noche Vieja sea una cita ineludible no tiene por qué resultar un atraco a mano armada, sobre todo si tienes paciencia y una dosis positiva de creatividad.

Salud

¿Cómo se plantea el día en el que se despide el año? Seguro que con mucha agitación social.

Los astros no quieren dirigirte especialmente sobre cómo debes comportarte este 31 de diciembre ni mucho menos.

Solo te quieren preguntar que en qué estado quieres arrancar el 2019, si con cansancio y resaca, o con un dinamismo envidiable.

Según sea la respuesta que otorgues, así deberías comer y beber durante la cena que tengas esta noche, ¿de acuerdo?

Y sin lamentos posteriores, del tipo “debí beber menos copas de vino anoche”.