Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

Los 5 talentos ocultos si eres Tauro

Horóscopo Mágico te revela cúales son tus talentos ocultos según tu signo
Descubre los talentos ocultos de Tauro | Horóscopo Mágico

 

Impasible y silencioso, anclado al suelo como un peñasco que a lo largo de los siglos ha sobrevivido a incendios y naufragios, el toro nos observa tranquilo, arropado por la seguridad de su fortaleza y un abanico de talentos que le pueden llevar al éxito. Sus talentos ocultos tienen que ver con la esencia de su carácter (siempre práctico, paciente, decidido, con una admirable fuerza de voluntad) y con su naturaleza (ligada a la tierra, el arte y la gastronomía). ¡Descubramos ya sus talentos ocultos!

Los 5 talentos ocultos si eres Tauro

Estos son los talentos ocultos del estoico, magnificiente y robusto Tauro:

1. Un gourmet por naturaleza  

Entre los talentos ocultos más viscerales y naturales del nativo de Tauro está su pasión por el buen comer y el buen beber: podría ser un emperador romano acostado relajadamente en una cama de finas sábanas de seda degustando los mejores manjares autóctonos y exóticos, disfrutando de la vista de sus bailarinas mientras su boca mastica despacio el jugo de la fruta dulce y el tierno bocado de las mejores reses del imperio cocidas a fuego lento, todo bañado con el espumoso calor del vino.

Para un Tauro, tan vinculado a la tierra y anclado en la tradición, el manjar y la bebida tienen un carácter casi místico que trasciende el placer del gusto. Es la reproducción del ciclo de la vida en su estado natural y a través del cuerpo del hombre, que toma de la naturaleza su fruto y lo convierte de nuevo en semilla. Para los nativos de este signo, degustar es sinónimo de conexión con la tierra y el entorno natural en la que el hombre nace, crece y se desarrolla.

Por su creatividad, uno de los talentos ocultos de Tauro es la alta cocina. Aunque son un poco perezosos, los taurinos tienen un talento natural por convertir un pedazo de carne o un manojo de verduras en un plato exquisito.

2. Su espíritu de conservación

Si yo tuviera un imperio y necesitara un gestor, lo pondría en manos de un Tauro. De todos los signos del Zodiaco nadie tiene en su alma un espíritu tan arraigado de conservar lo que se ha conseguido. Ese es otro de sus talentos ocultos, y eso no es algo que caiga del cielo, o que los astros regalen de forma caprichosa a los Tauro.

Más bien forma parte de la totalidad de su ser, una lógica consecuencia de su forma de alcanzar el éxito: Puesto que para un Tauro la forma de llegar a la cima es con mucho esfuerzo, paciencia y fuerza de voluntad, valora como nadie lo que cuesta ganarse el pan de cada día. Así ha cosechado este signo su natural inclinación por mantener, conservar, retener.

Su espíritu de conservación tiene un impacto mucho más evidente en las cuestiones económicas. Por su carácter paciente y en exceso conservador sus ganancias son lentasy progresivas. Pero en cambio, junto a la vertiginosa caída de muchos nuevos ricos a cuyas grandes fortunas han llegado con golpes de suerte e inversiones fugaces veremos la solidez y la estabilidad eterna de los taurinos. Este es su talento oculto más útil: conservar lo que uno ha ganado.

3. El maestro del sexo tántrico

Quizás su talento oculto de Tauro más oculto, y el más sorprendente.

El sexo tántrico es más bien un concepto antagónico del sexo como lo concebimos en las sociedades occidentales. Lo particular de esta práctica es que va más allá de lo físico y lo carnal, y eleva el acto sexual a un plano espiritual. Y ahí el Tauro puede dominar la situación como nadie, por varias razones.

En segundo lugar, porque tiene desarrollado el sentido del tacto de una forma especial. Una de las claves del Tantra es que antes de la penetración y la eyaculación, que son fases secundarias, hay un largo proceso de prácticas sexuales basadas en los masajes, el tacto y la excitación.

Y en tercer lugar, el pilar fundamental del Tantra es la paciencia. La clave es retrasar la eyaculación del hombre el máximo tiempo posible, en una ceremonia que puede alargarse durante horas. Así que si vas a introducirte en el sexo tántrico, te recomendamos buscar a un Tauro, que tiene en esa práctica un auténtico talento oculto.

 

 

4. Un masaje para resucitar a un muerto

Es bien sabido que el arte amatorio no se encuentra en la lista de habilidades de los Tauro. Sencillamente, los nativos de este signo na nacieron para proporcionar placer sexual, ni tampoco lo buscan. En cuestiones de cama, prefieren ser discretos y vivir las relaciones sexuales como una faceta más de la vida. Sin excesos.

Pero pocos saben que los Tauro tienen un talento oculto que puede despertar en los demás el instinto más perverso. Y eso es gracias a su desarrollado sentido del tacto que hace de sus manos y sus dedos una herramienta tan poderosa como diabólica. 

Son claros candidatos a convertirse en expertos quiroprácticos, claro está: El poder sanador de las manos de Tauro está fuera de toda duda.

Pero el talento oculto está en algo mucho más escondido. Tauro tiene una enorme sensibilidad, que puede transformarla en un canal poderoso de energía y transmitirla a los demás a través de sus manos. Si tienes la suerte de caer en las manos de un Tauro pronto te darás cuenta de que, más allá de la sanación, su habilidad entra en el terreno del erotismo y la sensualidad.  

5. El genio maldito

Y si funden su sensibilidad con la inteligencia y dejan pasear sus dedos por el pasiaje geográfico de un piano tenemos ante nosotros la esfigie solemne de un compositor genial... y maldito. Hete aquí el quinto talento oculto de los taurinos.

Es conocido que los Tauro tienen un sentido particular por el arte y la música

Por su desarrollado sentido del tacto Tauro es más un pianista que un trompetista, un arpista que un violinista. Tiene un talento innato para alcanzar un ritmo endiablado con sus dedos acertando cada una de las teclas del instrumento. También es un excelente cantante: su voz puede atraer hacia ellos hasta el mismísimo Ulises atado al mástil de su embarcación.

Ahora bien, su talento oculto lo convierte en un genio maldito. Pues Tauro no es ni un Mozart ni un Beethoven, ni un Mahler ni un Wagner. Esos son músicos geniales cuyo arte forma parte del arrebato, del momento creativo que estalla en un instante y convierte una idea en una obra de arte. Tauro pega más con la figura del compositor maldito, ese que después de muchas obras construidas con la desesperante lentitud del taurino sigue sin ser reconocido por el público y la crítica.