Horóscopo Mágico

Telegram : +34 691143240

E-Mail: info@horoscopomagico.com

Los 4 signos más enamoradizos del Zodiaco

Dos de fuego y dos de aire, ardientes y volátiles, aunque también compatibles entre sí… ¿Casualidad?

 

Todos atravesamos etapas en las que nos sentimos más o menos predispuestos a sucumbir a los encantos de otras personas, pero nuestra personalidad de base nos condiciona en gran medida a que pueda sucedernos con mayor o menor facilidad. Así que si deseas conocer cuáles son los signos más enamoradizos del Zodiaco, te los descubrimos a continuación.

Los 4 signos más enamoradizos del Zodiaco

Dos de fuego y dos de aire, ardientes y volátiles respectivamente, aunque también algo de ello los hace compatibles entre sí… ¿Casualidad?

Sagitario

Entre los signos más enamoradizos del zodiaco, no podía faltar Sagitario, alguien tan amante de las aventuras y de las experiencias novedosas suele sucumbir con su entusiasmo natural al enamoramiento, prendándose de aquellas personas interesantes con las que se encuentre en su camino.

En el caso de Sagitario él mismo hace bastante sencillo que las circunstancias que le rodean en su día a día (y que promoverían la llegada de un posible flechazo) sean favorables. Contagia con su optimismo a cualquiera con quien se encuentra, aporta luz a los momentos que con él se comparten, haciendo que el clima para dejarse llevar y disfrutar de la vida sea perfecto.

Y es que, en presencia de sensaciones tan gratas, ¿quién no sacaría la mejor versión de sí mismo y la compartiría con la mejor de las compañías? Pues es en ocasiones como ésa cuando salta la chispa que enciende el fuego del que es uno de los signos más enamoradizos del zodiaco, el aventurero Sagitario.

 

Libra

Tan sensible a la belleza que sucumbe a los encantos de las personas atractivas solamente por cuanto le entra por los ojos. Libra es un caso perdido en este sentido y uno de los signos más enamoradizos del zodiaco, pero no tiene ni un pelo de tonto y no se quedaría con quien solamente le reporte satisfacción visual y únicamente superficial.

Si bien su primer impacto es el de la imagen de esa persona, el flechazo se extinguiría con suma rapidez si, una vez pasados los momentos iniciales, no percibiera otro tipo de sensaciones más profundas relacionadas con la forma de ser de esa persona.

Porque Libra ciertamente concede especial atención al físico de quien le atrae, pero sólo le cautivará y le calará hondo esa belleza si viene impregnada de una esencia interior igualmente hermosa. Porque si bien es uno de los signos más enamoradizos del zodiaco, también es de los que antes toma consciencia de quien le hace sentir plenitud y quién no, dejando atrás a las personas que no le aporten lo suficiente.

Leo

Con lo fácil que es camelarse con halagos (su alimento favorito) al león del horóscopo, no es de extrañar en absoluto que sea uno de los signos más enamoradizos del zodiaco.

Realmente suele ser de los más propensos a acaparar las atenciones de quienes le rodean, ya que tiene un auténtico afán de protagonismo que le hace, incluso inconscientemente, intentar despertar el interés de cualquiera. Y cuando lo consigue y estas personas le hacen llegar el aprecio y la admiración que sienten por él, Leo no puede evitar prendarse por esa persona en cuestión.

Las cosas durarán mientras dure la novedad para el león del horóscopo, pero no por ello se libra de ser considerado uno de los 4 signos más enamoradizos del zodiaco.

 

Géminis

La probabilidad de enamorarse de alguien también aumenta cuando se conoce a muchas personas diferentes, y tratándose Géminis, el más sociable del horóscopo, también eso conlleva mayor probabilidad de prendarse con cierta facilidad.

Sólo que en su caso, como pasa con facilidad de una cosa a otra, de la misma forma que comienza todo también se extingue pronto su interés, pero aún así le sucede, razón por la cual se le considera uno de los signos más enamoradizos del zodiaco.

Hay quien considera que se trata de uno de los horóscopos más superficiales, como si realmente no llegara a profundizar mucho más en las personas para emitir su propio juicio sobre ellas… o incluso para dejarse arrastrar por las emociones que le provocan dado el caso.

Puede que haya algo de cierto en todo ello, pero se debe más a su propensión de pasar de un tema a otro arrastrado por su mente inquieta tan predispuesta a ello que al hecho de que, en realidad, solo se rija por las apariencias. El caso es que sucederle le sucede, y cuando se enamora se enamora, dure lo que dure, y por eso tiene un puesto más que merecido entre los signos más enamoradizos del zodiaco.