La predicción de Tauro según los astros | HoróscopoMágico.com

 

Amor

Este martes 8 de octubre tienes las mejores herramientas para ir a pescar corazones. Haces caso a tu deseo de comenzar proyectos amorosos, así como comenzar nuevas amistades. No obstante, no pienses que lo mejor está fuera, esperándote: tienes buenos amigos a los que deberías prestarles un poco más de atención.

Deslizas tu vivacidad en todo lo que haces y eso enamora a cualquiera. Tienes todos los activos en la mano para hacer que en tu cielo no falten fuegos artificiales, Tauro.

Emplea tu energía y tu fuerza para concebir y realizar una nueva vida en pareja, en la que aquello que resulta hiriente se lime hasta desaparecer. Tendrás un ímpetu bastante juvenil pero no por ello te faltará fortaleza para ser leal y fiel.

 

 

Dinero

Tus proyectos se estancan y tendrás que buscar algunas soluciones; los imprevistos no te acongojan, de hecho te hacen más fuerte.

Te apetece vivir un día lleno de desafíos, y además, tu intuición es particularmente poderosa: sabrás qué es lo que necesitan los demás antes de que te lo pidan.

Te muestras tan brillante como firme, y serás especialmente hábil si trabajas con números o grandes cuentas de dinero.

Por último, un consejo muy valioso: no subestimes a tus oponentes. Tienen sobre ti la ventaja de ser carentes de escrúpulos. Reconoce cuáles son tus propios defectos y haz de ellos una coraza. Solo así ampliarás los horizontes.

Salud

Escucha a tu corazón, tienes algunos miedos incrustados en tu ser que te agobian, que no dejan que las cosas vayan a su propio ritmo. Busca algunos canales correctos para dejar que la energía fluya; si eres una persona con un don artístico, saca esa angustia. Podrías hacer grandes obras.

No hay duda de que la Luna es muy poderosa, y por eso agita todas tus emociones. El clima no se termina de adaptar a ti y por ello tendrás que dar tu brazo a torcer.

Al menos, estás en forma y tienes bastante belleza, y querrás cuidarte más y verte mejor ante el espejo, no para que los demás te lancen piropos, sino para decírtelos tú mismo.