La predicción de Tauro según los astros | HoróscopoMágico.com

 

Amor

Desde que pongas el pie en el suelo nada más levantarte notarás cómo tienes ganas de conocer personas que aporten a tu vida, incluso a tu corazón.

Eso sí, tienes claro que, de momento, no tienes ganas de compromisos serios, ni de personas que analicen todos y cada uno de tus movimientos.

Necesitas una cierta libertad, en la que solo tú tengas el poder y el control sobre tus sentimientos, en la que no tengas que rendir cuenta salvo que a ti te apetezca hacerlo.

Tu optimismo será uno de tus principales valores en este jueves, Tauro, con ganas de diversión, y de contagiar estas emociones a todo aquel que se cruce en tu camino.

Y en parte lo lograrás, aunque habrá huesos duros de roer que no quieran entrar en tu juego; ellos se lo pierden, ¿verdad que sí?

Dinero

Existen amplias posibilidades de que hoy esperases un pago -o la vuelta de un dinero- que no va a llevarse a cabo.

Ten calma, porque en realidad el cosmos te está haciendo un favor, pese a que pueda costarte creértelo.

Admite que andas en un flujo en el que el consumismo está merodeando a tu alrededor, y tal y como hubieses cobrado habrías acudido como un loco a gastar.

Tu capacitación profesional puede quedar en entredicho en las próximas semanas, así que no estaría de más que comenzases a recopilar toda la titulación y todos los avales que tengas en referencia a tu currículum.

Salud

Estás en el ecuador de la semana, y tu cuerpo necesita activarse; más que nada, porque algunos de esos dolores pequeños que notas no es más que la consecuencia de que te mueves poco.

Cuando quieras puedes comenzar a recitar las razones por las que no estás haciendo un poco de actividad física: obligaciones familiares, exceso de trabajo, dolor de cabeza…

Así que, para obligarte un poco a menear las piernas, ¿qué tal si hoy dejas el coche aparcado en casa y vas al trabajo a pie, o en transporte público, que implique un poco de movimiento?

O si trabajas en otro municipio, deja el coche aparcado lejos de la entrada a tu trabajo, para obligarte así a hacer una buena caminata.