Contar con atributos personales que te posicionan de forma natural por encima de los demás es algo que resulta admirable. Sin embargo, lo que marca la diferencia entre unas personas y otras es su actitud frente a quienes carecen de sus mismas virtudes: Puede elevarse más aún gracias a su modestia o perder valor debido a su forma de presumir. Y refiriéndonos a estos últimos te presentamos los 3 signos más vanidosos del zodiaco. Seguro que conoces a alguno personalmente…

Los 3 signos más vanidosos del Zodiaco

“Espejito, espejito ¿quién es el más divino? No hace falta que contestes: Ya sé que soy yo.”

3. Capricornio

Entre los signos más vanidosos del zodiaco, Capricornio, la cabra del horóscopo, se queda en la tercera posición. No diremos que a la hora de presumir sea el más proclive a fardar de los doce, pero sí que está realmente cerca.

Conocemos que la famosa ambición de Capricornio resulta ser un tremendo motor de empuje hacia la persecución de sus objetivos, pero si hay algo que motive más todavía a este signo a alcanzar sus altas metas es la posibilidad de poder presumir de ello posteriormente.

La cabra en este aspecto suele funcionar de la siguiente manera: Ve algo que alguien posee, algo que no sólo le gusta, sino que además percibe el valor que se le otorga socialmente, pues quizás se trate de algo que inspire un alto estatus, sex-appeal, poder… entonces piensa “yo quiero eso” y desde ese instante focalizará todos sus esfuerzos en conseguirlo.

Y cuando Capricornio consigue finalmente lo que quería, no nos encontraremos con la versión discreta de la presunción precisamente, pues no olvidemos que por algo es uno de los tres signos más vanidosos del zodiaco.

 

2. Escorpio

¿Alguien podría imaginar un ranking sobre los signos más vanidosos del zodiaco y no incluir a Escorpio entre ellos? Si bien no es el paradigma del descaro (algo más propio de la personalidad del que ocupa el número uno) sí que hay que reconocer que la necesidad de presumir de los encantos de este signo (que son múltiples, todo hay que decirlo) rayan en ocasiones el exhibicionismo.

Y es que la sencillez no es una característica que ostente Escorpio precisamente entre sus muchas cualidades; sabe que tiene algo que le hace resultar divino y destacar por encima de la mayoría de personas, como una especie de aura que se percibe desde que llega y con lo que llena todo a su alrededor, y que cuando se marcha, ese “algo” queda grabado inconscientemente entre los presentes deslumbrados.

Tiene una tremenda facilidad para hacerse notar, aunque no lleva nada bien cuando alguien le hace sombra, pues llega a sacar su lado más maligno para “hacérselo pagar” a esa persona por atreverse a quitarle protagonismo. Nadie en su sano juicio intentaría robarle el momento de gloria que tanto busca de forma incesante Escorpio.

Sabe que puede presumir de ser alguien especial, pero aunque no le guste reconocerlo, eso también le convierte en el que ocupa la segunda posición entre los signos más vanidosos del zodiaco.

 

1. Leo

Y llegando a lo más alto de nuestro pódium, el que es el indiscutible número uno, el que se lleva la palma, porque a presumido no le gana nadie, tenemos a Leo ocupando la primera posición de nuestro ranking de los signos más vanidosos del zodiaco.

Y es que no podía tratarse de ningún otro: Leo sabe hacerse notar, tiene cualidades de sobra para brillar con fulgor, pero también un narcisismo tan característico en su personalidad como para permitirle ser discreto. No, el león del zodiaco no nació para ser discreto y quedar relegado a un segundo plano. Nació para deslumbrar y puede hacerlo por méritos propios, pero todo carece de sentido para él si no presume de ello ante los demás.

Leo consigue ser el centro de todas las atenciones de manera habitual, su afán por lograrlo es parte de lo que le empuja a potenciar su talento y su encanto, pero porque lo que le encanta con ello es recibir el cariño, la admiración y el reconocimiento de los demás. Sin “su público” admirador, toda esta puesta en escena propia del león del horóscopo carecería de sentido. ¿A que no se necesitan más razones para justificar su merecido número uno entre los signos más vanidosos del zodiaco?