Horóscopo Mágico

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@diarioespana.com

¿Cómo es el hombre Virgo en el Amor?

No te dejes llevar por las primeras impresiones. Si estás ante Virgo, asómate antes tras su máscara
En el amor, el hombre Virgo temerá mostrarse tal como es | Horóscopo Mágico

 

Al igual que sus hermanos del elemento tierra, Tauro y Capricornio, el hombre Virgo en el amor precisará unas altas dosis de confianza plena que le reporten la seguridad que busca (y necesita) para ser capaz de entregarse a la experiencia emocional de crear una relación de pareja: Para él es vital estar seguro de que esa persona es perfecta para él.

¿Cómo es el hombre Virgo en el Amor?

Cuando intentamos hacernos una idea de la forma de funcionar del hombre Virgo en el amor podemos incurrir en el error de confundir la primera impresión con su verdadera forma de ser. Cada cual es un mundo, su propio mundo en realidad, ¿por qué habríamos de dar por hecho que son tal cual aparentan ser?

Ése suele ser uno de los mayores errores de aquellas personas que dan por hecho que el hombre Virgo en el amor es exactamente de la forma en que se muestra en un principio. Cuando en realidad, se trata de una especie de máscara de protección tras la que oculta su “yo” más auténtico, aunque con gran esmero creada para ofrecer la que considere la mejor versión de sí mismo para encarar cada situación cotidiana que encuentren en su día a día.

¿Falsedad? No, no se trata de eso. No hay malas intenciones detrás de ello. Sólo temores a mostrarse tal como es: De tan perfeccionista que es hace lo imposible por camuflar todo aquello que le provoca alguna clase de inseguridad, sin darse cuenta de que es precisamente lo que lo hace más humano lo que le aporta más encanto a su personalidad, y que cuando se muestra tal y como es supera con creces a su “alter ego” creado con la intención de gustar.

Y es que el hombre Virgo en el amor se muestra cerrado, con cierta desconfianza y precaución, guiándose más por su lado más racional, pero sólo hasta que se abre a compartir su corazón con la persona que considera adecuada para él, aquella que se merece la confianza que a su vez ella le inspira a él, y la misma con quien él abrirá las puertas de su interior generosamente, sacando a relucir su bonita esencia.

 

Pruebas de amor, no palabras

De la misma forma que se hace camino al andar, el hombre Virgo en el amor necesita hechos que hablen por sí mismos de las emociones que dice sentir su pareja. Las palabras no son suficientes, sólo aquello que se lo demuestre claramente.

Por eso mismo suelen tardar más que la mayoría en depositar ese voto de confianza en la persona que querría tener a su lado como compañera de vida, porque antes de decidirse por ella necesitan encontrar suficientes pruebas como para darle la seguridad de que ése es el paso adecuado.

Y en coherencia con todo esto, encontramos la coraza de protección que utiliza el hombre Virgo en el amor para mantenerse a salvo de todo potencial peligro que atente contra su estabilidad emocional, y es que esa aparente frialdad que parece caracterizarlo no es otra cosa que su barrera para mantenerse alejado de cuanto pueda hacerle daño.

Detesta la falsedad, la mentira, sentirse expuesto ante una persona que no tenga las mismas nobles intenciones que él tiene reservadas para “su elegida”.

 

El espacio personal del hombre Virgo en el Amor: Lugar sagrado

Una vez se ha decidido por esa persona especial en la que depositar su confianza, es el momento en que, a pesar de su nueva apertura, el hombre Virgo en el amor establezca unos límites que velen por su bienestar completo: Los de su propio espacio de desarrollo personal.

Y es que con la forma de ser tan rigurosa que tiene de continuar cultivando su propia esencia, de atender aquellas inquietudes vocacionales que le nacen de dentro y precisa expresar de alguna forma creativa, necesita disponer de esos momentos que considera sagrados a solas consigo mismo, sin que nadie (ni siquiera su pareja, aunque la adore) cruce la línea de su más íntima realidad personal.

Detesta ser interrumpido en esos instantes de interiorización absoluta y de reencuentro con su “yo”, sea para comprender algo sobre sí mismo o para trabajar en alguna de las altísimas metas que se imponga el hombre Virgo en el amor. Porque no sólo se esfuerza por aquello que forma parte de él directamente, sino también dedica tiempo y energías para cuidar de aquello que comparte con quien le importa de verdad.

¿Su mayor entrega? La lealtad más absoluta, fidelidad infinita, aunque obviamente también será lo que le pida a ella para él. Sin mentiras de por medio de ningún tipo.

Pero todo ello persigue la misma finalidad, una relación en la que prevalezca la belleza de la autenticidad más genuina, un vínculo íntegro donde quien gane sea el amor, en definitiva, la materialización del deseo conjunto de los dos: Que todo salga bien y puedan construir juntos esa felicidad a la que ambos aspiran.